La ayuda a los migrantes es por conciencia: ayuntamiento de Puebla

Miembro de la comisión de Derechos Humanos del ayuntamiento de Puebla, la regidora por el Partido de Regeneración Nacional (Morena), Carmen María Palma y Mayte Rivera Vivanco, presidente del sistema DIF en la capital, estuvieron al frente de los dos albergues habilitados por la administración encabezada por Claudia Rivera Vivanco para recibir a los migrantes centroamericanos en su paso por Puebla.

En esta ocasión y haciendo uso de la infraestructura del ayuntamiento, el gobierno de la ciudad emanado del partido de izquierda atendió a 578 migrantes que formaban parte de la primera caravana y a 487 de la segunda en el albergue del polideportivo de Xonaca y el dormitorio municipal de San Miguel.

–¿Qué motivó la actuación del ayuntamiento con respecto a la caminata migrante?, se le preguntó a la regidora.

La conciencia. Desde 2006 quienes hoy conformamos la nueva administración nos mantenemos en solidaridad con damnificados de desastres, en la lucha por los derechos humanos, por la autodeterminación de los pueblos. Si no estuviéramos aquí, igual lo hubiéramos hecho. Ahora, por como pensamos, por conciencia, le correspondía al ayuntamiento atender a los migrantes.

A pesar de tener apenas un mes en la administración del municipio, el nuevo gobierno de la capital poblana logró habilitar los albergues, colectar víveres, organizar la recepción de los migrantes y organizar los módulos de atención médica.

Logramos una buena organización, comunicación y coordinación entre los titulares de las distintas dependencias  del ayuntamiento y el sacerdote Gustavo Rodríguez Zárate, de la Pastoral Migrante para la atención de los centroamericanos.

En la organización participó la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal con un operativo de ordenamiento vehicular para resguardar y desplazar a los migrantes a los albergues. Se dispusieron de 14 patrullas y un camión de pasajeros.

Además, se contó con la presencia de un observador de la Comisión Internacional de Derechos Humanos y el cónsul de Honduras presenció por un par de horas el arribo de sus connacionales.

Se ofreció asistencia médica a 42 personas que presentaron lesiones en los pies, como laceraciones y torceduras, problemas respiratorios y fiebre.

Se dotó de medicamentos, comida, artículos de higiene, colchonetas y cobijas para todos los migrantes.

También participó Protección Civil Municipal en la atención a la caravana. Se monitoreó el movimiento de los migrantes, se mantuvo comunicación para localizar a miembros de familias que en su trayecto se separaron por distintas circunstancias y que al llegar a la ciudad preguntaban si sus familiares estarían ubicadas en otros albergues.

 

* deniselucero@gmail.com