Un vals para el Taller de Ciencia para Jóvenes

El ritmo del vals no es, de ninguna manera, el más adecuado para describir el ambiente del Taller de Ciencia para Jóvenes (TCJ) del INAOE. Al contrario, los mismos estudiantes nos han dicho que “…el taller tiene un ritmo descabellado…” Sin embargo, así como en algunas sociedades se acostumbra, todavía, celebrar la madurez de las quinceañeras con un vals, nosotros queremos hacer lo mismo, no el vals, pero sí celebrar la edición número 15 de nuestro TCJ. Y sin ánimo de presunción, bueno quizá sí, un poco, debo mencionar que el TCJ maduró muy rápido, su estructura inicial casi se ha mantenido, sin por eso dejar de mejorar cada año.

p-17bY, como sucede cuando se acercan fechas importantes, en días recientes recordé algunos pasajes de los inicios del TCJ. Vino a mi memoria la visita, al INAOE, de Gil Bor, investigador del Centro de Investigaciones de Matemáticas (CIMAT) en Guanajuato, hace 15 años. Gil es matemático y promotor de casi todos los talleres de ciencia para jóvenes en México. Ya antes habíamos hablado varias veces por teléfono sobre la posibilidad de efectuar un taller similar al de ellos, que había iniciado dos años atrás, y al del CICESE-UNAM en Ensenada, que había tenido su primer taller sólo un año antes. Recorrimos instalaciones, platicamos del posible programa y de los profesores, él fue uno de ellos,  y así… así de rápido se pasaron 14 ediciones y este año llevaremos a cabo la número 15. Antes de olvidar más cosas, debo también mencionar que el enlace con Gil fue debido a una de las incansables manifestaciones del Dr. Omar López, que por alguna razón andaba por Guanajuato en aquellas épocas, y por otro lado, debo también remarcar la participación de Cynthia Leal, de Nuevo León, quien fungió como “capataz” de las primeras generaciones.

La primera convocatoria no fue masiva, como todas las posteriores. Aún no teníamos en el INAOE contacto con tantas escuelas ni profesores como ahora. Tampoco teníamos tanta presencia en medios, así que una parte de las solicitudes nos las pasaron del CIMAT, una vez que alcanzaron su cupo límite. Algunos de los chicos fueron difíciles de contactar, hicimos una gran cantidad de llamadas, a su casa, escuela y a veces hasta a sus vecinos. Y funcionó. Con sólo 20 estudiantes llevamos a cabo la primera edición.

p-17aRecuerdo a casi todos. Recientemente hemos intentado contactarlos para darle seguimento a su carrera. Encontramos ingenieros, un médico, una psicóloga, alguno que se fue a ciencias… de la comunicación, y también una chica terminó una maestría en astrofísica. Algunos están fuera, en Suecia y en Londres. Sin embargo, de todos, el caso que siempre menciono es el del chico que fue más difícil de contactar, sólo teníamos el número de teléfono de sus vecinos y cuando llamábamos por el día nos decían que no lo conocían, pero por la noche, alguien muy amable, siempre intentaba buscarlo. Creo que esta misma persona también le prestó dinero para el autobús hacia Puebla, que le reembolsamos, desde luego. Supe que no terminó una licenciatura, tenía un padre con problemas de adicción y su hermano trabajaba como albañil para ayudar en casa, y éste era el camino que le esperaba. Pero terminó una carrera técnica, lo que me parece tan valioso como las licenciaturas y posgrados de los demás. Espero que el primer TCJ haya servido de algo con él.

Ahora estamos llegando al Taller de Ciencia para Jóvenes número 15. Durante la última semana de julio tendremos nuevamente el TCJ en el INAOE. Al igual que en el primero en 2002,  el TCJ está dirigido a estudiantes finalizando el segundo año de preparatoria, la convocatoria es nacional y sólo aceptamos entre 25 y 28 estudiantes cada año, de entre las 150 solicitudes que recibimos. La selección está basada principalmente en el interés por la ciencia que muestran en un ensayo que es parte de la solicitud. Las calificaciones y cartas de recomendación de los profesores son aspectos secundarios.

