INAOE: 44 años, 103 graduados y dos reconocimientos a grandes científicos mexicanos

El 12 de noviembre de 1971 el Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla es transformado en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), dando origen a un centro de investigación científica actualmente reconocido a nivel mundial.

Este año, en que se cumplen 44 años de esta transición, se graduaron 103 estudiantes de maestría y doctorado, un número nunca antes alcanzado, y se dieron reconocimientos a dos grandes científicos en México: al doctor Daniel Malacara, iniciador de la Óptica en México, al cumplir 50 años de haber obtenido su doctorado, y a la doctora Silvia Torres Castilleja, otorgándole el doctorado Honoris Causa por su gran trayectoria astronómica. Presentamos las semblanzas de estos destacados investigadores que se leyeron en las ceremonias respectivas.

Semblanza Dr. Daniel Malacara
David Sánchez de la Llave

p-19aEl Dr. Daniel Malacara Hernández nació en la ciudad de León, Guanajuato, donde cursó su educación primaria, secundaria y media superior. Cursó la licenciatura en física en la UNAM con el objetivo de convertirse en astrónomo. Sin embargo, bajo la influencia de su maestro y mentor, el Dr. Arcadio Poveda, al concluir sus estudios decide dedicarse a la óptica. Su primera experiencia internacional se dio en el Observatorio Nacional de Kitt  Peak en Tucson, Arizona, donde comenzaban a construir telescopios de cuatro metros, cuando los que se hacían en México eran de hasta 30 centímetros. A su regreso de Arizona presentó su examen profesional, para convertirse en el graduado número 25 de la Licenciatura en Física que en aquellos momentos solamente se ofrecía en la UNAM. Inmediatamente después, fue aceptado en la muy prestigiosa Universidad de Rochester en Nueva York para estudiar la maestría y el doctorado, donde fue instruido por grandes maestros como los  doctores Robert Hopkins y Emil Wolf. Daniel Malacara Hernández obtuvo el grado de Doctor en Óptica en el año de 1965, convirtiéndose en el primer mexicano en alcanzar tal distinción.

Al concluir sus estudios de posgrado, el Dr. Malacara se incorporó al Instituto de Astronomía de la UNAM con la finalidad de equipar el laboratorio de dicho instituto con más y mejores telescopios, así como para formar estudiantes. Es durante este periodo de su carrera profesional que tiene la oportunidad de hacer una estancia en el Case Institute of Technology, en Cleveland, Ohio, donde aprende a construir láseres y hologramas. El Dr. Malacara construyó los primeros láseres de gas fabricados en México, mismos que sirvieron para realizar investigación e, incluso, instituciones mexicanas compraron algunos de ellos.

Cuando el Dr. Guillermo Haro funda el INAOE, invita al Dr. Malacara a crear ahí un gran laboratorio y funge como el primer Director Técnico de nuestro instituto. La encomienda era construir un telescopio con un espejo de 2.1 metros de diámetro para instalarlo en el observatorio de Cananea, en Sonora, siendo este telescopio el primero en su tipo pulido en México. El Dr. Malacara fue pionero en el establecimiento del Departamento de Óptica así como en la creación del primer programa de posgrado del INAOE.

Una vez terminado el telescopio en 1978, el Dr. Malacara regresa a la UNAM, donde se entera del proyecto del entonces rector, el Dr. Guillermo Soberón, de descentralizar instituciones de la universidad y llegar a los estados. Es en ese momento que le ofrecen colaborar para crear un instituto 100 por ciento de óptica y él propone a su ciudad natal, León, como la sede del mismo. Con el apoyo del gobernador de Guanajuato en turno, así como del presidente municipal de León, ambos excompañeros de la escuela, en  1980 se firma la creación del Centro de Investigaciones en Óptica, del cual fue su primer director; puesto que mantuvo hasta 1989.

Actualmente el Dr. Daniel Malacara es investigador emérito del CIO y cuenta con más de 150 artículos publicados en revistas de prestigio internacional, es autor y editor de más de 10 libros especializados, entre los que se encuentra el famoso Optical Shop Testing, que ha sido traducido a varios idiomas; sirve de texto en varios países y como referencia en la mayoría de los laboratorios de óptica en el mundo. Es también miembro del Sistema Nacional de Investigadores con la distinción de Investigador Emérito, es Fellow de la Optical Society of America así como de la International Society for Optics and Photonics y es miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República.

