Aves del Bosque de Encino de la ciudad de Puebla

18_n16En “La Calera”, a 10 minutos de ciudad Universitaria, hay un bosque de encinos donde habitan 75 especies de aves de las que sólo los especialistas conocen sus nombres y costumbres. ¿Por qué es importante? Porque “en países con cierto nivel de educación ambiental impartida desde los estudios preescolares y básicos, la actitud hacia la naturaleza de los niños y posteriormente los jóvenes y adultos, es de conocimiento (saben los nombres comunes y hábitos básicos de la fauna y flora más cercana). Esos conocimientos ayudan a que los esfuerzos de preservación y manejo de la naturaleza sean más adecuados, y que el mensaje a la población para un adecuado uso de los recursos naturales sea más fácilmente recibido.”

¿Por qué el bosque de encinos? “Los encinares suelen albergar una gran diversidad de plantas animales y hongos que dependen de los encinos para sobrevivir, así el follaje y bellotas sirven de alimento y refugio a una gran variedad de insectos, los cuales a su vez son polinizadores. Los árboles proporcionan refugio para reptiles, aves y mamíferos, algunas especies perforan los tron-cos para construir nidos, y otros escavan en las raíces para hacer sus madrigueras; unas más ocupan los agujeros naturales o nidos en los que crían a sus polluelos. Al-gunos, como la tángara encinera, el pá-jaro carpintero arlequín o las ardillas tienen sus vidas ligadas a la existencia de los encinos; en ciertos lugares los pájaros carpinteros arlequín acumu-lan bellotas como reserva para el invierno incrustándolas en troncos y ramas de  los árboles. De este modo un solo árbol puede ser fuente de vida para una enorme cantidad de especies de toda clase.”

En “La Calera” se han registrado 75 especies de aves, lo que sugiere una riqueza considerable. 52 especies son residentes permanentes, 20 migratorias y tres transitorias. La mayor cantidad de especies la constituyen las aves de percha, seguido por halcones, palomas y colibríes, las garzas y los carpinteros, el Martín pescador y el chorlito. Las especies introducidas están re-presentadas por la garza ganadera, el estornino pinto y el gorrión casero. También están presentes 12 especies endémicas, el chipe go-rra rufa, el clarín jilguero, el mulato Azul, el mosquero del Balsas y la matraca del Balsas. Como se dijo arriba, pueden encontrarse halcones cola roja, así como gavilanes de Cooper (esta última, sujeta a protección especial) y momotos corona café (momotus mexicanus).

La observación de aves en el campo. “Los especialistas y aficionados a la observación de aves recomiendan el siguiente procedimiento para observarlas en su medio natural: iniciar el recorrido en las primeras horas de la mañana hasta antes del mediodía y al atardecer, debido a que las aves son más activas en estos periodos del día. Acudir en grupos con un máximo de cuatro integrantes. Las aves, como la mayoría de los animales son muy sensibles a la presencia de extraños en su territorio, por lo que se sugiere caminar despacio, con discreción y realizar movimientos cautelosos. Es muy importante no molestar a las aves en sus sitios de anidación y descanso. Con el fin de facilitar el recorrido, se deben utilizar las veredas y caminos existentes.

El equipo indispensable para la observación consiste en:

a) Binoculares ligeros (8×40 mm o 7×35 mm)

b) Guía de aves. Como Peterson y Chalif (2000), Sibley (2000), Howell y Web (1995), Kaufman (2005)

c) Una libreta para anotaciones

d) Ropa adecuada, confortable, de colores discretos, preferentemente de fibra natural, como algodón o lana.

e) Gorra o sombrero.

f) Calzado apropiado.

g) Agua potable.

“El libro se complementa con fotografías e ilustraciones de inigualable calidad. Ofrece a especialistas, maestros, estudiantes y público en general una estimulante oportunidad de conocer más de las aves que nos rodean.”

Libro de Marco Antonio Pineda Maldonado, Roxana

Mendoza Cuamatzi y Francisco Javier Jiménez Moreno, 2009. Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de puebla y Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la biodiversidad.

*acordero@fcfm.buap.mx