Entendiendo los nombres de plantas: Lo que los nombres científicos nos dicen y no sabemos

Todos en algún momento tenemos que utilizar nombres, si estamos comprando frutas o verduras, hierbas medicinales, flores como regalo o buscando una planta en particular para el jardín. La mayoría de la gente va a dar muy poca importancia al nombre que utilizan y asumen que si piden un producto vegetal o planta en particular, el vendedor sabrá exactamente a lo que ellos se refieren. Si vamos a una tienda y pedimos, por ejemplo, zanahorias, sabemos que el tendero nos dará lo que esperamos ver. En la mayoría de los casos esto es cierto, pero en otros no lo es. La zanahoria es un ejemplo de una planta que es ampliamente conocida y utilizada en todo el mundo. Si estamos hablando el mismo idioma, todo el mundo sabrá a lo que nos referimos. Si visitamos otro país, sólo es necesario para traducir la palabra zanahoria en otro idioma para que se entienda.

 Lippia graveolens Kunth "Oregano", por Reinaldo Aguilar, en www.flickr.com

Lippia graveolens Kunth “Oregano”, por Reinaldo Aguilar, en www.flickr.com

Para algunas plantas en la misma situación el nombre no resulta tan simple. En México, por ejemplo, el nombre de orégano puede referirse a más de un tipo de planta, mientras que la árnica en México es diferente a la árnica en Europa. Esta situación se debe a que los nombres ejemplificados son lo que llamamos los nombres comunes, que solo pueden ser utilizados a nivel local. Por lo general, los significados de los nombres comunes dentro de una comunidad no representará un problema. Así que si la árnica se compró en México es probable que sea la planta que conocemos aquí, mientras que en Europa es más probable que sea la planta europea. Sin embargo, la globalización y la demanda internacional puede significar que este no es siempre el caso. El árnica europea es ahora ampliamente exportado, y los preparados que contienen árnica se pueden hacer de la planta europea, sobre todo si proceden de fuera de México.

Si por lo general no se tiene un problema en la comprensión de lo que estamos hablando cuando el uso de los nombres comunes ocurre dentro de nuestro propio país o de la comunidad local, sin duda existen problemas si nos estábamos comunicando a nivel internacional. Los científicos que trabajan con las plantas necesitan que sus publicaciones estén disponibles en todo el mundo y que se entiendan en cualquier país. En este caso, no sería posible para referirse a una planta por su nombre común, que puede ser desconocido en otro país, o puede tener un significado completamente diferente. Es precisamente debido a lo anterior que los nombres científicos son tan valiosos.

En los principios del desarrollo del lenguaje los nombres de plantas debieron haber sido algunas de las primeras palabras que se utilizaron, ya que las plantas son fundamentales para la supervivencia humana, proporcionando alimentos, medicinas, ropa y refugio. Igualmente las plantas fueron descritas  en algunos de los primeros textos. No fue sino hasta la época de la Grecia clásica que los intentos serios fueron hechos por estudiosos como Teofrasto y Dioscórides para documentar y entender las plantas, continuando en la época romana clásica con aquellos como Plinio el Viejo. Después de la caída de Roma estos esfuerzos fueron interrumpidos en gran parte y no fue hasta el aumento de la actividad cultural que se produjo en el Renacimiento que se hicieron esfuerzos más serios para documentar el reino vegetal, como el realizado por los hermanos Bauhin en el siglo XVI y principios del XVII. Los nombres que se utilizan para las plantas en aquellos tiempos eran en forma de una breve descripción siguiente de un sustantivo. De esta manera, una planta podría ser distinguida de otra.

Un importante punto de inflexión se produjo cuando el naturalista sueco Carl Linneo publicó su obra Species Plantarum en 1753. Esta obra se considera el punto de partida para nombrar de manera binomial las plantas y se mantiene vigente hasta hoy día. El sustantivo es el nombre que hoy se conoce como el género, mientras que la segunda palabra se llama la especie y con frecuencia es un adjetivo.

