También en Puebla la CNTE busca derogar la reforma educativa, dice un profesor disidente

Miguel Espinosa González es uno de los profesores que forma parte, aquí en Puebla, del movimiento disidente que se opone a la llamada reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto.

Foto: José Castañares

Foto: José Castañares

En este estado, el maestro forma parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), desde donde se suma a la exigencia de que no haya más represión ni persecución contra el movimiento magisterial.

Está convencido que la reforma presentada por el presidente Enrique Peña Nieto el 10 de diciembre de 2012, aprobada por diputados y senadores 10 días después y vuelta constitucional en febrero de 2013, no es en beneficio del magisterio ni de los estudiantes sino que es meramente un asunto administrativo, con el que se atenta en aspectos como la gratuidad de la educación.

Durante una entrevista, Miguel Espinosa señala que la exigencia del movimiento disidente a nivel nacional es una: la derogación de la ley.

Ello, explicó, porque a tres años de que se puso en vigor dicha reforma lo único que ha creado es un fuerte conflicto magisterial, con saldo de profesores asesinados, más de 100 detenidos y 40 presos políticos, todos ellos maestros que se han opuesto a esa ley que —afirma— es punitiva y discriminatoria.

Como ejemplo cabe recordar lo sucedido el pasado 20 de junio en el poblado oaxaqueño de Nochixtlán, en donde murieron seis personas y se reportaron más de un centenar de lesionados y heridos por armas de fuego detonadas por la policía estatal —mandados por el gobierno encabezado por Gabino Cué.

Miguel Espinosa, activo promotor en Puebla de la CNTE, confía que esta coordinadora encabeza una lucha magisterial que dejó de ser gremial para convertirse en social.

En ese sentido, consideró que los mentores exigen justicia para todo el país y no únicamente soluciones locales; por ello, en sus protestas llaman a la población en general a unirse al movimiento, declarando que la organización de maestros es un bastión en defensa de la sociedad.

“Ya es un movimiento social. Está ganando muchos adeptos, en su mayoría muchos padres de familia que se levantan y luchan con los maestros. Hay un movimiento emergente, algo que está creciendo, porque a los padres ya el Estado no los engaña fácilmente”.

13-bEspinosa González señaló que es mentira que exista un desabasto de alimentos en los pueblos en los que existe presencia y movilización de la CNTE. Lo que existe, agregó, es falta de productos de empresas transnacionales, algo que encuentra salida en la organización de la gente, en la forma en que arma faenas y tianguis.

“Abajo la gente está organizada, tiene alimentos ya que es falso que exista desabasto. Los pueblos que sí han sido olvidados por el estado, que sí han sido presionados, ahora se organizan y participan en el movimiento social”, refirió.

Añadió que la CNTE encabeza una corriente ideológica que se caracteriza por ser crítica de su contexto —sobre todo de la reforma educativa—, aunque también tiene la capacidad de ser autocrítica.

En Puebla hay presencia de la disidencia,

pero también persecución

 

Si bien el profesor Miguel Espinosa González consideró que hay secciones consolidadas en la organización —como ocurre en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero— que protagonizan el movimiento magisterial pese a las persecuciones, encarcelamientos, agresiones y muertes, en Puebla también existe una presencia importante de la CNTE.

“Puebla está a nivel promedio de participación. Hay consejos de lucha y un consejo central. Hay simpatizantes y son muchos, pero los compañeros no se animan a levantar la mano porque se evidencian y hay represión”.

Lo anterior, agregó, porque aquellos que forman parte de las movilizaciones y protestan, o simplemente dejan ver su simpatía por el movimiento magisterial, sufren de amenazas, cambios de puesto, suspensiones e infracciones económicas que son impuestas por la Secretaría de Educación Pública estatal.

“Siempre están las amenazas, el amedrentar, el saber que te van a cambiar de escuela para mandarte a un pueblo lejano, el quitarte horas e, incluso, el perder nombramientos”, expuso Espinosa González.

Por ello, señaló que la CNTE en Puebla es cuidadosa en realizar las movilizaciones y las protestas por las tardes, cuando la mayoría de los maestros han terminado su jornada laboral matutina.

Lo que pesa en Puebla, agrega el profesor disidente, es la figura del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y su política represiva que ha derivado en los más de 250 perseguidos, procesados o presos políticos que existen en el estado.

“Son profesores, defensores del patrimonio, activistas que critican la política de Moreno Valle, y que pagan sus críticas con la represión del gobernador. Ahí están los compañeros del Movimiento por la Alternativa Social, y de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre”.

El profesor Miguel Espinosa agregó que otro rasgo que detiene el libre actuar del magisterio disidente y de la CNTE en Puebla, y que está también ligado a la “política” del gobernador Rafael Moreno Valle, es la cooptación de los medios masivos de comunicación, particularmente de las televisoras y algunos medios impresos.

Ello, mencionó, porque los medios de comunicación impiden informar sobre las acciones de la CNTE, sus demandas y exigencias, por esa cooptación del gobierno que los obliga a callar sobre aquello que tenga tinte social y crítico.

 

El gobierno cederá

 

Si bien la derogación de la llamada reforma educativa no es algo que se vea en el horizonte cercano, el profesor Miguel Espinosa aseguró que poco a poco, gracias a las acciones y movilizaciones del magisterio disidente, el gobierno de Enrique Peña Nieto, “aunque no lo diga”, poco a poco cederá ante las exigencias del gremio.

“El gobierno se niega a aceptar. Tiene que defender su negativa. Pero a nivel nacional las acciones tienen su razón de ser y sus consecuencias. El Estado ya no engaña a la gente. En el conflicto ya están metidos no sólo los maestros y los padres de familia, sino académicos e intelectuales que han apoyado a la CNTE”, consideró.

Dijo que el hecho de que hayan trasladado a los dirigentes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Francisco Villalobos y Rubén Núñez Ginés, a penales de mediana seguridad luego de haber sido recluidos en centro de alta seguridad, es un “paso atrás” dado por el gobierno de Peña.

“Mientras no exista una solución de fondo, que se dé de manera seria y normal, seguirán las movilizaciones y la participación social. No es corto el plazo para que se eche abajo la reforma educativa.

“Si se va a entrarle debe ser a la médula, para echar atrás la inestabilidad que ha causado esta reforma entre el magisterio. Para que se destraben los riesgos que hay sobre la educación pública.

“Si bien pedimos la derogación, por lo menos se podría empezar por la suspensión de la ley, para que se empiecen a revertir sus perjuicios”, consideró Espinosa González.

 

La CNTE es apartidista

 

Sobre las recientes declaraciones del presidente nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador sobre una supuesta negociación de dicha fuerza política con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el profesor Miguel Espinosa dijo que dicha agrupación es apartidista.

“Si hubo un acuerdo, fuera de él los principios de la CNTE establecen que la coordinadora es apartidista, y que su actuar no es una plataforma para impulsar o encumbrar a algún político o candidato en particular”, advirtió.

Incluso, a la opinión de López Obrador de que no es posible derogar la reforma educativa tal como lo exige la CNTE, Espinosa González consideró que es una “opinión personal” y por lo tanto es respetable, pero que no delinea las aspiraciones de la coordinadora, que es abrogar o, por lo menos, suspender la ley.

 

elmensagem@hotmail.com