Los erizos de mar y su importancia ecológica en arrecifes

Los equinodermos son un grupo de invertebrados que se distribuyen en todos los océanos y alcanzan abundancias considerables en varios ecosistemas. Este grupo abarca organismos tan variados como las estrellas de mar, ofiuros, crinoideos y erizos, que actúan como depredadores, ramoneadores, detritívoros y micrófagos, por lo que representan un papel clave en los ecosistemas marinos.

 Diademamexicanum,imagentomadadehttp://static.inaturalist.org/photos/2863875/original.jpg?1452392674


Diademamexicanum,imagentomadadehttp://static.inaturalist.org/photos/2863875/original.jpg?1452392674

Particularmente los erizos de mar son uno de los grupos más conspicuos en zonas tropicales y subtropicales. Se han registrado entre 800 y 900 especies vivientes y un gran número de registros fósiles en diversos hábitat, que van desde colonias coralinas, sustratos rocosos y arenales, tanto someros como profundos. Su papel ecológico como herbívoros ha sido ampliamente documentado en zonas como el Mar Caribe, debido a que un evento de mortandad masiva del erizo de púas largas Diadema antillarum en la década de los 80’s, redujo su densidad de 25 a 0.03 individuos/m2 en algunas zonas (Lessios, 1988). Esto, aunado a la sobrepesca de peces herbívoros, dio como resultado un aumento considerable en la cobertura de macroalgas, las cuales, al tener un crecimiento rápido y competir tanto por luz como por espacio, afectaron de manera importante el reclutamiento, reproducción y supervivencia de los corales.

Asimismo, en algunas otras regiones se han reportado explosiones demográficas de erizos de los géneros Diadema y Eucidaris, las cuales se asocian con la sobrepesca de peces carnívoros y la alta disponibilidad de recursos alimenticios (Birkeland, 1989). Al aumentar la densidad de erizos, el alimento escasea y comienzan a comportarse como omnívoros, removiendo cualquier cobertura animal o vegetal del fondo. Aunado a ello, los erizos de mar erosionan el sustrato duro a través del ramoneo con su aparato masticador y mediante la acción de sus espinas. Este proceso, conocido como bioerosión, es fundamental para mantener el balance de los carbonatos en el arrecife. Sin embargo, en casos de explosiones demográficas, llegan a remover tanto carbonato que exceden la producción anual, dificultando el crecimiento coralino (Eakin 1996).

Diademaantillarum.CampañadecontroldelerizoDiadema,MontañaAmarilla,Tenerife.Por Philippe Guillaume, en www.flickr.com

Diademaantillarum.CampañadecontroldelerizoDiadema,MontañaAmarilla,Tenerife.Por Philippe Guillaume, en www.flickr.com

Las altas densidades de erizos han traído como consecuencia la degradación de algunos arrecifes y su conversión a otros ecosistemas conocidos como “suelos yermos”, “blanquizales” o “barrens” que se caracterizan por la ausencia de flora y fauna como resultado del excesivo ramoneo.

Uno de los fenómenos de explosión demográfica de erizos más sobresaliente fue el reportado para Panamá, en donde la población del erizo negro Diadema mexicanum aumentó de 3 a 80 individuos/m2 durante “El Niño” de 1982-1983. Esto trajo como consecuencia una elevada tasa de bioerosión que dañó severamente los arrecifes de la región (Glynn, 1988).

Por todo lo anterior, es necesario resaltar que la cantidad de erizos de mar encontrada en un arrecife puede convertirse en un indicador de estabilidad o perturbación, ya que si su abundancia se mantiene en niveles óptimos, ayudan a mantener el equilibrio entre corales y macroalgas.

