Regresivas, las tarifas del SOAPAP

Las nuevas tarifas del Sistema Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado del municipio de Puebla (SOAPAP) que entrarán en vigor en mayo del año en curso  son regresivas y violatorias de la letra y espíritu del artículo 4 Constitucional, que consigna la obligatoriedad del Estado para garantizar que toda persona debe tener acceso a una dotación de agua para consumo doméstico en “forma suficiente, salubre, aceptable y asequible”. Hasta febrero de 2014 algunos grupos vulnerables (personas de 60 años o más, viudas, pensionados, jubilados, personas con capacidades diferenciadas y enfermos en fase terminal) tenían un descuento de 50 por ciento en los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento; con las recientes disposiciones del SOAPAP (11/03/14), ya convalidadas por el Congreso local (13/03/14), se suprime el subsidio a esos grupos vulnerables y los “apoyos” que dicho sistema les ofrece es facturarles el servicio como si fueran usuarios del sistema de servicio medido del estrato socioeconómico más bajo, lo que significa un incremento de 249 por ciento en el costo anual del servicio: actualmente un usuario del estrato socioeconómico más bajo paga mil 25 pesos al año de cuota fija, y con las nuevas disposiciones erogará 3 mil 581 pesos (en caso de que su consumo mensual de agua sea de 30 metros cúbicos), sin considerar la compra del medidor (mil 257.56 pesos) y los gastos de su instalación. En cambio, un usuario subsidiado domiciliado en la zona socioeconómica más cara del municipio pagaba al año 8 mil 781.60 pesos de cuota fija, con las nuevas tarifas pagará 3 mil 581 pesos en servicio medido (en el caso de un consumo de 30 metros cúbicos de agua al mes), lo que significa una reducción de 59 por ciento.

El SOAPAP es el organismo público responsable del suministro de agua potable, drenaje y alcantarillado y tratamiento de aguas en el municipio de Puebla. Fue creado en 1984, modificado en 1991 y 1994 y recientemente (31/12/2012) se le confirió potestad para determinar su estructura tarifaria y modificarla mensualmente. Tanto en los considerandos de la Ley de Aguas de la entidad como en las del SOAPAP a las modificaciones al régimen tarifario se considera al agua como un bien público y se refrenda la necesidad de garantizar su suministro; sin embargo, en el régimen de tarifas se considera al agua como una mercancía y se fijan tasas, cuotas y tarifas al margen del poder adquisitivo de los usuarios y de sus necesidades vitales. En la gestión de Melquiades Morales Flores, los usuarios de cuota fija del SOAPAP pagaban 20 salarios mínimos por dicho servicio, con Rafael Moreno Valle pagan 31 salarios mínimos al año; medido el servicio con relación al salario mínimo de la entidad poblana, con Morales Flores se pagaba 5.4 por ciento de un salario mínimo al SOAPAP y con Moreno Valle se paga 8.5 por ciento del salario mínimo.

Son tres los servicios del SOAPAP y por cada uno de ellos hay que pagar. Para acceder al suministro de agua potable hay que pagar una conexión, el costo de ese servicio varía en función del diámetro de la tubería de acceso y del nivel socioeconómico y catastral de la colonia; el acceso al drenaje también tiene un costo, equivalente al 75 por ciento del costo de conexión a la red de agua.

El consumo de agua se paga por cuota fija (hay seis tarifas, una para cada zona socioeconómica) o  por servicio medido; en éste último caso, la tarifa por metro cúbico depende del la ubicación de la colonia (hay seis zonas) y del nivel de agua consumida al mes (hay tres niveles); a partir de próximo mes de mayo habrá 12 tarifas para el servicio de agua medido: a mayores niveles de consumo, las tarifas unitarias serán mayores. El costo del servicio de drenaje equivale a 30 por ciento de lo pagado por el consumo de agua. El saneamiento del agua se paga por el agua vertida por el usuario al drenaje; existen tres tarifas según diferentes niveles de aguas descargadas al mes (hasta 15 metros cúbicos, de más de 15 hasta 50 metros cúbicos, y más de 50 metros cúbicos). Aparte de estos pagos, el SOAPAP cobra los trabajos de conexión al sistema de ductos; la instalación de medidores; la supervisión, mantenimiento y desazolve; las reconexiones, vende formatos para realizar trámites, cobra intereses moratorios, multas y recargos, vende agua de reúso y cobra por almacenamientos de agua (cisternas y albercas) que excedan los 9 metros cúbicos.