 

El pop y los nombres de las plantas

 

Los nombres de plantas son muy diversos en su origen: muchos de ellos provienen del griego clásico (algunos todavía usan los nombres originalmente dados por Teofrasto); muchos de los nombres locales de las plantas, el nombre de las personas que pueden o no tener algo que ver con la planta, su relación con el origen de la planta o una característica que posee. De hecho, un grupo de helechos, algunos de México, recientemente ha sido nombrado en honor de Lady Gaga. Cualquiera que sea el origen de su nombre, es el nombre científico el que le da a todos los ciudadanos y expertos el acceso mundial a la información adicional.

Los siguientes ejemplos de plantas relativamente bien conocidas tienen como objetivo mostrar el origen y el significado de los nombres de las plantas y la relación entre los nombres comunes y científicos. Los nombres científicos se escriben, como es convencional, en cursiva, para que se destaquen en el texto.

Conociendo  el orégano y el árnica

El orégano era conocido en la Grecia clásica, y orégano era un nombre usado por Teofrasto para describir una hierba aromática. Linneo nombró el género Origanum, utilizando el nombre griego, y en la actualidad se reconocen 20 especies diferentes, que se encuentran en la región del Mediterráneo hasta Asia. Dos de las plantas que pueden ser conocidas como  orégano son Origanum majorana y Origanum ×majoricum. El signo de multiplicación utilizado en el último nombre indica que se cree que es un híbrido. Si bien estos nombres son muy similares, tienen muy diferentes orígenes y significados. Mientras que majorana es otro nombre griego y latín para una planta aromática, majoricum significa de Mallorca (que en Latín significa Isla Mayor), donde se encontró originalmente esta planta. Además de que las especies de Origanum se cultivan en México y se venden como hierbas aromáticas, existe otra planta que se puede encontrar bajo este mismo nombre.

La planta mexicana que se conoce como Orégano es Lippia graveolens. El género Lippia fue nombrado por Linneo en 1753 a partir de una muestra recolectada en Veracruz. Él llamó a esta planta Lippia americana. Posteriormente, en 1818, el botánico alemán Carl Segismundo Kunth nombró como Lippia graveolens a una planta colectada en Campeche por el explorador prusiano Alexander von Humboldt y su colega francés Aimé Bonpland, quienes viajaron juntos y colectaron ampliamente en México, América Central y del Sur y quien describió muchas especies nuevas.

El nombre del género Lippia conmemora el franco-italiano viajero y coleccionista de plantas Augustin Lippi, de finales del siglo XVI y principios del siglo XVII. Cómo y por qué esta Lippia llegó a ser conocido como orégano no se sabe con exactitud, así que sólo podemos adivinar. Tiene varios nombres en lenguas nativas de México, pero se supone que los primeros colonizadores pensaron que su olor era similar al del orégano que conocían en Europa.

El árnica es una de las hierbas medicinales más conocidas y ampliamente utilizadas en México. Al igual que en el caso del orégano, también ha sufrido de una transferencia del nombre de una planta diferente. Arnica ha sido ampliamente utilizado en Europa desde al menos el siglo XVI y ahora tiene una reputación en todo el mundo. La planta europea, Arnica montana, crece en una amplia zona desde España hasta Europa del este. Esta es otra planta nombrada por Linneo en 1753. Tomó el nombre del género de una palabra griega que significa el pelaje de un cordero, en referencia a la suave textura de las hojas, mientras que el nombre de la especie, montana, se refiere al lugar donde esta planta crece, en las montañas.

La planta mexicana conocida como el árnica fue nombrada Heterotheca inuloides a partir de plantas cultivadas en Europa en 1827, por el botánico francés Henri Cassini. El nombre del género deriva de dos palabras griegas, hetero (diferente) y teca (caso). Esto se refiere a los dos frutos con formas diferentes producidos por las diferentes flores (flores de rayos y flores de disco) de la inflorescencia. El nombre de la especie, inuloides, se refiere a la similitud con otra planta, Inula, un nombre usado para una planta medicinal en la época romana. Algo inusual en este caso es que el nombre común de las dos árnicas mencionadas  es el nombre del género árnica, seguramente porque una planta tan popular en Europa, sería buscada en México por los primeros colonos y tal vez consideraron que la planta que encontraron merecía el mismo nombre.

* [email protected]