“El viaje de las mariposas”

Como una moneda girando bajo el hilo del sol cruza la mariposa encendida ante la flor de albahaca.
Coral Bracho

 

La capacidad de moverse de un lado a otro es una característica principal de los animales; esto ha permitido que hoy en día encontremos a una sola especie en diferentes puntos del país o en diferentes partes del mundo en cierta época del año. Las migraciones de algunos animales como los gansos, ballenas grises, las tortugas marinas y la mariposa monarca, entre otros,  han sido catalogadas como un espectáculo de la naturaleza. El cambio de las condiciones ambientales ha hecho que año con año este grupo de animales se muevan de su lugar de origen para continuar con su ciclo de vida.

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Danaus plexippus es mejor conocida como mariposa monarca, nombre que le fue puesto por los colonizadores ingleses de Estados Unidos y Canadá, quienes le llamaron así en honor al Rey Guillermo III, príncipe de Orange y rey de Inglaterra.

La mariposa monarca es un insecto que pertenece al orden de los lepidópteros, cuyo origen se remonta hace 200 millones de años en el trópico americano. Su migración en Norteamérica es uno de los fenómenos naturales más impresionantes debido al gran número de mariposas que viajan hacia el sur en el otoño, desde el centro y norte de Estados Unidos, así como del sur de Canadá. Para poder llevar a cabo la migración, el ciclo de vida de la mariposa consta de cuatro pasos, huevo, larva, pupa y adulto, al llegar a la etapa adulta, la mariposa desarrolla órganos sexuales y cinco días después, se reproducen. Este ciclo incluye apareamientos que se repiten una y otra vez durante un mes a medida que las mariposas avanzan de sur a norte durante la primavera y el verano en Estados Unidos y Canadá. La generación de mariposas que migrará contiene bajas cantidades de hormonas sexuales, es decir, que sus órganos sexuales no se desarrollan de inmediato. Estas mariposas se mantienen en condiciones no reproductivas hasta que la temperatura de los sitios de hibernación aumenta.

Normalmente las mariposas monarca adultas viven aproximadamente unas cinco semanas, sin embargo, una de las maravillas de este lepidóptero es que producen una generación de mariposas que vivirán entre siete y ocho meses, siendo esta generación la que migre de Estados Unidos y Canadá hacia el centro de México y de regreso. A lo largo de su migración este pequeño insecto recorre aproximadamente 13 mil kilómetros en todo su viaje, pero lo más sorprendente es la capacidad que tienen de reconocer el sitio de hibernación, cuando nunca han estado ahí. Para poder viajar las mariposas monarca son orientadas por la trayectoria del sol, incluso cuando los días están nublados se pueden ubicar correctamente gracias a que poseen un tipo de brújula biológica, la cual funciona con relación al movimiento del sol, permitiendo que lleguen a sus sitios de hibernación. A su paso por México atraviesan los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato y Jalisco hasta llegar a los bosques templados del estado de México y Michoacán, en donde se quedarán durante cinco meses antes de que regresen a Estados Unidos y Canadá. Existe una tercera ruta en la que viaja por Florida y a través de las Antillas ingresa a la Península de Yucatán siguiendo por Centroamérica hacia Sudamérica, en este sitio aún no se conocen los lugares de hibernación de la mariposa.

Hoy en día es preocupante el estatus de conservación de la mariposa monarca, en los últimos años se ha registrado un descenso en la cantidad de mariposas que migran hacia nuestro país. Dentro de las causas que se le atribuye a este problema es la fragmentación de su hábitat, la contaminación, el cambio climático y la deforestación de los bosques mexicanos, entre otras cosas, poniendo en riesgo la existencia de la especie.

 

FB: Tras las huellas

Twitter: @helaheloderma

traslashuellasdelanaturaleza@hotmail.com