Concierto de ranas

 

Caía una llovizna tranquila, decidida a no detenerse, y yo en la obscuridad de la noche a la mitad de la selva, completamente mojado; en mi mochila un cuaderno, un lápiz y una grabadora portátil me acompañaban, llevaba algunas horas caminando cuando de repente mis oídos detectaron un sonido alentador, una melodía de amor, un concierto interpretado no por una banda de rock, sino por los artistas que había ido a buscar, anfibios dueños de las charcas y de las noches: eran ranas ¡mis amigas las ranas!

Fue entonces que saqué la grabadora y me dispuse a encontrar un sitio idóneo para comenzar a grabar a estos pequeños cantantes nocturnos. A las vocalizaciones que emiten los anuros (sapos y ranas) se les conoce como llamada de advertencia o canto nupcial, este último, referente al objetivo principal de esta actividad actuando como un mecanismo de segregación interespecífica esto quiere decir que cada especie posee un canto característico, es como su huella digital, incluso entre individuos de la misma especie suelen haber diferencias. Pero como todos sabemos, no todo es amor en esta vida; hace treinta años Duellman y  Pyles, investigadores dedicados al estudio de estos anfibios, encontraron que su repertorio no se limitaba sólo al canto nupcial, sino que existían distintos tipos, clasificándolos en cinco categorías, que seguro te van a interesar.

El canto de apareamiento, o canto nupcial, tiene como objetivo principal atraer a las hembras. Ellas prefieren a los galanes más entonados, su elección se verá reflejada en su descendencia, por lo que deben de ser muy exigentes.

Es común que existan discusiones cuando tu hermano menor invade tu espacio, una situación similar ocurre cuando machos de la misma especie se encuentran ya que la mayoría de los machos suelen escoger sitios “VIP” para emitir sus llamadas donde seguramente habrá mucha competencia, así que tienen que hacerse notar. ¿Cómo? Emitiendo un canto diferente, denominado canto territorial, para que los oponentes no se pasen de la raya o de la rama.

¿Has escuchado la frase “cantando bajo la lluvia”? Tal vez fue inspirada en estos organismos ya que el inicio de la temporada de lluvias es el detonante para empezar a escuchar a estos Pavarottis del mundo animal. Este tipo de canto es emitido sólo por algunas especies durante lloviznas diurnas o al atardecer.

Nosotros los seres humanos cuando nos estresamos es porque estamos sometidos a una carga emocional muy fuerte o algo nos molesta, lo mismo sucede con estos anfibios, generalmente ellos emiten llamadas de auxilio cuando han sido tomados por algún depredador, a esto se le llama canto de estrés.

Existe un canto de comunicación, el cual es ocupado por los machos para avisarles a sus congéneres que han logrado conseguir una hembra. Usualmente esta llamada es corta, regulada y espaciada con una menor frecuencia que los cantos de apareamiento. Como vemos, los anuros no son nada discretos cuando de relaciones sociales se trata.

Como te puedes dar cuenta, el repertorio de estos “cantantes” es muy variado, esto es posible gracias a la presencia de cuerdas vocales parecidas a las de nosotros los humanos, situadas en la laringe; el aire proveniente de sus pulmones es llevado hacia las cuerdas hasta llegar al saco vocal formado por una membrana flexible situada generalmente en la zona del cuello y que le permite amplificar el sonido como si fuera un verdadero micrófono en movimiento (Duellman y Trueb, 1986). Existen tres tipos de sacos vocales, los más comunes son grandes ubicados debajo de la barbilla, llamados sacos subgulares, y los otros dos tipos consisten en un par de sacos ubicados en los extremos o debajo de la barbilla.

Hay que recordar que nuestro país ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en diversidad de anfibios, un lugar privilegiado; lamentablemente existe muy poca información sobre la bioacústica de las especies mexicanas. La bioacústica se encarga de estudiar los sonidos de los animales; esta ciencia es relativamente nueva –menos de 50 años de manera formal dentro de la biología, y son las aves el grupo más estudiado–, para la identificación de especies y la estimación de la diversidad dentro de los ecosistemas.

Continué grabando hasta ya entrada la madrugada, ya no llovía, todo estaba en calma éramos yo y los sonidos del tiempo, era estar en contacto con la naturaleza, casi amanecía y el sueño me hizo volver al lugar donde me alojaba, me fui a descansar pensando que difícilmente nos damos cuenta que estamos dentro de una dinámica,  que cada ser, un árbol, un hongo, un insecto, un anfibio, todos desempeñan un papel importante en su hábitat  y que por consiguiente repercute en nosotros mismos. Me despedí de ellas esperando poder regresar a la siguiente noche y seguir disfrutando de un concierto más con mis amigas las ranas.

 

Fuentes

Duellman William E. &Pyles Rebecca A. 1983. Acoustic Resource Partitioning in Anuran Communities. Copeia. 1983 (3), pp. 639-649

Duellman William E. &Trueb Linda. 1986. Biology of Amphibians. McGraw- Hill, Nueva York, pp. 87-107