Sobre historias y nombres de cometas

Grabado de José Guadalupe Posada sobre el Cometa del Centenario, tomada
de http://www.museoblaisten.com/00cua- dros/fondo/big/JGP__575.jpg

De repente, como surgidos de la nada, aparecen en el cielo. Mientras se van acercando al Sol se forma primero la coma alrededor del núcleo y luego se desarrolla una espectacular cola, que puede alcanzar millones de kilómetros de longitud. Este espectáculo poco frecuente quizá sea posible observarlo a finales de este año.

Un cometa está hecho de “hielo sucio”, polvo y gas. Cuando se acerca al Sol, parte del hielo del núcleo comienza a derretirse. El viento solar “barre” el polvo y el gas que se ha liberado al desbaratarse parte del hielo y forma la cola del cometa. Los especialistas creen que los cometas vienen del remanente de la nube que dio origen al Sistema Solar. Se ha estimado que hay unos 100 mil millones de cometas orbitando alrededor del Sol.

¿El cometa del siglo?

Como ya hemos mencionado en un par de artículos previos en este suplemento, para 2013 se esperaban dos cometas espectaculares, el primero, el PANSTARRS en marzo/abril, sin embargo, no fue tan brillante y apareció muy cerca del horizonte.

El segundo, el C/2012 S1 (ISON), descubierto por la Red Óptica Científica Internacional (International Scien-tific Optical Network, ISON) en Rusia, supuestamente visible el 21 de septiembre, todavía es una promesa.

ISON fue observado recientemente por el astrónomo aficionado Bruce Gary (el 12 de agosto) con un telescopio Celestron de 11 pulgadas en el Observatorio Hereford de Arizona. Obtener la imagen es un gran logro, ya que ISON se había escondido detrás el resplandor del Sol desde junio; las últimas buenas imágenes fueron tomadas a finales de mayo. ISON está entre las órbitas de Marte y Júpiter, pero desde la perspectiva de la Tierra está emergiendo lentamente del resplandor del sol. La medida del brillo obtenida es menor que la prevista para estas fechas.

Los nombres

¿Qué significa la nomenclatura usada en los nombres de los cometas? A partir de 1995 el nombre incluye un prefijo que indica qué tipo de órbita posee el mismo, seguido del año de su descubrimiento:

P/ para cometas periódicos (perihelios menores a 200 años)

C/ para cometas de períodos largos

D/ para cometas extintos

X/ para cometas inciertos

A/ para planetas menores

A continuación una letra mayúscula indica la quincena del año en que fueron descubiertos (ver tabla) y un número adicional indica el orden del descubrimiento dentro de la quincena. Finalmente se incluye el apellido del descubridor o descubridores. La figura de abajo muestra un ejemplo.

De tal manera que C/2012 S1 ISON es un cometa de periodo largo, descubierto en 2012, durante la segunda quincena de septiembre, por ISON.

Con la incorporación de los satélites a la exploración cometaria, muchos cometas llevan del nombre del satélite que los descubrió: Lincoln Near-Earth Asteroid Research (LINEAR), Near Earth Asteroid Tracking (NEAT), Lowell Observatory Near-Earth Object Search (LONEOS), Solar Heliospheric Observatory (SOHO). Mientras que algunos tienen nombre propio como el Halley o el Hale-Bopp, que son designados por la Unión Astronómica Internacional (IAU).

Historias de un gran cometa y su descubridor

A lo largo de la historia los cometas se han asociado, por sus apariciones imprevistas y por sus grandes dimensiones y brillos, a sucesos trágicos. Se creía, salvo algunas excepciones, que eran emanaciones terrestres o espíritus de personajes importantes. Por ejemplo, los romanos pensaban que el gran cometa que apareció en el año 44 a.C. era el alma de Julio César.

El cometa Halley ha sido el cometa más influyente de la historia, ya que siempre se pensó que algo sucedería debido a sus apariciones periódicas cada 76 años. Este cometa ha pasado 30 veces por su perihelio desde su primera aparición registrada, con bastante certeza, en el año 239 a.C.

No hay datos históricos de las apariciones del 391 a.C. y 315 a.C., pero el cometa que apareció el año 66 d.C., cuatro años antes de que los romanos destruyeran Jerusalén, según menciona el historiador Flavio Josefo, probablemente sea el Halley.

En el año 837, durante el reinado de Luis I, el Piadoso, los astrólogos predecían “un cambio de reinado y la muerte de un príncipe”. Luís I murió tres años más tarde. Otro paso registrado fue el del año 1066, cuando Guillermo el Conquistador invadió In-glaterra, quien tomó el cometa como un presagio para atacar Inglaterra.

