La astronomía se ciudadaniza

Con el texto: “Encuentra proyectos donde puedas participar en descubrimientos espaciales” se presenta la página del telescopio espacial Hubble llamada “Citizen Science” (http://hubblesite.org/get_involved/citizen_science/), que invita a sus visitantes a involucrarse en la investigación y a participar con los equipos que analizan grandes bases de datos astronómicos. La página ofrece una lista de proyectos utilizando datos del “Mikulski Archive for Space Telescopes”(MAST, Archivo Mikulski para Telescopios Espaciales).

Galaxia Espiral M83. Crédito: NASA, ESA, Hubble Heritage Team (STScI/AURA), y W. P. Blair (JHU) et al. Imagen tomada de http://apod.nasa.gov/apod/image/1401/m83_hubble_1280.jpg

Galaxia Espiral M83. Crédito: NASA, ESA, Hubble Heritage Team (STScI/AURA), y W. P. Blair (JHU) et al. Imagen tomada de http://apod.nasa.gov/apod/image/1401/m83_hubble_1280.jpg

Los modernos telescopios con detectores rápidos y sensibles han generado una gran flujo de imágenes astronómicas que requieren mucho tiempo para su análisis, de tal manera que surgió la idea de involucrar a una gran cantidad de voluntarios, quienes con un entrenamiento a base de ejemplos en línea podrían disminuir la carga y el tiempo de trabajo.

Galaxy Zoo

El proyecto de ciudadanización inició en julio de 2007, cuando se lanzó la invitación al público para analizar un millón de galaxias obtenidas de imágenes de un mapeo del cielo llamado “Sloan Digital Sky Survey”. El proyecto denominado “Galaxy Zoo” tiene como meta principal estudiar cómo se formaron las galaxias y el primer paso era clasificar las galaxias de acuerdo a su forma (morfología), para lo cual las computadoras más avanzadas aún son lentas comparadas con nuestro cerebro.

Los iniciadores del proyecto pensaban que el proceso sería un poco lento, que tomaría algunos años clasificar estas galaxias, que no habría mucho interés; sin embargo, la respuesta fue abrumadora, luego del primer día del lanzamiento, se recibían casi 70 mil clasificaciones por hora.

Luego del primer año se habían recibido más de 50 millones de clasificaciones en las que  habían contribuido más de 150 mil voluntarios. Cada galaxia fue observada por más de un participante lo que provee de múltiples clasificaciones independientes del mismo objeto, lo cual es muy bueno ya que mientras más personas coincidan en la clasificación, mayor será la confiabilidad.

Existen proyectos que solo utilizan los datos de mayor confiabilidad, ya que requieren de cierto tipo de galaxia o de un número no muy grande de ellas. En cambio los que requieren de un gran número utilizarán también aquellas galaxias en las que una mayoría coincide en su clasificación.

En el primer “Galaxy Zoo” se llevaba a cabo una tarea simple, separar  las galaxias en elípticas, “mergers” (fusionadas) y espirales. Cuando la galaxia se clasificaba como espiral, era necesario registrar la dirección de los brazos.

La excelente habilidad para clasificar que mostraron los voluntarios, otra gran sorpresa en Galaxy Zoo ya que las clasificaciones resultaron tan buenas como las de los profesionales, motivaron una segunda edición, el “Galaxy Zoo 2”, para la cual se solicitaron más parámetros de las galaxias a clasificar (p.e. número de brazos espirales y el tamaño del bulbo), pero se trataba de un número menor, “solo” un poco más de 200 mil galaxias. Y una sorpresa más: en 14 meses se recibieron más de ¡60 millones de clasificaciones!

Como ya se mencionó, el objetivo del Galaxy Zoo es estudiar la evolución de las galaxias; esto requiere de la búsqueda de galaxias lejanas para compararlas con las más cercanas. Para lograr esto, es necesario utilizar imágenes de mapeos más profundos. Se utilizaron entonces imágenes obtenidas con el Telescopio Espacial Hubble con largos tiempos de exposición, de tal manera que sea posible detectar la luz que salió de las galaxias hace miles de millones de años y que está llegando apenas a nosotros. Ésta fue la tercera versión del Galaxy Zoo.

La versión más reciente del Galaxy Zoo combina imágenes que mapean el universo local (nuevas imágenes del mapeo Sloan) con imágenes ultra profundas del Universo (del llamado mapeo Candels del Hubble), además incluye imágenes infrarrojas obtenidas con el Telescopio Infrarrojo del Reino Unido (United Kingdom Infrared Telescope, UKIRT), en Hawai, para el proyecto UKIDSS (the UKIRT Infrared Deep Sky Survey) UKIDSS es el más grande, más profundo estudio del cielo en longitudes de onda infrarrojas.

Galaxia M83 obtenida con la Cámara Schmidt de Tonantzintla. Archivo histórico INAOE

Galaxia M83 obtenida con la Cámara Schmidt de Tonantzintla. Archivo histórico INAOE

Las imágenes infrarrojas nos permiten observar aspectos diferentes de los objetos celestes, por ejemplo, es posible observar estrellas más viejas ya que  son más brillantes en estas longitudes de onda, así como la estructura en la parte interna de las galaxias.

Los resultados de este proyecto han sido publicados en varios artículos, sin embargo, de acuerdo con los investigadores del proyecto, el mayor éxito que han obtenido es que los objetos que han descubierto han sido reobservados en diferentes frecuencias por algunos de los telescopios más grandes del mundo, además de los satélites  más importantes, incluyendo, desde luego al  Telescopio Espacial  Hubble.

 

Más proyectos

Existen en el mismo sitio otros proyectos para colaborar, como Star Date M83 que trata de encontrar la edad de los cúmulos estelares en la galaxia “Pinwheel”, también conocida como M83. Se examina una imagen de M83 obtenida por el Hubble para identificar ciertas características que nos ayudan a determinar la edad de los cúmulos estelares que contiene.

En Los cazadores de planetas se buscan planetas alrededor de otras estrellas mediante la variación de su brillo con el tiempo. Esta variación es causada por el tránsito del planeta frente a la estrella. Los cambios en el brillo fueron observados por la misión espacial Kepler de la NASA.

En el Proyecto Andrómeda se trata de identificar, usando datos del Hubble, cúmulos de estrellas en la galaxia de Andrómeda, así como galaxias escondidas.  Nos hallamos en curso de colisión hacia esta galaxia y algún día seremos parte de ella.

 

Zooniverse

Galaxy Zoo dio origen a un proyecto más ambicioso de participación ciudadana en la ciencia: Zoouniverse. Se trata del albergue en Internet con los proyectos científicos más populares y exitosos con participación ciudadana. Al mes de junio se tienen más de 1,115,000 personas participando en todo el mundo. El número exacto se puede leer en la parte superior izquierda del sitio web: https://www.zooniverse.org/

Con el lema: “Hacemos sitios web de ciencia para ciudadanos de tal manera que todos sean parte de investigación científica real en línea” invita a sus visitantes a involucrarse en la investigación y a participar con los equipos que analizan grandes bases de datos.

Zooniverse no contiene solo proyectos de astronomía, hay secciones de clima, naturaleza, humanidades y biología. Así que si quieres volverte un ciudadano investigador, no pierdes nada intentando unirte a alguno de estos proyectos. No desperdiciarás tu tiempo, quizá encuentres cosas que nadie ha visto jamás, y además te divertirás.

 

Más información

http://www.galaxyzoo.org/

 

https://www.zooniverse.org/

 

http://www.ukidss.org/

 

http://www.citizensciencealliance.org/

 

http://spacehack.org/

 

*rmujica@inaoep.mx