Valerie Solanas y el Scum

p-15aEn la actualidad, fuera de los círculos feministas más recalcitrantes, pocos conocen la historia de Valerie Jean Solanas (1936-1988)  y su obra conocida como el manifiesto Scum, que es un juego de palabras en el que plantea la “escoria” (scum significa eso en inglés) a través de un documento en el que hace una crítica feroz hacia el género masculino, y al mismo tiempo un acróstico de una sociedad (the Society for Cutting Up Men) que más o menos se podría traducir como la “Sociedad para cortar a los hombres”.

Esta mujer nació en la ciudad de Atlantic City, en Estados Unidos. Tuvo una infancia tempranamente interrumpida por el abuso sexual de su padre, un desempeño escolar en el que fue calificada como una chica rebelde, un embarazo precoz a la edad de 15 años cuyo producto fue dado en adopción y estudios en Psicología que fueron culminados en una forma más que satisfactoria en la Universidad de Maryland, aunque ella misma costeó sus estudios dedicándose a la prostitución. Sin embargo, dotada de una inteligencia sorprendente, también obtenía recursos trabajando en un laboratorio de Biología experimental, donde analizó las características de machos y hembras, lo que la llevó a considerar que los seres de género masculino somos genéticamente inferiores, debido a nuestras características cromosómicas.

Posteriormente se inscribió en la Universidad de Minnesota para cursar un posgrado, que abandonó a punto de terminar un año para comenzar a viajar por todo Estados Unidos, prostituyéndose y mendigando hasta establecerse en una población llamada Greenwich Village en 1966. Ahí escribió una obra de teatro que tituló Up your ass (Que te den por el culo), cuya trama gira en torno a una prostituta que en un estado de mendicidad, odia a los hombres. Pero a inicios de 1967 se puso en contacto con Andrew Warhola (1928-1987), mejor conocido como Andy Warhol, quien fue un artista plástico y cineasta estadounidense. Buscando que su obra fuese tomada como guion para una película o bien para ser representada, Valerie Solanas le entregó el manuscrito a Warhol, quien entre una gran cantidad de propuestas que siempre recibía, simple y llanamente lo perdió. Paralelamente a estos sucesos, ese mismo año escribió el manifiesto Scum, que vendía en copias xerografiadas. Fue en esas condiciones como conoció a un editor francés llamado Maurice Girodias, de la editorial Olympia Press, quien se interesó por el documento y le pagó por adelantado los derechos para escribir una novela que fuese escrita tomando como base el manifiesto Scum.

A medida que pasaba el tiempo, Valerie Solanas le pedía la obra de teatro a Andy Warhol, quien descaradamente siempre le expresaba que ya era cosa perdida. Entonces las solicitudes cambiaron radicalmente, con la exigencia de que el escrito fuese pagado. Como compensación se le ofreció que apareciera en dos películas de largometraje: I, a man, por la que recibió la mísera cantidad de 25 dólares, y Bikeboy. Estas dos intervenciones en películas la ayudaron a que su obra tuviese una mayor difusión. Pero comenzó a imaginar paranoicamente que tanto Andy Warhol como Maurice Girodias se iban a apropiar de sus escritos, obteniendo regalías sin que a ella le fuesen a pagar un solo centavo. Así las cosas, consiguió una pistola, buscó a Warhol y al estar frente a él, después de una larga espera, le disparó en tres ocasiones, dos de las cuales no dieron en el blanco, pero una bala sí se impactó en el pecho. Por la noche, Valerie Solanas se entregó a la Policía declarándose culpable del asesinato de Andy Warhol, sin saber que milagrosamente se había salvado.

p-15bEl 13 de junio de 1968 fue sometida a juicio y la defendió una abogada feminista llamada Florynce Kennedy (1916-2000), recibiendo las acusaciones de intento de homicidio, asalto y posesión ilícita de arma. Se le declaró psiquiátricamente enferma y se le canalizó a un hospital llamado Ward Island.

Un año después y tras declararse culpable, se le sentenció a tres años de prisión que incluían el año de hospitalización psiquiátrica; pero al salir, insistió en conductas amenazantes, por lo que a partir de ese momento su vida transcurrió entre salidas e ingresos a diversos hospitales psiquiátricos y prisiones.

Gradualmente fue difundiéndose su obra, penetrando hondamente en las conciencias feministas, lo que generó diversas entrevistas que la proyectaron a la fama, aunque siempre vivió en pobreza extrema. El 26 de abril de 1988, sola y sin dinero, estando en un asilo de beneficencia, falleció de neumonía, teniendo apenas 52 años de edad.

El manifiesto Scum ha condicionado una gran cantidad de críticas, que aluden a la autora como una persona mentalmente enferma o, en los círculos feministas, como una escritora genial. Y es que en efecto, Valerie Solanas lanza una serie de gritos desesperados que reflejan la rabia que experimentó después de abusos incalificables por parte del sexo masculino. Sus expresiones exageradas en posturas radicales hieren profundamente la susceptibilidad masculina; sin embargo, en esta sociedad que agrede a las mujeres constantemente en una forma brutal, el manifiesto representa una especie de escape o fuga que libera la presión social.

Adentrarse en la lectura de este documento es mirar con terror hasta qué grado puede existir un resentimiento entre los sexos, y si bien el contenido puede contener conceptos agresivos o violentos, en efecto refleja la visión de muchas mujeres que en la actualidad sufren del acoso, la persecución, la violencia y hasta la cacería de los hombres que, sin escrúpulos, las sobajan sin piedad.

 

*Nota: El manifiesto Scum puede obtenerse gratuitamente en internet con el hipervínculo:

http://www.iztacala.unam.mx/errancia/v1/PDFS_1/POLIETICAS6_SCUMMANIFESTO.pdf

 

jgar.med@gmail.com