El pintor Giotto observó la aparición del Halley en 1301 y lo plasmó en su famoso fresco “La adoración de los Reyes Magos”. Lo que no sabía Giotto es que el cometa había aparecido en el año 11 o 10 a.C., es decir entre cuatro y siete años antes del nacimiento de Cristo.

Aparece de nuevo en 1456 en los cielos de Europa, tres años después de la toma de Constantinopla por los turcos. El Papa Calixto III lo interpretó como la ira de Dios por la pérdida de Constantinopla y tomó varias medidas: se excomulgó al cometa; se ordenó que todos los príncipes cristianos se unieran contra la invasión musulmana. Se decretó que todos los cristianos rezaran el Angelus al mediodía para hacer desaparecer el cometa o, en su defecto, que éste cayera sobre Constantinopla.

Los ejércitos turco y cristiano se enfrentaron en la batalla de Belgrado de 1456. La cauda del cometa en forma de espada vengadora apuntaba hacia los turcos, y el ejército cristiano ganó esa batalla aunque no pudo impedir la expansión y consolidación del Imperio Turco.

En América, en 1517 el emperador Moctezuma II observó la aparición del cometa Halley en nuestros cielos. Según la tradición, el cometa auguró desgracias para la existencia del imperio azteca, lo cual infortunadamente se concretó dos años después, en 1519, con la aparición de Hernán Cortés y su ejército.

Halley llegó de nuevo en 1910, coincidente con el inicio de la Revolución Mexicana y el centenario de la Independencia. Significó un buen augurio por las fiestas del Centenario, pero mal presagio para el gobierno de Porfirio Díaz. Aun en 1910 prevalecían muchas supersticiones en cuanto a la aparición de los cometas. Se pensaba que el cometa podría chocar con la Tierra y que nuestro planeta se partiría en cuatro pedazos. Además, se sugirió la existencia de un gas venenoso en la composición química de los cometas, el cual provocaría un envenenamiento masivo y que la fricción entre la atmósfera de la Tierra y la cauda del cometa podría provocar un incendio de dimensiones mundiales.

La grandeza de Edmond Halley

Edmond Halley recopiló las observaciones de 24 cometas hasta 1705. Las Leyes de Newton ya estaban bien establecidas y con ellas calculó las órbitas de cada uno de estos cometas, descubriendo que las apariciones de los años 1531, 1607 y 1682 tenían órbitas muy similares pero separadas por 75 o 76 años. Supuso que se trataba del mismo cometa y predijo su retorno para el año de 1758.

Llegó el año pero no el cometa, por lo que el matemático y físico francés, Alexis Claude Clairault, junto con otros colaboradores, recalculó con mayor precisión la fecha del paso por el perihelio del cometa to-mando en cuenta las perturbaciones planetarias sobre su órbita. Saturno lo retrasaría 100 días y Júpiter 518 días, 618 días en total. El paso por el perihelio se estableció para mediados de abril de 1759, con un error de un mes. El cometa regresó a su cita el 12 de mayo de 1759, cumpliéndose la predicción de Edmond Halley. Sin duda, fue una de las mayores proezas astronómicas de la época. Lamentablemente Halley había fallecido en el año de 1742 y no pudo ver concretada su predicción.

Entonces, ¿ISON, el cometa del siglo?

Aunque ISON se ve débil en las imágenes obtenidas por Bruce Gary, se debe tener en cuenta que fueron obtenidas en condiciones muy difíciles, sólo unos pocos grados encima del horizonte y un poco descoloridas debido al crepúsculo.

Al cierre de esta edición, los expertos en cometas habían establecido que necesitarían más observaciones desde diferentes partes del mundo antes de estar dispuestos a hacer una predicción actualizada sobre el comportamiento futuro de ISON, incluyendo lo brillante que se pueda poner y si va a sobrevivir su paso por el perihelio. Esperamos que a la fecha de publicación del suplemento se tengan buenas noticias.

Más información

http://www.saberesyciencias.com.mx/sitio/component/content/article/10-portada/295-los-cometas-mensajeros-cosmicos

http://www.saberesyciencias.com.mx/sitio/home/a-ocho-minutos-luz/306-cuerpos-menores-cometas-asteroides-y-meteoros

http://www.saberesyciencias.com.mx/sitio/articulos/289-exorcismos-suicidios-catastrofes-y-estrellas-feroces-de-larga-cabellera

* rmujica@inaoep.mx    jvaldes@inaoep.mx