Ocho propósitos para el cuidado del medio ambiente: todos podemos colaborar

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Somos a la fecha aproximadamente 7,500,000,000 de personas en el mundo, ¡es un número enorme! Todos consumiendo recursos y generando una gran cantidad de desechos. Los efectos ambientales de nuestra presencia en el planeta son un tema tan importante y urgente que una gran cantidad de programas televisivos y de radio, sitios de internet, revistas y periódicos hacen hincapié en la urgencia de implementar acciones para su reducción. ¡Todos consumimos y contaminamos; todos podemos ayudar! Todos los que saben de este problema ecológico de proporciones nunca antes vistas insisten en que las pequeñas acciones diarias de cada persona pueden cambiar las cosas de manera significativa. También es importante que todos nos informemos, ya que como lo hemos abordado anteriormente, es necesario que tengamos una visión clara de las políticas ambientales que rigen a nuestro país y de las que se están proponiendo alrededor del mundo. Evitemos ser víctimas de la incongruencia de algunos grupos.

Por estas razones, a continuación te mostramos una lista de ocho acciones que cada uno de nosotros podemos realizar para reducir la huella ecológica.

 

  1. Cuidar el agua

– Revisa periódicamente llaves y tuberías para detectar fugas y eliminarlas.

– Si es posible, cambia el tanque de 16 litros del escusado por uno de menor capacidad o coloca dentro de la caja una botella de un litro rellena de piedras, arena o agua para disminuir la descarga. Una buena opción son los baños secos.

– Recolecta agua de lluvia para regar plantas, limpiar la casa o el escusado. Nuestro país recibe aproximadamente 1489000 millones de m3 de agua por precipitación de manera anual. Aproximadamente 71.6 por ciento se evapora, 22.2 por ciento escurre por ríos o arroyos, como agua superficial y 6.2 por ciento restante se infiltra recargando los acuíferos.

– Reutiliza el agua jabonosa de la lavadora para lavar escusados, banquetas o el patio.

– Limpia tu carro con un trapo mojado; no utilices el chorro de agua de la manguera.

– Reduce la compra de agua embotellada; es preferible comprar un recipiente, llenarlo en casa y llevarlo contigo a todos lados.

 

  1. Consumir de manera responsable

– Analiza tus compras y da preferencia a los artículos por su utilidad, contenido, calidad y precio.

– Evita el consumo de productos y envases desechables —prefiere productos elaborados con materiales reciclados o reciclables. Cuando vayas de compras lleva tus bolsas y/o recipientes.

– Consume productos locales; son más frescos e incentivas el mercado local.

 

  1. Ahorrar energía eléctrica

– Revisa periódicamente que tu instalación eléctrica no tenga fugas, apagando todas las luces, desconectando todos los aparatos y verificando que el disco medidor no gire.

– Aprovecha al máximo la luz natural, pinta techos y paredes de colores claros; tendrás mejor iluminación sin consumir más energía.

– Apaga las luces en las áreas donde no se ocupen.

– Desconecta aparatos que estén apagados, ya que consumen energía.

 

  1. Maneja de manera adecuada los residuos

– Separa tus residuos, eso facilita su reciclaje.

– Separa las botellas y frascos de vidrio.

– Separa el papel para facilitar su manejo.

– Cuando cambies las llantas de tu vehículo, entrégalas a los distribuidores encargados; en el caso de la batería, deposítala donde realicen su acopio de forma adecuada.

  1. Reutiliza cuanto se pueda

– Conserva y reutiliza bolsas, cajas, papeles, cintas y moños para envolver regalos.

– Recipientes de metal y de plástico pueden funcionar muy bien como macetas.

– Algunos productos como el papel aluminio pueden ser utilizados varias veces, basta con lavarlo y ponerlo a secar.

– Reutiliza las hojas de libretas viejas y hazte una nueva. Si tienes hojas impresas por una sola cara, recuerda que puedes usar la cara que aún permanece limpia.

 

  1. Reducir el uso del auto y hacer más ejercicio

– Usa menos el automóvil en la medida de lo posible, así reducirás el consumo de combustible.

– Procura ir en bicicleta o caminando a lugares cercanos, lo cual mejorará tu salud.

– Si el uso diario de tu automóvil te es muy necesario, procura mantenerlo afinado y en buenas condiciones.

 

  1. Cuidar de la naturaleza

– Cuando vayas a parques, jardines y áreas naturales, no dañes plantas; cuida que tus mascotas tampoco lo hagan.

– Recuerda llevar una bolsa para recoger los residuos biológicos de tus mascotas.

– No alimentes a la fauna.

– Esteriliza a tus mascotas.

– Respeta la vida de todos los animales (ningún animal es peligroso si no es molestado) y evita que tus mascotas (especialmente los gatos) depreden y consuman fauna nativa.

– No compres animales silvestres como mascotas.

– No compres animales exóticos de otras partes del mundo como mascotas; pueden escaparse, reproducirse y convertirse en una amenaza para las especies locales.

 

  1. Volver más verde el entorno

– Las plantas son las más importantes purificadoras del aire que respiramos.

– Poner plantas (preferiblemente de sombra) al interior de la casa es un bonito detalle decorativo y las plantas ayudan a purificar el ambiente.

– Las azoteas son un sitio ideal para tener un jardín o huerto que son conocidos como azoteas verdes.

– Tu azotea verde puede tener plantas ornamentales, o si te agrada la idea de cultivar parte de tus alimentos, puedes plantar especias aromáticas, legumbres y vegetales.

 

Muchas de estas prácticas ayudarán al planeta, pero también pueden ayudar a tu economía en estos tiempos de austeridad; checa los siguientes links; no podrás creer cuánto dinero te puedes ahorrar.

http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2008/10/15/180745.php

https://energy.gov/sites/prod/files/2013/06/f2/energy_savers_spanish.pdf

 

jlal.herp@gmail.com

traslashuellasdelanaturaleza@hotmail.com

Twitter: @helaheloderma

Fb: Tras las huellas