La ciencia en el avance de la medicina y la prevención de las adicciones

En la última década, científicos e investigadores se han abocado al análisis del consumo de las drogas, alcohol y tabaco en México. Por medio de distintas metodologías y técnicas se conoce hoy día el diagnóstico desagregado del consumo de drogas en hogares, escuelas y centros de tratamiento, en diferentes estados de la República. Sin estas metodologías, técnicas y análisis de científicos e investigadores, los escenarios para determinar el impacto de las drogas sobre nuestra sociedad serían imposibles de conocer. Igualmente, gracias a dichas técnicas y análisis es que se pueden conocer los patrones de consumo, los grupos más vulnerables, así como las tendencias a largo plazo.

 

En su informe 2008, el Consejo Nacional Contra las Adicciones, Conadic, señaló que éste es un problema de la mayor prioridad, no sólo a nivel nacional sino estatal, más allá de la connotación internacional que implica; su magnitud y consecuencias impactan severamente a toda la sociedad, por lo que requerimos estar bien informados.

 

Conforme a la encuesta nacional, se derivan tres problemas importantes que aquejan a la sociedad mexicana; alcoholismo, tabaquismo y uso de drogas legales e ilegales. De acuerdo con la Conadic, en México se ha generado en los últimos años un mercado de consumidores igual al de países europeos. Las consecuencias de no evitarlo son claras: daño a la salud, a la armonía social y a la gobernabilidad.

En México, el 20 por ciento de la población urbana es adicta al tabaquismo con edades entre los 12 y 65 años de edad, mientras que en las comunidades rurales baja a un 11.3 por ciento. Por su parte, la zona centro-oriente del país, en donde se encuentra Puebla, ha sido catalogada como la que más alto índice de alcoholismo presenta, y son a su vez Quintana Roo y Tamaulipas los que ocupan los primeros lugares en el consumo de drogas.

Pasemos a los datos de Puebla en donde la Conadic encontró que los fumadores activos corresponden al 20.6 por ciento de la población. La edad promedio en la que los fumadores activos iniciaron su hábito fue a los 17 años, consumiendo un promedio de 5 cigarros diarios.

Respecto al consumo de drogas, a pesar de que Puebla se encuentra por debajo de la media nacional, los resultados muestran que uno de cada dos poblanos ha estado en contacto con algún tipo de drogas, ya sea porque se las han regalado o porque les han intentado vender una. Los resultados de la encuesta señalan que en Puebla el consumo de drogas médicas e ilegales es menor que el promedio nacional, especialmente en mariguana y cocaína.

No obstante lo anterior, en alcoholismo es donde las cifras de Puebla aumentan considerablemente, por lo que las recomendaciones de la Conadic se centran en canalizar mayores esfuerzos a la prevención primaria, apoyando la disminución del consumo en la población infantil.

De esta manera, el uso de la ciencia y la investigación ayuda en este caso a determinar la seriedad de una problemática social y brinda a los tomadores de decisiones públicas elementos para poder implementar programas públicos que efectivamente incidan en la atención y prevención del abuso de las drogas. En otros casos, la ciencia contribuye a nuevos descubrimientos, como la eventual vacuna para dejar la dependencia a la cocaína. En California, científicos del Instituto de Investigaciones Scripps, en La Jolla, luego de haber descubierto una vacuna para neutralizar la adicción a la cocaína en ratones, ahora se preparan para una versión en humanos. Las propiedades, adelantan, podrán ayudar incluso también a las adiciones a la nicotina y a la metanfetaminas. La vacuna trabaja bloqueando los efectos de la cocaína antes de que lleguen al cerebro. Estudios semejantes han sido publicados recientemente, como el de la revista Molecular Therapy, que se refiere a las investigaciones que se realizan en el Weill Cornell Medical College en Nueva York.

Dado lo anterior, se hace necesario fortalecer una política que apoye la investigación en nuestro país, ya que ésta es la única que permitirá que sigamos avanzando en nuestro desarrollo. La medicina del futuro está siendo ya investigada en laboratorios internacionales hoy día por miles de científicos en otros lados del mundo. Veamos la importancia que representa para México y Puebla, la inversión en ésta y otras importantes asignaturas a través de la ciencia y la tecnología.