Como ya mencionamos, hay otros TCJ organizados por instituciones como el CIMAT y el CICESE, sin embargo, desde que iniciamos, le dimos un enfoque propio, lo orientamos hacia las disciplinas que desarrollamos en el INAOE: cursos de Astrofísica y Óptica; complementados con seminarios y talleres de Ciencias Computacionales y Electrónica, además, se ofrecen pláticas y talleres impartidos por profesores invitados de otras instituciones (BUAP, UDLAP, UNAM, IUPAC, etcétera), en diferentes temas: Química, Física de Partículas, Arqueoastronomía, Aprendizaje Automático, Matemáticas, Biología, Fisiología, Lectura, etcétera.

Los participantes son seleccionados por algunos de los investigadores que imparten los cursos y los talleres, así como por algunos de los investigadores invitados. Aún después de 15 ediciones, es muy difícil la selección, ya que sabemos que sólo podemos aceptar a ~20% de los solicitantes, y que seguramente más de 70 por ciento tiene el nivel para ser aceptado. Estamos en el proceso de recepción de solicitudes, hasta el 5 de junio, luego se llevará a cabo la selección y la lista de participantes se publicará el 26 de junio.

El Taller va de domingo a domingo, siempre durante las vacaciones del verano. La dinámica es la siguiente: por la mañana reciben cursos en Astronomía y Física; posteriormente un investigador les da una plática de introducción para la práctica que tendrán por la tarde en uno de los laboratorios, después de la comida. Por la tarde, toman un curso de Óptica seguido de otras actividades, ya sean más experimentos o pláticas invitadas. Al final del día, después de cenar, desarrollan lo que llamamos “actividades de integración”, que incluyen discusiones de libros, películas, actividades ecológicas, un rally científico, y si el tiempo lo permite algunas actividades artísticas (en uno de los talleres escriben e interpretan una canción cuya letra debe estar relacionada con la ciencia).

Como podemos ver el TCJ es muy intenso y la única manera que puedo resumirlo es con un  comentario que nos hizo uno de los muchachos en su evaluación final del TCJ y que mencionamos al incio de este texto:

“…el taller tiene un ritmo descabellado…”

La Astronomía tiene fuerte presencia, debido a que muchos de los jóvenes están interesados en el tema, de tal manera que una de las actividades clave del TCJ es la visita al Gran Telescopio Milimétrico, ya que ha resultado ser una motivación muy especial para todos. Por otro lado, una noche es asignada para que visiten los telescopios locales: la Cámara Schmidt, y el Telescopio de un metro (de la UNAM), y en caso de que esté despejado pueden conocer el proceso de observación. Durante el día, se asigna un espacio para que visiten el Telescopio Solar y, cuando es posible, el radiotelescopio RT5.

En todos los talleres se ha generado un ambiente lleno de entusiasmo y confianza entre los participantes y los profesores, fomentando una interacción mucho mayor a la que se genera en las aulas de clases. Los jóvenes exponen sin ningún temor sus inquietudes a los investigadores y a sus compañeros. Además, al final del curso, en sábado, presentan en equipo alguno de los temas que más les gustaron, ya sea en  los cursos, los laboratorios o las pláticas invitadas. Esto les da práctica para hablar en público y muestra a los profesores qué tanto aprendieron de ellos.

El Taller se lleva a cabo durante las vacaciones del verano, este año del 24 al 31 de julio. El INAOE cubre los gastos derivados del Taller: alojamiento, comida, transporte, etcétera. La convocatoria está abierta, se encuentra en:

 

http://www.inaoep.mx/~rmujica/taller_2016

 

Esperamos sus solicitudes.

 

 

 

rmujica@inaoep.mx