El SOAPAP reportó 551 mil 324 tomas de agua al 31 de diciembre de 2011, dos años después, pueden ser ya 563 mil tomas de agua en el municipio de Puebla, las que pueden ampliarse a 737 mil tomas si incluimos a los cuatro municipios con los que existen convenios de colaboración (Amozoc, San Pedro Cholula, San Andrés Cholula y Cuautlancingo). En esos cinco municipios radica 34 por ciento de la población de la entidad y si los convenios de colaboración se amplían a la zona conurbada de la ciudad de Puebla, el Soapap ofrecerá sus servicios al 40 por ciento de la población de la entidad, será una mega dependencia pública con autonomía financiera y de gestión, con ingresos de operación de más de 3 mil millones de pesos anuales y con activos de 8 mil 465 millones de pesos (al 31 de diciembre de 2011); muy solvente para financiar cualquier tipo de gastos, incluso lo de una campaña presidencial.

Las tarifas que se aplicarán a partir del próximo mes de mayo tienen como finalidad aumentar los ingresos del SOAPAP y darle mayor margen de utilidad. Hay una estrategia muy clara para transitar del servicio de cuota fija al medido y, quien más consuma y/o viva en colonias con mejor infraestructura pagará más por metro cúbico de agua y de agua descargada al drenaje, y saneada. En el estrato socioeconómico más bajo y con un consumo moderado de agua (30 metros cúbicos al mes) hay un decremento del gasto anual de 7.7 por ciento en 2014 con relación a 2013, y un aumento de 18.8 por ciento para los usuarios del estrato socioeconómico más alto y un consumo de 30 metros cúbicos de agua al mes. Para los usuarios de cuota fija hay un aumento del cinco por ciento en 2014 con relación al año anterior, tanto en el estrato socioeconómico más bajo como en el más alto. Para los usuarios de cuota fija de los cuatro primeros estratos socioeconómicos hay un aumento considerable del costo de los servicios del SOAPAP, y para los grupos vulnerables, entre otros los adultos de 60 años o más (31 por ciento de los jefes de familia en el municipio de Puebla) y jefas de familia que viven sin pareja (20 por ciento de los hogares) la situación será crítica: ya no tendrán subsidio.

Los servicios del SOAPAP son caros, tanto por la calidad del servicio como por el poder adquisitivo de los usuarios. Una persona que por primera vez acceda al servicio debe pagar al año, por conexiones y flujos, 174 salarios mínimos si vive en una colonia del estrato más bajo y 472 salarios si vive en el más alto, es decir, pagará respectivamente 47.5 por ciento y 129 por ciento del salario mínimo de la entidad. Si ya está conectado, al año debe pagar (por los servicios de agua, drenaje y saneamiento) 56 salarios mínimos si vive en el estrato más bajo, y 135 salarios mínimos si vive en el más alto: si se vive en un estrato bajo hay que reservar el 15 por ciento del salario mínimo para pagar eso servicios, si se vive en el más alto, el pago es de 37 por ciento del salario mínimo. Si actualmente la morosidad en el pago de servicios incluye a la mitad de los usuarios, con las cuotas incrementadas la cartera vencida aumentará y los conflictos por el corte del suministro de agua se exacerbarán y podrán aflorar enfermedades propias del medievo.

* sercorsan@hotmail.com