Jardín Botánico BUAP, patrimonio de los poblanos

“Siempre ha existido un fuerte vínculo entre humano y naturaleza; es algo que no podemos evitar, es parte de nosotros; es difícil saber dónde comenzó todo, obviamente primero fue buscar plantas para comer, para curar y después para embellecer”, reflexiona la doctora Maricela Rodríguez Acosta, directora del Jardín Botánico BUAP, quien comparte para Saberes y Ciencias la historia del Jardín Botánico Universitario.

Los Jardines de América

“En todas las culturas ha existido una fascinación por las flores y por los aromas de las flores; esto las convertía en regalos para la nobleza, una flor que olía exquisito, una planta con hojas asombrosas, una flor muy grande, así es como se empezaron a coleccionarse plantas”, explica la doctora Maricela, quien no puede ocultar su pasión por el tema.

p-9eSe considera que en América los jardines botánicos comenzaron antes de la creación del primer jardín en Europa, y aunque diferentes, existen referencias de los jardines de Nezahualcóyotl, en Texcoco, el jardín de Oaxtepec y el de Chapultepec.

“Cuando los españoles llegaron a México encontraron colecciones impresionantes; los indígenas sabían mucho de las propiedades curativas de las plantas y tenían su propio sistema de clasificación. A diferencia de Europa, las colecciones en Mesoamérica eran básicamente para producir plantas para curar;  las colecciones más grandes pertenecían a la nobleza; la importancia de sus colecciones estaba y está asociada al poder y al imperio económico de un reino o país”, apunta la investigadora.

 

 

El conocimiento hortícola de México

Inglaterra es el país a nivel mundial con mayor arraigo, fascinación, investigación y amor por las plantas, con tan solo 2 mil especies de plantas nativas, Reino Unido tiene una colección de diferentes tipos de plantas que supera las 75 mil. Sin embargo, sucede cosa contraria en el caso de México, que con una diversidad florística de más de 26 mil plantas nativas únicamente se cultivan 2 mil; esto —considera Rodríguez— se debe a que nuestro conocimiento hortícola es muy pobre y el desarrollo de la horticultura no ha alcanzado el desarrollo científico que en otros países.

p-9d“Tengo una planta bonita del campo, pero tiene una flor pequeña, bonita pero pequeña; es posible mejorarla genéticamente; la cruzo con ella misma y voy a obtener una planta con una flor del doble de su tamaño; esta pasión  que implica cruzar las plantas (mejorarlas genéticamente) no la tenemos, no nos sale del corazón; a la planta solo se le vio  para curar. Un ejemplo es el caso de la rosa; en los bosques de China encontrarán que la rosa no es como la conocemos; ésta tiene una sola hilera de pétalos y no ocho como las hemos visto; esto se debe a que se mejoró genéticamente. Existen los aguacates silvestres, pero nunca vas a encontrar en el bosque un aguacate Hass, porque éste es producto de la mano del ser humano. México tiene una amplia diversidad de especies de maíz, porque éste sí se manipuló genéticamente”, señala la directora.

 

Patrimonio de los poblanos,

el Jardín botánico de la BUAP

En el interior de Ciudad Universitaria se encuentra el Jardín Botánico BUAP, que guarda en 10.5 hectáreas una colección de más de mil especies nativas de la Sierra Norte, la región central y sur del estado de Puebla.

El Jardín Botánico Universitario es un jardín ex situ, es decir, un espacio creado, donde hubo que empezar a sembrar plantas, un trabajo que —a decir de su fundadora y directora— por momentos resultó decepcionante, “por más que se traían, cultivaban y sembraban plantas, no se veía nada en el jardín”.

Este espacio verde tuvo que vencer algunas dificultades, como la desaparición de más de la mitad de su colección a causa de un incendio en la zona sur y el nulo apoyo financiero durante algunos rectorados.

 

Posicionamiento a nivel nacional

p-9bUn jardín botánico madura aproximadamente a la edad de 50 años, lo que está determinado en parte por el estado de desarrollo que alcanzan las especies arbóreas; sin embargo, se busca su consolidación a los 30, y si bien el recurso económico colabora en esta consolidación, es más importante la gestión que en él se realice, la cual incluye el trabajo académico, de investigación, financiera y de vinculación con la comunidad. Entre los jardines más destacados del país se encuentra el Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM, fundado en 1959, y el Jardín Botánico in situ Francisco Javier Clavijero, del Instituto de Ecología en la ciudad de Xalapa, Veracruz, en 1970.

Con cerca de 27 años de edad, el Jardín Botánico de la BUAP se posiciona, a decir de su fundadora, como uno de los tres mejores del país: “Yo lo pongo en el tercer lugar porque tiene un componente hortícola sobre la flora silvestre nativa muy importante, programas educativos de calidad, una producción científica ligada a las plantas y publicaciones propias del jardín; además, contamos con un herbario, que en comparación con los otros dos mejores jardines, estos son entes separados, nosotros lo tenemos juntos”.

Recientemente el jardín fue certificado como un Centro de Educación y Cultura Ambiental de Calidad a nivel nacional por sus programas educativos, que van al día con el avance científico en la ciencia de las plantas a nivel mundial y con metas a diferentes niveles que van desde el preescolar hasta el superior.

p-9cFirme y decidida en su postura, Rodríguez Acosta considera que “en poco tiempo, nosotros tenemos que ser el lugar donde se estudia ciencia de las plantas más importante del país; esa es nuestra visión, atrás de un jardín bonito que la gente liga por lo general solo al trabajo de jardinería, existe el esfuerzo de 22 trabajadores, entre académicos, administrativos, jardineros y más de 50 estudiantes de diferentes licenciaturas. Aquí se genera conocimiento científico que ha permitido la publicación de tres libros y varias publicaciones científicas de investigadores de diversas áreas. El apoyo decidido de las autoridades de nuestra máxima casa de estudios permitirá sin lugar a dudas, la consolidación de este jardín botánico como el mejor de México.

Sin duda, remata Maricela Rodríguez “el jardín botánico es una forma de garantizar la extensión del conocimiento que tenían nuestros antepasados, de crear un patrimonio para México y una retribución a la sociedad poblana que apoya la universidad pública, que esta vea y disfrute lo qué se está haciendo con su apoyo”.

El Jardín Botánico de la BUAP ofrece servicios al público en general de visitas guiadas, talleres educativos, consultoría ambiental, asesoría en renovación de áreas verdes para empresas y particulares e inventarios florísticos.

 

Mayor información en:

www.jardinbotanico.buap.mx

y al correo jardinbotanicobuap@yahoo.com.mx

* deniselucero@gmail.com