Molotes Ene, 65 años de tradición

Foto Julio Broca

Foto Julio Broca

No hay pierde, un agradable olor a antojito y la presencia constante de comensales es la señal de que ha llegado al lugar indicado. En el portón del número 1305 de la calle 16 de Septiembre en el centro de la ciudad, se encuentra el puesto de moletes Ene, por quien en vida llevó el nombre de Enedina Zamora Pérez, poblana y molotera que por más de 50 años atendió, con ayuda esporádica de algunas mujeres de la familia, su discreto puesto de molotes. La señora Ene, con la motivación de una de sus hermanas y cansada del trabajo doméstico que realizaba en algunas casas del barrio El Carmen, decidió autoemplearse en la manufactura de antojitos poblanos. Además de molotes. Además de molotes, recuerda su hijo Miguel Ángel Ramos Zamora, vendía leche, gelatinas, dulces de cristal, muéganos, jamoncillo y recaudo. Por las mañanas, doña Ene y su hijo acudían al mercado La Victoria a abastecerse de las verduras que ponía a la venta y los insumos necesarios para la venta vespertina de molotes.

Foto Julio Broca

Foto Julio Broca

Un maltratado recorte de periódico, muestra a Enedina jóven, sentada detrás de un pequeño anafre y una mesita con los ingredientes necesarios para la elaboración de los molotes, a sus espaldas algunos canastos con recaudo, el pie de foto reza: ‘de papas, rajas y ciutlacoche (sic)… ¡pura vida!’

Enedina Zamora fue mujer de gran nobleza, asegura su hijo, pues ‘con su trabajo vio por una hermana, sus sobrinas, el primer hijo de don Miguel, los hijos de una vecina que, un día sin más, dejó abandonados en la vecindad y una mujer de la tercera edad, que abandonada por la familia, vivía en la calle.

Desde hace 15 años, este discreto y concurrido puesto es atendido por la señora María de los Ángeles Morales y Mercedes Zamora, nuera y hermana de doña Ene, una sobrina y Miguel Ramos. Los molotes Ene son pequeños, a diferencia de otros lugares, porque, dice don Miguel “así son los tradicionales molotes”; los hay de chicharrón, papa, requesón, queso, tinga y sesos.

De lunes a domingo, de seis de la tarde a 10 de la noche puede degustar los  molotes Ene, un lugar con 65 años de tradición poblana.

 

deniselucero@gmail.com