El Dr. Malacara fue miembro fundador y primer presidente de la Academia Mexicana de Óptica, misma que, desde 1988, anualmente otorga el premio Daniel Malacara Hernández como una importante distinción que reconoce las trayectorias destacadas en investigación en óptica que sus miembros realizan en el país.

Finalmente, entre los reconocimientos que ha recibido podemos enumerar los siguientes: el Premio Nacional de Ciencias y Artes en la categoría de Tecnología y Diseño, la distinción Rudolf e Hilda Kingslake en Rochester, el Premio A. E. Conrady otorgado por la International Society for Optics and Photonics, la Presea Miguel Hidalgo de la LV Legislatura del Congreso de Guanajuato, el Premio Galileo Galilei de la Comisión Internacional de Óptica, el Premio Burleigh-Fraunhofer otorgado por la Optical Society of America y la Medalla de Oro otorgada por la International Society for Optics and Photonics como reconocimiento a sus grandes contribuciones al campo de la Óptica a través de su investigación, sus libros y al establecimiento de institutos en México dedicados a la enseñanza y a la investigación en óptica.

 

Semblanza Dra. Silvia Torres Castilleja
Itziar Aretxaga

p-19bLa Dra. Silvia Torres Castilleja (Torres-Peimbert en la literatura científica) estudió la licenciatura en física en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México y el doctorado en astronomía en la Universidad de California, Berkeley, erigiéndose como la primera mexicana graduada de doctorado en astronomía. Es en la actualidad investigadora emérita del Instituto de Astronomía de la UNAM y del Sistema Nacional de Investigadores, además de presidenta 2015-2018 de la Unión Astronómica Internacional, la principal asociación de astronomía profesional en el mundo, con más de 12000 miembros provenientes de 73 países. Anteriormente (entre 1998 y 2002) fue la directora del Instituto de Astronomía de la UNAM, institución en la que empezó a laborar como investigadora en 1969, nada más doctorarse. En esta institución, además de realizar su importante investigación, se dedicó de lleno a la creación y promoción del posgrado en astronomía que, en buena medida gracias a sus esfuerzos, se inició en 1989. Es cofundadora de la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, una de las más prestigiosas de entre las revistas científicas latinoamericanas, en excelente posición dentro del ranking internacional de revistas de Astronomía y Astrofísica. Fue la editora de la revista principal desde su creación hasta 1998, y en la actualidad sigue siendo editora de la Serie de Conferencias de esta misma publicación. Ha sido consejera de la American Astronomical Society y miembro de la Junta Directiva de la Astronomical Society of the Pacific. Entre otras distinciones, recibió el Premio Nacional de Ciencias en 2007, el Premio L’Oreal-UNESCO para las mujeres y la Ciencia en 2011 y junto con Manuel Peimbert en 2012 le fue otorgado el premio Hans A. Bethe de la American Physics Society, que reconoce investigaciones sobresalientes en las áreas de astrofísica, física nuclear, astrofísica nuclear y áreas afines.

Su investigación se ha centrado en la determinación de las condiciones fisicoquímicas del medio circunestelar e interestelar, en regiones de formación estelar, en regiones difusas de la Vía Láctea, y en los gases arrojados por las estrellas de masa intermedia, denominadas nebulosas planetarias, además de la determinación de la fracción de helio producto de la nucleosíntesis primordial ocurrida en las primeras etapas del Universo. En nebulosas planetarias y regiones de formación estelar ha aportado datos importantes sobre las condiciones fisicoquímicas de formación de las estrellas progenitoras y de los procesos que ocurrieron en el interior de dichas estrellas. Estos resultados imponen restricciones importantes que las teorías de evolución química de galaxias deben explicar. Ha propuesto, además, relaciones fundamentales entre la metalicidad y masa total de las galaxias, y los gradientes de composición química en las mismas.

Por sus numerosas contribuciones al estudio de las condiciones fisicoquímicas del medio interestelar y su ejemplar promoción de la ciencia mexicana dentro y fuera de nuestras fronteras, el INAOE tiene el honor de nombrar a la Dra. Silvia Torres Castilleja, Doctora Honoris Causa.

 

rmujica@inaoep.mx · dsanchez@inaoep.mx · Itziar@inaoep.mx