La Tierra se movió

Eres del lugar donde recoges la basura.

Donde dos rayos caen en el mismo sitio.

Porque viste el primero, esperas el segundo.

Y aquí sigues.

Donde la tierra se abre y la gente se junta.

El Puño en Alto/ Juan Villoro

 

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Ilustración: Diego Tomasini / Dibrujo

Había una vez un pueblo que vivía en el ombligo de la Luna; todo transcurría de manera normal, lo único diferente fue que cómo cada año se realizaba un simulacro, que recordaba a sus habitantes un gran sismo que sorprendió a la ciudad un 19 de septiembre, pero del año 1985, así que los pobladores platicaban y vivían como estaban acostumbrados. Hasta que en punto de las 13:15 horas del 19 de septiembre pero del año 2017 sintieron  como si una gran serpiente reptara bajo sus pies, aquel lugar se movió casi dos horas después del simulacro; muchas personas se quedaron sin hogares, escuelas, hospitales, oficinas, algunos pobladores tenían las piernas temblorosas, aún tres horas después de la gran sacudida. Todos corrían, platicaban, ayudaban, veían las noticias, se preguntaban: ¿Cómo es posible? algunos otros teorizaban sobre lo ocurrido, la ayuda no se dejó esperar, no cabe duda que el pueblo del ombligo de la luna, es un pueblo que hace frente a la catástrofe, algunos otros pedían apoyo y se reunían para ayudar. Hubo un niño que  comentó  —qué interesante— a la vez que preguntó —¿por qué se mueve la tierra?— La contingencia no permitió a aquellos pobladores prestar oídos a los comentarios de los niños, pues todos estaban ocupados ayudando, así que la pregunta pasó de oído en oído, como si fuera una de tantas sirenas que se escuchaban aquel día, pero nadie sabía de dónde venía o hacia dónde iba. Por esa razón esta columna estará dedicada a resolver algunas preguntas que surgieron de los más jóvenes.

  1. ¿Los sismos se pueden predecir?

No. Los sismos no se pueden predecir. Algunos sismólogos expertos en el estudio de las placas tectónicas, después de muchos años de estudio de alguna de estas placas, pueden presentar la hipótesis de su movimiento y así generar preguntas para un trabajo científico, lo que nunca sugiere la predicción de sismos, evidentemente si se habla de un movimiento, se habla de un sismo. No hagamos caso a los chapuzas de la ciencia.

  1. ¿El sismo tiró la casa de la gente, luego entonces el sismo es malo?

La respuesta sería un rotundo no; indiscutiblemente el movimiento causó la caída de algunas  construcciones; sin embargo, cuando una edificación data de algunos años es importante pensar en que cada edificio exige mantenimiento especializado, por otro lado, si la construcción es reciente y sufrió daños, entonces, lo que vino a destapar el movimiento telúrico es la pobreza y la baja calidad de los materiales utilizados por parte de las constructoras y la falta de ética de las personas encargadas de la obra, desde quien brinda el permiso hasta el que supervisa la construcción, es por ello que muchas personas hoy reclaman a quienes fueron encargados de las obras y no al sismo. No tenemos que olvidar que los sismos son naturales y que para los mexicanos son cosa prácticamente de todos los días ya que vivimos en una zona altamente sísmica; no podemos culpar a la naturaleza, la culpabilidad está en la corrupción e impunidad de algunas personas beneficiadas por el Estado.

  1. ¿Cuál es la importancia del movimiento de las placas tectónicas, además de causar movimientos de diferentes magnitudes que hacen que las piernas se nos muevan como espagueti?

La respuesta a esta pregunta puede ser muy sencilla, pero comprender todo lo que implica no lo es. Así que iniciemos entendiendo que existe una teoría la cual lleva por nombre “tectónica de placas” y nos habla especialmente sobre el movimiento de las placas tectónicas, su composición, movimiento y clasificación, entre muchas cosas más. ¿Sabías que las placas tectónicas se desplazan a una velocidad de 2.5 cm/año, lo que es similar al crecimiento de las uñas de tus manos? Esta teoría refuerza y unifica la propuesta por el geofísico alemán Alfred Lothar Wegener, quien propuso en 1912 la “deriva continental”, en donde explica principalmente la idea del movimiento continuo de los continentes, viniendo de una gran porción de tierra (Pangea), hasta dar origen a los continentes como los conocemos hoy, y continúan moviéndose. Los biólogos, al estudiar a las especies, se han dado cuenta de que en ocasiones, este movimiento continuo también ha sido causa de especiación de algunas especies, al quedar las poblaciones aisladas por una barrera geográfica, las cordilleras formadas por el choque de algunas placas tectónicas son las culpables, sin duda cuando pensamos en la diversidad biológica de México, en su geografía, diversidad de ecosistemas, entre muchas otras cosas, los movimientos sísmicos como los vividos el 7 y 19 de septiembre de 2017 ya no se ve tan malos, ¿verdad?. Lo único malo es que hay mucha gente que ha perdido su patrimonio y algunos otros a sus seres queridos, por lo que es importante ayudar en lo que podamos y esté a nuestro alcance.

Hay muchas preguntas más por resolver. Por el momento, los habitantes del ombligo de la luna regresan a sus actividades quizá con una herida profunda causada por lo incomprensible, por la desidia del hombre que no piensa en su similar y culpa a la naturaleza, sabemos que ahora los pobladores de los estados afectados y los de todo el territorio nacional hablarán, se informarán, exigirán, ayudarán y se mantendrán unidos porque ahora saben el costo de la herida, por segunda o tercera ocasión.

 

Facebook: Tras las huellas

Twitter: @helaheloderma

traslashuellasdelanaturaleza@hotmail.com