Temporada de zopilotes. Una historia narrativa de la Decena Trágica


p-16_n21“En este país hay muchos hijos de la chingada y los peores son lo seis generales que dieron el golpe contra Madero”.

1 <<No se puede ser la mitad de bueno>>. Medio en broma medio en serio Pancho Villa solía decir “De todos los Madero, fueron a elegir al más tonto”Sus enemigos lo llamaban el enano de tapanco (medía 1.48m), era buen bailarín, espiritista, vegetariano y estaba convencido de que no había tanta mala fe en el mundo. Madero era un hombre que poseía una extraña mezcla de bondad, inocencia, tenacidad y valor civil y físico. Sin duda todo eso no bastó.

“Te van a matar esos curros” le escribió Villa. Los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz (el sobrino de su tío) fueron los conspiradores originales del golpe contra Madero y Victoriano Huerta fue invitado posteriormente y dicen que dijo: “no quiero meterme entre a patas de los caballos… las pezuñas del chaparro (Francisco I Madero) me parecen blandas, pero Ojo Parado (Gustavo Madero) las tiene duras…”. Detrás de la conspiración estaban el magnate petrolero William F Buckleyque tenía intereses en campos petroleros en Tampico y Madero se atrevió a aumentarles los impuestos a las petroleras. También estuvieron detrás un magnate ferroviario británico y la vieja colonia española.

El plan inicial era dar un golpe militar en la ciudad de México y sacar de la cárcel a las dos grandes figuras de la reacción. Los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz, los militares emblemáticos del viejo régimen, para que asumieran la dirección del movimiento.

3 <<El ejército se ha vendido a los porfiristas>>. El 30 de enero, Celicio Ocón celebró un banquete al que invitó a unos 60 oficiales del ejército a levantarse contra Madero. Ya el “ejército se había vendido a los porfiristas… para ¿detenerlo? ¿Fusilar a Madero? ¿Por qué esta unanimidad virulenta contra Madero? “Los conservadores tenían odio a quien no los había triturado pudiendo hacerlo… se sentían amenazados por una revolución que no había sido puesta en marcha”

4 <<El hermano incómodo>> A Gustavo Madero lo apodaban el Ojo Parado porque era tuerto. Él había sido industrial, cerebro financiero del maderismo armado y no dudó en sacar la pistola más de una vez. Se le acusaba de estar en todos los negocios sucios del gobierno de Francisco I. Madero. Pero Gustavo “no era rico, ni dejó protegidos ricos, ni botó fortunas durante su vida como lo habían hecho muchos de los que lo calumniaron.”

5. <<Hay por ahí muchos cabrones>>. Francisco I Madero decía que había cometido dos grandes errores “haber querido contentar a todos y no haber sabido confiar en mis amigos” y ante los informes del golpe decía que “No, no puede ser, estos hombres no pueden ser traidores”. Pero había muchos cabrones que juraban fidelidad con un lado de la boca y complotaban con el otro.

6. La incógnita no es si se va a producir el golpe. La noche del 8 de febrero (hacía mucho frío) y Victoriano Huerta se queja de que “hace mal el gobierno en desconfiar de mí” pero en la noche la incógnita no es si se va a producir el golpe militar sino cuántas guarniciones lo iban a secundar.Gustavo Madero deja la cena cuando pasó a buscarlo el jefe de la policía y se movilizó hacia Tacubaya, donde los militares quisieron apresarlo pero tras un tiroteo logró huir. Para Gustavo no hay ninguna duda: el asunto está en marcha.

7. El ejército en la calle. Un golpe de estado protagonizado por militares: A las 4 de la mañana los capitanes de las escuelas de aspirantes ordenan a los muchachos y avanzan por Tlalpan hacia Palacio Nacional al que toman fácilmente con la complicidad de algunos mandos.

A la misma hora en Tacubaya los generales ordenan que la tropa se forme en el patio equipada para el combate… se habla del honor militar, del mal gobierno maderista y de salvar a la patria. Tlatelolco para liberar al general Bernardo Reyes.Mientras tanto Gustavo Madero, después de informarle al presidente del golpe es detenido en Palacio Nacional y amenazado con el fusilamiento inmediato. Todo parece estar resultando demasiado fácil para los golpistas.

