El Santo Oficio de la Inquisición en Puebla

El concilio de Tolosa (Francia 1208) se realizó para acabar con la herejía y para eso se estableció la Inquisición. El fraile Domingo de Guzmán organizó la llamada milicia de Cristo cuyos sucesores (llamados Dominicos) fueron muy temidos.

El tribunal del Santo Oficio se estableció en España 250 años después, y para 1481 fue celebrado, en Sevilla, el primer “auto de fe”: fue quemado vivo Diego de Susan, un hombre muy rico.

Rojas Muñoz Jesús, 2013, El Santo Oficio de la Inquisición en Puebla, Puebla, Editorial 7 Días.

Rojas Muñoz
Jesús, 2013,
El Santo Oficio de la Inquisición en Puebla, Puebla,
Editorial 7 Días.

El primer inquisidor de la nueva España fue Fray Juan de Zumárraga, quien “formó proceso a un probable nieto del rey Nezahualcóyotl, a quien hizo quemar vivo. Formalmente el Tribunal del Santo Oficio es establecido en México el 25 de enero de 1569 “para que nuestra Santa fe se conservara con la pureza y entereza que conviene apartando a nuestros devotos cristianos de falsas opiniones y herejías que se divulgan en libros heréticos, así como por herejes y sospechosos, hechiceros y blasfemos.

En la ciudad de México, el edificio de la Inquisición estaba situado en la plaza de Santo Domingo.

 

Los principales delitos que perseguía el Santo Oficio de la inquisición

 

Herejía: no creer en Dios y los sacramentos.

Judaizante: ser seguidor de la religión judía.

Blasfemia: ofensa a la religión mediante el acto o la palabra.

Idolatría: renegar de los sacramentos de la iglesia y renunciar a la religión.

Sodomía: practicar o hacer practicar el homosexualismo y el acto lésbico.

Posesión y lectura de libros prohibidos.

Mal vivir: observar mala conducta, prostitución, actos contrarios a la moral.

Mal cristiano: no cumplir correctamente con el dogma; versos, canciones y bailes contrarios a la fe.

La inquisición también estableció procesos en contra de: ilusas, beatas, falsas monjas, etcétera.

 

Una parte del testimonio

del tormento de Doña

Francisca Núñez de Carvajal

 

Fue apercibida de “que si en dicho tormento muriese o fuese lisiada o del se le siguiere efusión de sangre o mutilación será su culpa y no la nuestra por no haber querido confesar enteramente verdad”.

“Y estando desnuda con la camisa baja, en carnes de la cintura arriba, fuéronle mandados ligar los brazos flojamente y estando ligados, ella encomendó su alma a Dios y le ofreció este martirio, le fue mandada dar y apretar una vuelta de cordel a los brazos; diósela y dio muchos gritos, gritando ¡ay! ¡Que me muero!

“Apretósele más y dijo lo mesmo muchas veces, con muchos gritos… y se prosiguió el tormento”

 

Penas que imponía el Santo Oficio

 

Confiscación de bienes.

Pena de muerte en la hoguera.

Pena de muerte a garrote vil.

Exilio de la localidad.

Prisión.

Azotes.

Sambenito (prenda de vestir con cruz amarilla del Santo Oficio).

Reconciliación (confesión y prisión).

Galeras.

 

La inquisición en Puebla de los Ángeles

 

Según los reglamentos, podía ser juzgada toda persona de sexo masculino de más de 14 años de edad y de 12, si era de sexo femenino. El testimonio de un niño podía ser tomado en cuenta, si éste era capaz de recitar el padre nuestro. Regularmente acusaban a los ricos comerciantes principalmente a los portugueses para confiscarles sus bienes. En la Nueva España a lo largo de 277 años se produjeron aproximadamente 80 ejecuciones como consecuencia de autos de fe.

En 1648, en Puebla fueron quemados dos herejes judaizantes y “a un mulato que hizo delito con una mujer y un homicida fue quemado en el barrio de Santiago”.

El edificio y los calabozos del Santo Oficio en Puebla estaban en la parte posterior de la Iglesia de Santo Domingo, donde después se construyó el Mercado de la Victoria.

El 20 de abril de 1603 se celebró un auto en el atrio del convento de San Francisco. Entre los penitenciados por diversos delitos menores estaba Juan de Arias, escribiente, vecino de Puebla de los Ángeles, por haber escrito un libelo en que decía que el rey había derogado los privilegios de Santo Oficio, recibió 100 azotes y destierro de 10 años.

En el año de 1613 Francisco del Castillo, regidor de la ciudad de Atlixco, informó a los inquisidores sobre la creencia general en la zona de que algunos indios se habían quejado con el diablo de las injusticias que sufrían de parte de los españoles. En compensación el demonio los había llevado a la sierra de Tepoztlán, donde les reveló el poder de los alucinógenos,

Luis de Rivera, sevillano que se acusó de haber tomado cierta hierba que le dio un indio para atraerse a las mujeres y otras simplezas del mismo estilo, sentenciado a 100 azotes.

Para el mes de mayo de 1622 un mulato se presentó ante el Virrey Conde de Priego, manifestando que su amo, don Pedro López de la Torre, familiar de la Inquisición, residente en la Villa de Carrión (Atlixco), no contento con castigarle duramente, le había quemado las asentaderas con el hierro con el que marcaba el ganado.

 

Algunos autores censurados por la Inquisición que es encuentran en la Biblioteca Palafoxiana

 

* Erasmo Desiderio de Rotterdam (1467-1536)

Su obra fue censurada debido a que se le consideró precursora del luteranismo. De entre esta destacan Coloquios y Elogio de la Locura.

* Nicolás Maquiavelo (1469-1527)

Sus obras El Príncipe y Discurso fueron prohibidas por el Papa Paulo IV por considerarse contrarias a la religión.

* Miguel de Cervantes (1547-1616)

Su obra El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha fue censurada en el siglo XVII por la Inquisición portuguesa.

* Michel de Nostradamus (1503-1566)

Su obra Centuria astrológica fue prohibida por considerarse supersticiosa.

 

El Santo Oficio prohíbe coplas y bailes

 

“Un edicto del 31 de octubre de 1766, que ahora renovamos, prohibiendo las coplas llamadas de Chuchumbé, en sumo grado escandalosas, obscenas y ofensivas de castos oídos”, que se cantan acompañadas de baile, no menos escandaloso y obsceno por sus acciones, demostraciones y meneos deshonestos y provocativos a lascivia, con manifiesta contravención a los mandatos del Santo Oficio.

 

acordero@fcfm.buap.mx