Amaneciendo con Venus

Detalle del El nacimiento de Venus,

de Sandro Botticelli

Esta vez era claro que el artículo debía estar dedicado a Venus, no sólo por la temática del número, sino porque recientemente recibí llamadas sobre un extraño objeto que se observa de día.

Venus es el segundo planeta desde el Sol y el sexto en orden de tamaño. En la mitología, Venus es la diosa del amor y la belleza. El planeta fue llamado así probablemente debido a que era el más brillante de los planetas conocidos en la antigüedad.

Venus muestra fases al ser observado con un telescopio desde la Tierra. Su rotación es insólita, ya que es muy lenta: 243 días terrestres por cada día venusino, mientras que el año venusino dura 224.7 días terrestres.

Venus se consideró a veces como un planeta gemelo de la Tierra, ya que es sólo ligeramente menor en diámetro y en masa. Sus densidades y composiciones químicas son similares. Quizá debido a esto es que fue el tema favorito de muchos escritores de ciencia ficción; varias novelas fueron dedicadas a Venus mostrándolo como un excelente sitio de vacaciones. Aprovechando que no se conocía su superficie, se inventaron criaturas y selvas exóticas en un clima cálido, ideal para un safari.

Sin embargo, en varios aspectos es radicalmente distinto de nuestro planeta; su presión atmosférica es de 90 atmósferas, la temperatura superficial es de unos 460°C y su atmósfera se compone fundamentalmente de dióxido de carbono.

Otra diferencia entre los planetas es su rotación. El eje de rotación de Venus está inclinado 177.36 grados, mientras que el de la Tierra sólo lo está 23.5 grados. De tal manera que Venus rota en dirección retrógrada, de este a oeste, así, el Sol sale en el oeste y se pone en el este.

Fotografía en falso color de Venus tomada en

luz ultravioleta y mostrando la volátil neblina ácida tomada de

http://apod.nasa.gov/apod/image/0802/venussouth_vexpress_big.jpg.

Más de 20 naves han visitado Venus incluida la Venera 9, que logró posarse en su superficie y mandar información durante casi dos horas. De las misiones más recientes se destaca la llamada Venus Express, que ha descubierto nuevos aspectos del planeta.

La capa de ozono

Observando estrellas a través de la atmósfera de Venus con la Venus Express, científicos descubrieron que Venus tiene una capa de ozono, muy delgada, cientos de veces menos densa que la de la Tierra.

Las estrellas observadas se ven más débiles de lo esperado debido a que el ozono absorbe parte de la luz ultravioleta que emiten estas estrellas. Se sabe que la molécula de ozono está compuesta de tres átomos de oxígeno y se forma cuando la luz solar desbarata el dióxido de carbono. Así que con este descubrimiento se tiene información de la circulación y la composición química de la atmósfera de Venus y su similitud con los otros planetas rocosos, como la Tierra.

Esto fue sorpresivo, pero afortunadamente el hallazgo puede ayudar a los astrónomos en la búsqueda de vida en otros planetas. Por ejemplo, algunos astrobiólogos suponen que la presencia de oxígeno, carbono y ozono en una atmósfera, indican que existe vida en la superficie de un planeta. Con el descubrimiento, esta suposición ya no es completamente correcta. Sin embargo, la presencia de grandes cantidades de estos gases es todavía un buen indicador. Así que estas nuevas observaciones pueden usarse para probar y refinar los escenarios para la detección de vida en otros planetas, de acuerdo con los expertos.

Neblina ácida

Fotografía en falso color de Venus tomada en luz ultravioleta y

mostrando la volátil neblina ácida tomada de

http://apod.nasa.gov/apod/image/0802/venussouth_vexpress_big.jpg.

 

Esta misma misión descubrió una niebla suave, brillante y ¡ácida! extendida en la atmósfera de Venus. Esta neblina resultó ser muy rica en ácido sulfúrico y lo que suponen los especialistas es que seguramente fue creada cuando, mediante un proceso aún desconocido, se elevó el vapor de agua y el dióxido de sulfuro desde los niveles más bajos hasta la atmósfera superior. La luz solar se encargó de romper las moléculas y algunas se recombinaron en el volátil ácido sulfúrico, tan volátil que en unos pocos días las nubes se dispersaron desde el polo sur hasta cubrir medio planeta (ver imagen).

A pesar de todos los datos enviados por estas misiones, aún hay mucho por conocer de nuestro vecino cercano. Lo que sí sabemos, a simple vista, es que Venus es el objeto más brillante del cielo, luego del Sol y la Luna. A veces recibe la denominación de “lucero matutino” o “lucero vespertino”. Debido a esto es que muchas veces es confundido con una estrella, un avión e incluso un OVNI. ¡Venus es el Objeto Volador No Identificado más frecuentemente reportado!

Es tan brillante que genera sombra y puede observarse aún cuando ha salido el Sol. Esto causa algunas inquietudes, como la del Sr. Rafael Bello, de la colonia La Margarita, que además de tener una excelente vista tuvo también la iniciativa de llamarnos para ir a su colonia a verificar el fenómeno. Espero que haya quedado más tranquilo luego de que le explicamos que se trataba de Venus.

¡Ah!, el mito, probablemente fue en una de las pesadillas de Walt Disney cuando se le ocurrió incluir en alguna de sus historias lo de pedir un deseo a la primera estrella visible de la noche. No es claro de dónde lo sacó, pero mucha gente aún lo hace. Algunos argumentan una comunión con la naturaleza, pero lo cierto es que durante muchas noches, cuando es el “lucero del atardecer”, generalmente, lo primero que vemos al anochecer, es Venus. De tal manera que si es un poco difícil que las estrellas nos cumplan un deseo, imaginen si además las confundimos con un planeta.

Vemos entonces que no se trata de una estrella, ni de un OVNI; Venus es uno de los planetas que los mayas ya seguían y registraban. Y lo mejor es que en estos días podemos disfrutarlo al amanecer.

Más información:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0019103511003277

http://www.thenineplanets.org

http://apod.nasa.gov/apod/ap080226.html

http://sci.esa.int/sciencee/www/area/index.cfm?fareaid=64

*rmujica@inaoep.mx · INAOE