Debido a su importancia ecológica en los arrecifes, los erizos de mar en México comenzaron a estudiarse desde hace más de 100 años. Gran parte de las investigaciones han abarcando temas como la taxonomía y la distribución geográfica de las especies. Por su parte, los análisis de comunidades de erizos en zonas arrecifales primeramente se enfocaron en localidades particulares, para dar paso posteriormente a análisis regionales y comparaciones entre el Golfo de California (González-Azcárraga, 2006) y el Pacífico mexicano (Ramírez-Ortiz, 2010).

El análisis en conjunto de 27 localidades a lo largo de esta región demostró que en arrecifes rocosos y coralinos se presentan nueve especies de erizos de mar pertenecientes a cinco familias y cinco órdenes, siendo el erizo Arbacia stellata el predominante para el Alto Golfo, el erizo café Tripneustes depressus para el Bajo Golfo y el erizo negro Diadema mexicanum en el Pacífico tropical mexicano. El Bajo Golfo presentó la mayor riqueza, abundancia y diversidad de erizos, lo que se atribuye a su gran productividad y variabilidad térmica, que le permite albergar un mayor número de especies.

Astropyga pulvinata. Oaxaca, México. Por Axel Vasquez, en flickr.com

Astropyga pulvinata. Oaxaca, México. Por Axel Vasquez, en flickr.com

Asimismo, se observó que las densidades de especies que han presentado explosiones demográficas en otras zonas del Pacífico Oriental, como lo son el erizo negro D. mexicanum y punta de lápiz Eucidaris thouarsii, se mantuvieron por debajo de los 13.1 individuos/m2, lo cual puede ser considerado como una abundancia moderada.

En contra parte, a pesar de que la densidad de erizos fue baja en algunas zonas arrecifales (en islas del Alto Golfo se reportaron densidades de 0.01 individuos/m2), en todas las localidades visitadas fue posible observar su presencia. Este hecho, aunado a que hasta el momento no se han reportado mortandades masivas similares a las ocurridas en el Mar Caribe, nos lleva a afirmar que los erizos de mar en el Golfo de California y Pacífico mexicano, se encuentran en densidades adecuadas para ayudar a mantener un equilibrio entre el coral y el crecimiento de algas en las zonas arrecifales.

Por todo lo anterior y debido a la importancia que representan estos organismos para la supervivencia y conservación de corales en los arrecifes mexicanos, es de suma importancia continuar con los estudios de sus poblaciones, ya que éstas pueden presentar fluctuaciones en sus abundancias y cambios en las especies dominantes. Así, el monitoreo de las comunidades de erizos y otras especies clave a nivel regional, establecerá una referencia clara del estado actual de nuestros arrecifes y nos dará una idea de la respuesta que podrían presentar ante posibles disturbios futuros.

 

Referencias

 

Birkeland, C. (1989). The influence of echinoderms on coral-reef communities, p. 1-79. In: M. Jangoux & J.M Lawrence (eds.). Echinoderm studies. A. A. Balkema, Róterdam, Holanda.

 

Eakin, C.M. (1996). Where have all the carbonates gone? A model comparison of calcium carbonate budgets before and after the 1982–1983 El Nino at Uva Island in the eastern Pacific. Coral Reefs, 15(2), 109-119.

 

Glynn, P.W. (1988). El Niño warming, coral mortality and reef framework destruction by echinoid bioerosion in the eastern Pacific. Galaxea. 7: 129-160.

 

González-Azcárraga, A. (2006). Estructura de las asociaciones de erizos de mar (Echinoidea: Regularia) en arrecifes rocosos del oeste del Golfo de California, México. Tesis de B.S., Universidad Autónoma de Baja California Sur, La Paz, México.

 

Lessios, H.A. (1988). Mass mortality of Diadema antillarum in the Caribbean: what have we learned?. Annual Review of Ecology and Systematics, 371-393.

 

Ramírez-Ortiz, G. (2010). Estructura comunitaria comparativa de los erizos de mar (Echinoidea: Regularia) en arrecifes del Pacífico mexicano. Tesis de B.S., Universidad Autónoma de Baja California Sur, La Paz, México.

 

georgykkop@hotmail.com