Tras las huellas de la naturaleza*

 

En más de una ocasión seguramente hemos escuchado sobre la palabra biología y su significado: el “estudio de la vida”; probablemente a muchos nos ha impactado, pero en otras ocasiones sin duda ha logrado ponernos los pelos de punta o causar fuertes dolores de cabeza, pero aun así hay personas que han logrado hacer de la biología un estilo de vida y han llegado a amarla. Esas personas son los biólogos, que en esta ocasión se han dado cita en este número dedicado a las ciencias biológicas para compartirnos un poco de sus conocimientos dentro de sus diferentes líneas de trabajo.

Recuerdo una vez que el doctor Juan Luis Cifuentes, en conferencia dentro de la Escuela de Biología de la BUAP, dijo que un biólogo es aquel que “ama la vida”; entonces sin más, si eres una de esas personas que ama la vida y que al escuchar biología te despierta cierto interés por saber un poco más, este número es para ti, y si te duele la cabeza al escuchar la palabra Bios, vida y logos, estudio, tratado, ciencia, entonces este ramillete de artículos seguramente te interesará, ya que la forma en la que esta vez los autores han escrito precisamente es para intentar romper con aquellos estigmas e intentar resolver algunas dudas que seguramente han brincado en tu mente.

El naturalista John Muir (1838-1914), en su publicación Mi primer verano en la sierra, en 1911, señaló que “cuando uno jala una sola cosa de la naturaleza, se encuentra que está agarrada al resto del mundo” y déjenme comentar que el estudio de la biología así es: cada rama de esta ciencia está necesariamente ligada a las demás, ya que esta es una disciplina integral y el biólogo debe tener las habilidades para poder observar y estudiar un sinfín de elementos; pero eso no quiere decir que un biólogo es sabio; no, por supuesto que no; por ello existen ramas y cada uno de ellos estudia pequeñas partes de esta ciencia, que en su conjunto repercute en nuestra vida diaria.

Este número promete que no te arrepentirás de leer un poco de evolución. ¿Tú qué piensas: la evolución es cuestión de fuerza o de sexo? Te hará reflexionar sobre las problemáticas sociales y ambientales que causaría la apertura de una mina en Tetela de Ocampo.¿Y qué te parece conocer sobre las especies que se han encontrado en esta zona, que además la ciencia hasta hace poco no sabía que se encontraban en ese lugar? ¿Te interesa? ¿No? Pues no nos quedamos ahí. En este número encontrarás un poco sobre la evolución del nacimiento de las crías de los reptiles, en específico sobre la viviparidad. Y no es todo: un debate que a todos nos interesa sobre uno de los elementos que forman parte de la base de la alimentación de nosotros los mexicanos: el maíz y sus variantes genéticamente modificadas, por lo que es importante saber un poco de la historia de éste y las decisiones que se han tomado a lo largo de los años.

Recientemente en redes sociales se han firmado cartas y se ha denunciado la muerte de algunos primates en el sur de nuestro país; el problema, las carreteras, pero realmente sabemos sobre la locomoción de estos organismos y su comportamiento y la manera en que nuestra movilidad motorizada impacta a los ecosistemas, afectando a muchas otras especies.

A más de uno, amigos y compañeros de lectura, nos atrajo en algún momento el descubrimiento de la vida que hoy yace bajo nuestros pies. Muchas personas lo llevaron un poco más allá y se volvieron unos verdaderos Sherlock Holmes de la vida del pasado.

Y hablando sobre organismos antiguos, por qué no conocer un poco sobre especies de las cuales se tienen registros de más de 300 millones de años: los megalópteros, insectos de gran importancia, ya que son utilizados como indicadores de la calidad de los cuerpos de agua. Seguramente ahora sí estás más interesado. Y si el punto es hablar de antigüedades no se te olvide dar un vistazo a las columnas de este suplemento mensual con los esfuerzos de plumas que plasman con el corazón sus conocimientos para divulgar la ciencia. Estamos seguros que este número será una gran aventura biológica que te dejará un buen sabor de boca. No se diga más; te deseamos buenas lecturas.

*traslashuellasdelanaturaleza@hotmail.com