Saberes y Ciencias

Hoy en día el deterioro acelerado de nuestros ecosistemas nos lleva a plantearnos soluciones bien planeadas que conduzcan a conservar cada espacio aún rescatable ya sea para mantenerlo en las mismas condiciones o para restaurarlo, es decir, tratar de devolverle sus características lo más apegadas a su estado original.

La primicia dentro de la biología de la conservación es el mantener los servicios que los ecosistemas proveen; para ello se suelen emplear especies emblemáticas y sitios cuyas características favorecen la presencia de un gran número de especies. Es aquí que las aves juegan un papel preponderante.

Las aves forman parte del entorno del ser humano de diversas maneras, como parte de sus tradiciones, de sus cultos, de sus mitos, de su historia y de sus actividades diarias; esta cercanía las hace fácilmente observables. Las aves también juegan un papel importante dentro de los ecosistemas, presentan diversas formas, conductas interesantes y son por mucho las reinas del cielo. Son, en general, un grupo clave en el desarrollo de las ciencias biológicas, en particular de la biología de la conservación y la educación ambiental.

Tanto en México como en el resto del mundo se siguen haciendo esfuerzos por inventariar a los organismos que se encuentran dentro de sus fronteras. A pesar de ser un grupo muy conocido el de las aves, aún se siguen describiendo nuevas especies. El número de especies de este grupo es variable; sin embargo, se reconocen alrededor de 10 mil en el planeta. En México se encuentra aproximadamente el 10 por ciento de esta diversidad, esto es alrededor de mil 70 especies.

Un punto importante para la conservación de las aves son los endemismos, es decir aquellas especies restringidas a una zona particular de la tierra. En nuestro país se reconocen alrededor de 100 especies endémicas y las regiones que concentran la mayoría de estos endemismos son la Sierra Madre Occidental, el Eje Neovolcánico, el Nudo de Zempoaltépetl, la Sierra Madre del Sur y la Isla Socorro.

El proceso de extinción como tal, es natural; sin embargo, ha sido acelerado por las diferentes actividades humanas llevando a pérdidas irreparables. En México existen 24 especies extintas, de las cuales 15 eran endémicas. Casi todas desaparecieron por la presencia del hombre en su hábitat.

En este número, se presenta a estos animales como el sujeto central del conocimiento que nos conduce a conservar nuestro entorno, saber cuántas y cuáles son las especies que están cerca de nosotros, los programas destinados a protegerlas tanto a nivel internacional como nacional, la manera en la que podemos observarlas sin afectar demasiado su comportamiento y su entorno, así como el reconocimiento de una especie en particular que actúa como emblema para proteger y conservar a uno de los ecosistemas más reducidos y deteriorados de nuestro país.

· laurad@prodigy.net.mx