Piratas: cómo se organizaban, qué bebían y quién los curaba

El autor escribió su obra a partir de libros, declaraciones en los juzgados, decretos, noticias de periódicos, leyendas, chismes… etcétera. Por eso es una obra fascinante que hasta pudiera estar apegada a la verdad histórica. A continuación tres ejemplos de lo que encontrará: el código de honor, las bebidas preferidas y el médico de a bordo.

Su código de honor

  1. Todos los hombres tenían derecho a voto, a las provisiones frescas y al licor. La repartición de los botines era por rangos: el capitán y el guardián del barco recibían dos partes; el primer oficial, el contramaestre y el cañonero, una parte y media; y los demás oficiales una y cuarto.
  2. Todos eran llamados por turno en la repartición del botín con permiso para tomar algo de ropa (que por cierto era muy valiosa), pero si en esta repartición alguno era sorprendido en una estafa simplemente era abandonado a su suerte en una isla desierta, con una pistola, pocas balas y una botella de agua.
  3. Todas las armas deberían estar listas para ser usadas en cualquier momento. Este empeño era llevado al extremo de belleza y suntuosidad.
  4. No se permitía la presencia de mujer alguna a bordo de la nave pirata, porque eran consideradas instrumentos de división y discrepancias. La violación a esta norma era castigada con la muerte.
  5. La deserción en batalla era castigada con la pena de muerte.

Sus bebidas

Para los piratas, el ponche era una bebida estrictamente necesaria para sus actividades sociales de a bordo. La bebida era una mezcla de tres partes de ron con cuatro de agua. Le agregaban azúcar, limón, lima, naranja y nuez moscada. La mezcla se ponía a disposición del colectivo, fría o caliente, en un recipiente suficientemente grande para que los piratas pudieran meter sus vasos y tomar a discreción.

El champurrado (nada parecida al actual atole de maíz) se hacía con ron, agua, azúcar y nuez moscada. Otra bebida, muy parecida al rompope sólo que con mucho mayor concentración de alcohol, era el ”rumfustian”  hecha de huevos crudos, azúcar, jerez, ginebra y cerveza.

El médico de a bordo

Aparte de las actividades estrictamente militares había dos que jugaban un rol muy importante: la cirugía y la carpintería. Lo que ahora nos sorprende es que ambas eran hechas por el mismo hombre: el carpintero, ya que la actividad médica o sanitaria más importante era la de amputar miembros enfermos de los piratas usando con gran habilidad y rapidez el serrucho, los formones, etcétera.

En los estatutos piratas se integraba un fondo de ahorro común, que era separado sistemáticamente del botín, y que servÍa para indemnizar a los  piratas heridos durante los combates. En caso de pérdida de algún miembro, la cantidad recibida dependía del grado de discapacidad padecido.

 

{loadposition redesfooter}