¿Qué tan “limpios” son los automóviles eléctricos?

En México se han empezado a vender algunos automóviles eléctricos, y como se ha manejado a nivel mundial, con su uso se pretende disminuir la emisión de contaminantes. ¿Pero en realidad son los autos eléctricos una solución para disminuir la contaminación ambiental?

A simple vista, sí lo son. Al tener encendido un auto eléctrico no se generan gases invernadero del escape del coche. Sin embargo, de algún lugar tiene que venir la energía para cargar las baterías del coche, esto sin duda genera contaminación en donde se encuentren las plantas generadoras. Además, se contamina el medio ambiente al fabricar el automóvil y al desecharlo.

p-09cUn método más preciso para medir el impacto que tiene un auto al medio ambiente es medir la contaminación que se produce desde el momento en que se empieza a fabricar, hasta que se desecha el automóvil, es decir, a todo lo largo de su ciclo de vida.

Existen algunos estudios que analizan el impacto ambiental de los autos eléctricos comparados con autos de gasolina en todo su ciclo de vida [1, 2]. En éstos se realizan análisis de la contaminación causada a la atmósfera, al suelo y al agua. Cabe señalar que son muchas las variables dada la gran variedad de automóviles que se venden en el mercado, la manera de conducir de las personas, la calidad de las carreteras, el método de generación de electricidad y otros más. Por todo ello, en este tipo de estudios se calculan promedios.

En dichos estudios se resalta que los autos eléctricos utilizan más materiales livianos (compuestos de carbono y aluminio) que los autos a gasolina para compensar el gran peso de sus baterías (aproximadamente 1/3 del peso total del vehículo) por lo que tienen que disminuir su peso en el resto del vehículo. Estos materiales livianos requieren procesos de manufactura de mucha intensidad energética y por tanto son más contaminantes. Además, los materiales usados en las baterías (litio, cobre y níquel) son muy nocivos para el medio ambiente, por lo que sus procesos de producción y desecho son altamente contaminantes. Otros componentes usados en los autos eléctricos son metales raros (requeridos para los magnetos de los motores). Estos metales se encuentran esparcidos en pequeños yacimientos lejanos entre sí en todo el planeta, por lo que extraerlos requiere grandes inversiones. Todo esto en conjunto hace que los autos eléctricos sean más contaminantes en su fabricación y desecho. Se estima que la producción de un vehículo eléctrico compacto es en promedio el doble de contaminante que la de un vehículo compacto a gasolina [2].

Durante su vida de uso, las baterías de los autos eléctricos deben ser recargadas, y al hacerlo se contamina en el lugar donde se genere la electricidad. En este punto cabe mencionar que dependiendo del tipo de generadores que se tengan se puede contaminar más, o menos. Si se tuvieran solamente plantas generadoras a base de carbón (como por ejemplo la planta Carboeléctrica Pacífico en Petacalco, Guerrero), la contaminación sería altísima. En el otro extremo, si se tuvieran solamente generadores renovables (por ejemplo, parques eólicos como en la Ventosa o plantas geotérmicas como en Los Azufres, Michoacán), entonces la contaminación sería mínima. En la actualidad en México se produce aproximadamente un cuarto de la energía mediante energías renovables (geotérmicas e hidroeléctrica principalmente) [3], un número similar al de Europa [4]. Con esta relación, se ha calculado [2] que para vehículos compactos, considerando una vida útil del carro de 150 mil Km, uno de gasolina (*) emitiría aproximadamente el doble de contaminantes que uno eléctrico. Con los mismos parámetros, un subcompacto (**) de gasolina contaminaría 1.5 veces lo que un coche eléctrico [2].

Ahora, comparando estos automóviles durante todo su ciclo de vida, el coche eléctrico emitiría de 20 a 24 por ciento menos contaminantes que el vehículo compacto a gasolina. Sin embargo, si se usara un vehículo subcompacto, el beneficio de un auto eléctrico sería nulo, es decir, ambos contaminarían aproximadamente igual durante su ciclo de vida [2].

Aunque no hay duda de que los autos a gasolina son altamente contaminantes, se tiene que tener cuidado cuando se plantean alternativas “menos” contaminantes como los autos eléctricos. Como se ha podido ver, los autos eléctricos solamente trasladan la contaminación a los lugares donde se fabrican y se genera la electricidad, pero sin reducir de manera sustantiva la contaminación total que genera un auto de gasolina (en especial los autos subcompactos) a lo largo de su ciclo de vida. Soluciones alternativas para reducir la emisión de contaminantes es reduciendo el uso del automóvil (ya sea eléctrico o de gasolina), promoviendo el uso de bicicletas y el sistema de transporte colectivo eficiente.

 

* Con un rendimiento de gasolina promedio de 14 Km/L

** Con un rendimiento de gasolina promedio de 20Km/L

 

alonsocorona@ieee.org

 

 

 

[1] Zehner, Ozzie. 2013. “Unclean at any speed.” IEEE Spectrum 50, no. 7. 40-45.

 

[2] Hawkins, Troy R., et al. 2013. “Comparative environmental life cycle assessment of conventional and electric vehicles.” Journal of Industrial Ecology 17.1. 53-64.

 

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Energia_electrica_en_Mexico

 

[4] http://www.eea.europa.eu/data-and-maps/indicators/overview-of-the-electricity-production/assessment-2