La enseñanza de la ciencia y tecnología del espacio en México y sus beneficios

La ciencia y tecnología del espacio proporcionan herramientas poderosas para impulsar planes de desarrollo económico y social con una relación costo-beneficio ventajosa en comparación con herramientas convencionales. El Campus México del Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnolo-gía del Espacio para América Latina y el Caribe actualmente contribuye a la formación de personal altamente capacitado en México yen la región en los campos de Observación de la Tierra y Comunicacio-nes Satelitales y se prepara para hacerlo en los campos del Derecho Internacional del Espacio, Sistemas de Satélites de Navegación Global (GNSS por sus siglas en inglés), Meteorología Satelital y Cambio Cli-mático así como en Ciencia y Tecnología Espaciales.

Al nivel internacional, el desarrollo de las ciencias espaciales y la aplicación de las tecnologías que de ellas se derivan generan grandes beneficios económicos y sociales. Los satélites meteorológicos proporcionan los datos necesarios para el pronóstico preciso del tiempo y alerta temprana de huracanes y otros fenómenos de clima extremoso. Las comunicaciones satelitales impulsan los servicios de telefonía, televisión y transmisión de diversos tipos de información con valor comercial, educativo y de salud. Los satélites de observación de la Tierra recogen datos esenciales para la gestión de recursos naturales, la agricultura, la protección del medio ambiente y los estudios de cambio climático, la prevención y reducción del impacto de desastres así como para la respuesta a emergencias, rehabilitación y para la contención de enfermedades endémicas. Por otra parte, la investigación y el estudio de las ciencias espaciales básicas, desde la interacción Sol-Tierra y la ciencia planetaria hasta la búsqueda del origen de la vida y del universo, son los motores que dan lugar al desarrollo tecnológico espacial. En general, hacer llegar a los tomadores de decisión información precisa y en tiempo incrementa de manera significativa la efectividad de los programas a su cargo. En el sector industrial también hay gran retorno económico. Por ejemplo, se estima que para 2015 el mercado mundial de servicios y aplicaciones de los sistemas de satélites de navegación global (GPS, Glonass, Galileo, Com-pass) sobrepasará los 200 mil millones de dólares anuales.

Los requisitos indispensables para ser partícipes de los beneficios mencionados son la existencia y fortalecimiento de las instituciones responsables de las diversas esferas mencionadas, y otras. Este fortalecimiento incluye, en primer lugar, a personal altamente capacitado para establecer los cuadros científicos, técnicos y jurídicos necesarios en las instituciones públicas y académicas. Tampoco hay que olvidar que el sector privado tiene gran experiencia en ciertos campos pero que puede beneficiarse de la capacitación de su personal en otros.

La educación en ciencia y tecnología espaciales se debe desarrollar en los niveles básico, medio y universitario. Las naciones más involucradas en ciencia y tecnología espacial han introducido estos elementos en sus planes de estudio. Tal innovación no se ha dado en la mayoría de los países en vías de desarrollo, en parte porque no se valoran lo suficiente las ventajas de esa ciencia y tecnología, ni de otras, y en parte por no haber progresado aún satisfactoriamente los medios y recursos destinados a la enseñanza de la ciencia y la tecnología en las instituciones docentes.

Ante esta situación, en 1990, la Asamblea General de la ONU aceptó la recomendación de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS por sus siglas en inglés), de que las Naciones Unidas tomaran la iniciativa, con el apoyo activo de sus organismos especializados y otras organizaciones internacionales, de establecer centros regionales de capacitación en ciencia y tecnología espaciales en instituciones educativas, nacionales o regionales, ya existentes en los países en desarrollo. La Asamblea General hizo también suya la recomendación de la COPUOS para que esos centros se establecieran sobre la base de su afiliación a las Naciones Unidas, la cual les proporcionaría el reconocimiento necesario y aumentaría las posibilidades de atraer donantes y establecer relaciones académicas con instituciones nacionales e internacionales relacionadas con el espacio.

Se han creado centros regionales en India (Asia y el Pacífico), Marruecos y Nigeria (África), Brasil y Mé-xico (América Latina y el Caribe) y Jordania (Asia Occidental). El objetivo de estos centros es acrecentar la capacidad de los Estados Miembros, a nivel regional e internacional, por medio de programas de enseñanza de nivel especialización y posgrado, investigación y aplicaciones de percepción remota, comunicaciones y meteorología por satélite y ciencia espacial.

El Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnología del Espacio para América Latina y el Ca-ribe (CRECTEALC) fue creado en 1997 bajo el Progra-ma de Aplicaciones Espaciales de la Oficina para Asuntos del Espacio Ultraterrestre de la ONU, para aumentar el conocimiento en ciencia y tecnología espacial en la región. El CRECTEALC cuenta con dos campus, uno en Brasil, hospedado en el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) y otro en México, en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óp-tica y Electrónica (INAOE).

Desde 2004 el Campus México del CRECTEALC ofrece cursos internacionales con una duración de 12 meses. Se imparten cursos de Percepción Remota y Sistemas de Información Geográfica (PR-SIG) y de Comunicaciones Satelitales (CS). En estos cursos se han capacitado 35 estudiantes de Bolivia, Chile, Co-lombia, Cuba, Ecuador, Haití, Paraguay y Perú, y 45 estudiantes mexicanos.

La temática de los cursos fue preparada por ex-pertos de renombre mundial en cada materia y fue aprobada por la ONU. Un estudiante candidato a tomar un curso del CRECTEALC debe contar con un título de licenciatura o maestría en un área afín al tema de estudio (como física, agronomía, geología, ecología o computación para el curso de PR-SIG e in-geniería electrónica, aeronáutica y computación para el curso de CS). Los cursos se componen de tres mó-dulos que cubren: teoría, trabajo de laboratorio y proyectos de aplicación de los conocimientos adquiridos.

El estar hospedado en una institución con el prestigio y excelencia académica del INAOE le ha dado al Campus México del CRECTEALC muchas ventajas para su buen funcionamiento. Además de becas que el INAOE ofrece a los estudiantes, estos tienen acceso a sus laboratorios, biblioteca y demás instalaciones. El INAOE cuenta con una planta consolidada de investigadores en astrofísica, óptica, electrónica y ciencias computacionales, disciplinas que de una u otra forma están conectadas con temas espaciales, desde el punto de vista de la investigación o de la instrumentación. Esto ha permitido contar con la participación de investigadores en las actividades del campus, directamente en los cursos o asesorando a los estudiantes. Asimismo, el hecho de tener en el INAOE alrededor de 400 estudiantes de posgrado da a los estudiantes del CRECTEALC un entorno académico excelente para su capacitación.

Uno de los patrocinadores más importantes del Campus México del CRECTEALC es la Secretaría de Relaciones Exteriores que como parte de su apoyo lanza anualmente una convocatoria de becas para estudiantes latinoamericanos.

El Centro es dirigido por un Secretario General apo-yado por un Director de cada campus. Actualmente el Secretario General del CRECTEALC, encargado de co-ordinar las actividades de los Campus, es el Dr. Sergio Camacho Lara. El Dr. José Guichard Romero es el Director del Campus México y la Dra. Tania María Sausen es la Directora del Campus Brasil.

Más información:

http://www.crectealc.org

http://www.inaoep.mx

http://www.sre.gob.mx

*sergio.camacho@inaoep.mx