El cometa del nuevo siglo y el premio nacional de divulgación 2013

19_n23
Imagen obtenida del twitter de la NASA del 2 de diciembre.
https://twitter.com/NASA/status/407596969679286272/photo/1
Le acompañaba el texto: “¿Son sólo deshechos o tiene un núcleo?
Estamos investigando”.

¿Qué pasó con el cometa ISON?

4 de diciembre 2013: Los astrónomos saben desde hace tiempo que algunos cometas prefieren lo caliente. Varios de los más grandes cometas de la historia han volado cerca del sol, inflándose a sí mismos con su calor antes de convertirse en maravillas visibles a simple vista en el cielo nocturno. En efecto, algunos cometas prefieren lo caliente, pero el Cometa ISON no era uno de ellos.

El sobrevuelo tan anticipado del cometa ISON por el Sol en el Día de Acción de Gracias (28 de noviembre) de 2013 ha terminado, y en lugar de convertirse en un gran cometa… “El cometa ISON se hizo pedazos”, informó Karl Battams, de la Campaña de Observación del Cometa ISON, de la NASA. “Los remanentes de su desvanecimiento ahora son invisibles para el ojo humano.”

A primera vista esto puede parecer un resultado negativo, pero Battams dice: “En lugar de lamentar lo que hemos perdido, quizá deberíamos regocijarnos con lo que hemos ganado: —algunos de los mejores datos de la historia de la astronomía cometaria.”

En la mañana del 28 de noviembre las expectativas eran altas a medida que ISON se acercaba a su perihelio, a su máximo acercamiento al Sol. El helado cometa ya tenía una cola alborotada, 20 veces más ancha que la Luna llena, y la cabeza suficientemente brillante como para poder verla, antes del amanecer, a simple vista. Una dosis de calor solar podía transformar a este buen cometa en un gran cometa.

Durante el sobrevuelo, más de 32 mil personas se unieron a Battams y otros científicos solares en un “Google+Hangout”. Juntos observaron imágenes en directo de la flota de observatorios solares, incluyendo las sondas gemelas STEREO, el Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory) y SOHO. Mientras el cometa ISON se acercaba al Sol, brilló y desapareció de nuevo.

“Eso podría haber sido el evento de desintegración”, dice Matthew Knight de la Campaña de Observación del Cometa ISON llevada a cabo por la NASA.

Las cámaras a bordo del Observatorio de Dinámica Solar siguieron al cometa todo el camino hasta el perihelio y vieron… nada. “No estábamos seguros de lo que estaba pasando”, recuerda Knight. “Ha sido como una montaña rusa de emociones”.

Los investigadores se sorprendieron de nuevo cuando una nube en forma de abanico emergió de la atmósfera del Sol. Nadie sabe a ciencia cierta lo que había dentro. Las posibilidades incluyen un núcleo remanente, demasiado pequeño para ser detectado por el SDO, o un “montón de escombros” de fragmentos vaporizándose furiosamente. Al final de todo, el cometa ISON no era más que una nube de polvo.

“Es decepcionante que no pudimos tener un espectacular cometa a simple vista”, dice Knight, “pero de otra manera creo que el cometa ISON fue un gran éxito. La forma en que las personas se conectaron con el ISON a través de los medios sociales fue fenomenal; nuestro sitio en internet de la campaña de observación del cometa ISON alcanzó más de un millón de visitas, y tuve problemas para descargar imágenes cerca del perihelio ya que los servidores de la NASA estaban inundados”.

“Así que tal vez ISON fue el “Cometa del Nuevo Siglo”, dice.

Battams concuerda: “El cometa puede estar muerto, pero la campaña de observación fue increíblemente exitosa”. Desde su descubrimiento en septiembre de 2012, el cometa ISON ha sido observado por una armada de naves espaciales, estudiado en diferentes longitudes de onda a través del espectro electromagnético, y fotografiado por miles de telescopios en la Tierra. Durante meses, en algún momento, sin interrupciones, alguien o alguna nave espacial tenían sus ojos puestos en el cometa al acercarse desde más allá de la órbita de Júpiter hasta el umbral del mismo Sol. Nada se perdió.