8. Un viejo con ataque de gota. El primer militar leal a Madero es el general Lauro Villar quien al mando de 84 reclutas (que apenas habían tenido entrenamiento básico) se dirige y toma el Palacio Nacional rompiendo un acceso clausurado con un pedazo de riel. Gustavo entonces es liberado y el Palacio Nacional está en manos de los leales ¿Por cuánto tiempo?

9 <<Una oscura equivocación>> En un instante de la mañana del domingo avanzan sobre palacio nacional dos columnas. La del presidente por Reforma y la de los generales golpistas. Reyes muere por su imprudencia así como otros 43 militares leales y 35 golpistas. Pero además hay otros 500 muertos entre mirones y católicos que salen de misa de catedral. Después de este primer enfrentamiento Díaz y Mondragón ordenan el repliegue hacia la ciudadela, a pesar de tener superioridad militar (3 mil alzados contra 300 defensores del Palacio Nacional).

12. <<Aparentemente el golpe ha fracasado>> Cuando Madero avanza sobre avenida Juárez le disparan unos francotiradores. Madero se refugia en la Foto Daguerre. Madero continúa hacia Palacio pero ahí mismo se le unen Gustavo Madero y Victoriano Huerta. También se suman grupos de gendarmería montada y un grupo de bomberos. Hay varias fotografías del último tramo del viaje hacia palacio; una trayecto casi triunfal en el que el presidente a caballo va saludando dentro del caos que imperó en la marcha. Ya en Palacio Madero felicita al general Lauro Villar que sangrando acepta ir a curarse y transferirle el mando a Victoriano Huerta. Aparentemente el golpe ha fracasado.

13. El general Victoriano Huerta. Huerta es retratado como “ambicioso, de poquísimos escrúpulos, empedernido dipsómano, aldino y taimado para quien la vida humana tenía un valor insignificante. Era demás un hábil mimetista… era valiente y no carecía de ingenio, mentiroso pero procura aparentar que es sincero e ingenuo. Amoral por ideosincracia, abúlico por alcohólico habitual (tomaba tres botellas de cognac diarias).

15. Cuernavaca. Madero comprendía que la ciudad de México estaría perdida si no sumaba fuerzas y tomó una decisión que no sólo era peligrosa, sino que, en cierto modo, podía considerarse temeraria. En un automóvil con unos cuantos hombres, sin escolta militar, Madero se trasladó a Cuernavaca, donde estaba Felipe Ángeles. En la noche Madero y Ángeles regresan a la ciudad de México. Los dos mil hombres de Ángeles se movilizan lentamente hacia la capital. Por las seis de la tarde las tropas de Ángeles habían llegado de Cuernavaca. También habían arribado: un regimiento rurales de Celaya, otro Teotihuacán y tropas de Querétaro. Había un cierto optimismo entre los leales… porque se habían logrado reunir seis mil hombres.

17 Extrañas reuniones, cargas suicidas. La mañana del 11 de febrero Huerta dio la orden de iniciar fuego de artillería sobre la ciudadela. Sin embargo, las cuatro columnas leales son frenadas. Muchos autores que han narrado La Decena Trágica aseguran que ese mismo día se celebró una entrevista entre un representante de Félix Díaz, general en jefe de los golpistas, y uno de Huerta, para convencerlo de que se sume al golpe. Huerta ordena el ataque de la ciudadela con dos regimientos de rurales a caballo que son acribillados porque era un suicidio anunciado. Madero le reclama esto a Huerta y que además esté dejando entrar víveres a la ciudadela… pesar de lo cual Madero lo confirma en el mando.

22. <<Nervioso pálido y con gestos nerviosos>>. Una semana después del inicio del golpe (15 de febrero) Henry Lane Wilson (embajador de EEUU) convocó a los embajadores de España y Alemania y les dijo que Madero era incompetente, que la chusma estaba a punto de saquear la ciudad y que los zapatistas se encontraban a la vuelta de la esquina. Los embajadores pidieron una reunión con Huerta y Madero aceptó. En la madrugada del sábado para el domingo el embajador español fue citado por Wilson en la embajada gringa.

“Wilson, nervioso, pálido y con gestos extraños” le informa que la caída de Madero era cuestión de horas y dependía de una acuerdo que se estaba negociando entre Huerta y Félix Díaz.

*acordero@fcfm.buap.mx