Los dos astrónomos esperan que la gran cantidad de datos les permita, eventualmente, a ellos y a sus colegas, desentrañar el misterio de lo que le sucedió exactamente al cometa ISON.

“Este ha sido, sin duda, el cometa más extraordinario del que Matthew y yo, y probablemente muchos otros, jamás hayamos sido testigos”, dice Battams. “El universo es un lugar increíble y sólo nos ha sorprendido una vez más”.

Fuente:

http://science.nasa.gov/science-news/science-at_nasa/2013/04dec_isonrecap/

Traducción: Raúl Mújica (INAOE)

Nanociencia y megadivulgación

Hace ya varios años que escuché el nombre de Noboru Takeuchi por primera vez. Mi compadre y colega Miguel Chávez lo mencionó en varias ocasiones como uno de sus compañeros en la SISSA (Scuola Internazionale Superiore di Studi Avanzati), localizada en Trieste, Italia. Hace unos días vuelvo a encontrar su nombre de manera muy grata, en la página de la Somedicyt, donde apareció lo siguiente:

La Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica, A. C. (Somedicyt), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) felicitan al Dr. Noboru Takeuchi Tan por obtener el Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia y la Técnica 2013 en memoria de Alejandra Jaidar en reconocimiento a su labor entusiasta y generosa como divulgadora y promotora de la divulgación de la ciencia en México.

En virtud de su trayectoria como autor, editor, organizador y promotor de la ciencia, destacando que su labor de divulgación científica va dirigida a diferentes niveles de público, en particular a comunidades indígenas en su propia lengua, y a través de diversos medios.

El Dr. Noboru Takeuchi es investigador de tiempo completo en el Centro de Nanociencias y Nanotecnología de la Universidad Nacional Autónoma de México(CNyN-UNAM) ubicado en Ensenada, Baja California.

Tiene múltiples reconocimientos. Recibió la distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el Área de Investigación en Ciencias Exactas en 2001; el Premio Estatal de Ciencia y Tecnología del estado de Baja California en 2008; el Premio Antonio García Cubas, otorgado por Conaculta y el INAH, por su libro Números y Estrellas Mayas como mejor libro en la categoría infantil o juvenil (2007).

Como investigador tiene más de 100 artículos en revistas de alto impacto (como Journal of the American Chemical Society, Physical Review Letters, Physical Review B.), que han recibido más de mil 500 citas. Como divulgador, ha publicado 25 artículos y 10 libros.

Su trabajo editorial en publicaciones de investigación y divulgación también es notable. Es editor en jefe de la Revista Mundo Nano: Revista interdisciplinaria en Nanociencias y Nanotecnología; editor de la colección de libros de divulgación de la ciencia para niños “Ciencia Pumita”; editor invitado de la revista Journal of Nanoscience and Nanotechnology; editor invitado de la Revista Digital de la UNAM; miembro editorial de la revista Momento de la Universidad Nacional de Colombia y miembro de la Comisión de Ediciones y Publicaciones del CNyN-UNAM

En Formación de Recursos Humanos ha graduado a cinco estudiantes de doctorado y 13 de maestría, además de ser Profesor en los Posgrados de Física de Materiales del CICESE y del Posgrado en Ciencias Físicas de la UNAM

Por si fuera poco, ha ocupado varios cargos académicoadministrativos, como Jefe del Departamento de Nanoestructuras del CCMC-UNAM; representante de los Investigadores del CCMC ante el Consejo Técnico de la Investigación Científica de la UNAM; representante de los investigadores del departamento de Nanoestructuras ante el Consejo Interno del CCMC y Coordinador del Posgrado en Física de Materiales del CICESE.

No estoy seguro de que se trate de un mito el dicho que los investigadores de alto nivel no realizan divulgación; en tal caso, el Dr. Takeuchi sería el perfecto contraejemplo, ya que su extensa labor de divulgación la lleva a cabo siendo Investigador Titular C y miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el nivel 3.

Más información

ISON:

http://www.cometisonnews.com/

http://www.isoncampaign.org/

Premio Nacional:

http://www.somedicyt.org.mx/

*rmujica@inaoep.mx