FILEC: 10 años de ciencia y lectura en Tonantzintla

Los científicos no creen en los milagros… hasta que se enteran que sin un apoyo permanente hemos llegado a la décima edición de la Feria Internacional de Lectura, mejor conocida como FILEC.

p-04Los organizadores principales son el Consejo Puebla de Lectura, A. C. (CPL) y el Instituto Nacional de Astrofísica Óptica y Electrónica (INAOE). Surge debido al interés de realizar una feria de lectura para compartir proyectos y objetivos. También se buscaba una manera de respaldar y mantener el trabajo del CPL, pero nunca lo logramos, incluso el CPL salía poniendo. Lo que nunca pensamos es que estaríamos iniciando una tradición anual de encuentro con los libros para la zona centro sur del país.

Una feria cuyo eslogan “Ciencia y Literatura en Tonanztintla” trata de reflejar el esfuerzo de todos los participantes por mostrar que la Ciencia y la Literatura son parte de lo mismo. Una feria que a lo largo de 10 años ha tratado de ofrecer un espacio de encuentro con la ciencia y la literatura convocando a un público diverso.

En 2007 no sabíamos qué resultaría de esta cosa que estábamos organizando. Había muchas ideas al aire en ese momento. Acudimos a amigos para que nos orientaran en la organización de ferias, para que asistieran a contar cuentos, a presentar un libro, a dar conferencias, a asistir con un sello editorial, a dar un taller, a tocar con su banda de música. Todo de manera voluntaria. Los fondos, como ya mencionamos, eran, y son, inexistentes.

De esta manera, la primera FILEC se realizó en 2007 en las instalaciones del INAOE y en el zócalo de Tonantzintla, reuniendo a personas involucradas en la industria editorial, investigadores, especialistas en la lectura, editoriales, artistas y público en general.

El “pretexto” para organizar la primera FILEC fue celebrar el 65 aniversario del Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla (Oanton), antecesor del INAOE. La ciencia y la literatura estuvieron presentes en la oferta de libros de diversas editoriales, en la exposición de materiales de la biblioteca del CPL y a través de talleres, conferencias, presentaciones de libros, cuentacuentos, visitas guiadas a los telescopios, espectáculos artísticos, y más.

El programa académico fue uno de los puntos que han tenido la mayor importancia desde esta primera edición. Aún recordamos la anticipación de destacados personajes del ámbito de la divulgación científica, la literatura y promoción a la lectura como Julieta Fierro, Carlos Chimal, Ken Goodman, Rodolfo Castro, Julio Glockner, entre otros. En total se impartieron 19 conferencias, hubo ocho mesas redondas y 22 presentaciones de libros. Los telescopios para esta primera edición fueron únicamente los del INAOE: Cámara Schmidt, Telescopio Solar, telescopios portátiles. Se recibieron 160 visitas guiadas durante los cuatro días, incluida la Noche astronómica el sábado, acto que distingue a la FILEC de todas las ferias en el mundo.

Desde luego que todos los espacios son también muy visitados e indispensables, la biblioteca del CPL, las narraciones de decenas de cuentacuentos, las actividades artísticas y los talleres de ciencia y lectura están permanentemente ocupados.

Los resultados de la primera edición aún nos parecen increíbles, por inesperados:

13 mil asistentes, 10 mil personas incluidas en visitas guiadas a los telescopios,

2 mil observadores durante la noche astronómica, 276 talleres impartidos, 5 mil 300 participantes en talleres, 80 presentaciones de cuentacuentos, 80 escuelas que asistieron por grupo y 57 editoriales participantes.

Para la segunda edición nuevamente contamos con la “presencia” de un país invitado: Brasil (Argentina fue el de la primera). Se sumó Conaculta como convocante. Con el antecedente de la asistencia masiva, ampliamos del área y número de actividades. Sumamos otros grupos de apoyo e iniciamos con una actividad para especialistas, el primer seminario de Ciencia y Lectura: “Análisis y discusión en torno a la cultura escrita”.

En 2009 y 2010 contamos con un gran socio, el director de la Alianza Francesa de Puebla, y a través de él nos enlazamos con Europa: 2009, además de celebrar en FILEC el año internacional de la Astronomía, contamos con Francia, y un gran apoyo, como país invitado, mientras que en 2010 tuvimos presencia de la Unión Europea, actividades de Alemania, Bélgica, España y Francia, enriquecieron la Feria.

En 2011 intentamos un formato itinerante y estuvimos en cuatro sedes de la BUAP en el llamado interior del estado de Puebla: Tecamachalco, Chignahuapan, Tehuacán y Teziutlán. Cuatro fines de semana en lugar de cuatro días resultaron igualmente exitosos, igualmente agotadores, pero con 5 mil personas en promedio por sede. En 2012 regresamos a Tonantzinla para celebrar los 70 años del Oanton y en 2013 nos tomamos un “descanso”, pero 2014 regresó con mucho empuje, quizá ha sido la de mayor afluencia, más de 23 mil visitantes. 2015 fue el Año Internacional de la luz y la octava edición de la Feria Internacional de Lectura estuvo realmente iluminada. En la más reciente, en 2016, nos unimos a los festejos por el Año Internacional del Mapa a la vez que celebramos los 45 años del INAOE.

La FILEC, que comenzó con un grupo de amigos y de amigos de amigos, donde cada quien compartió lo que sabía hacer, resultó mucho más de lo que esperábamos, no sólo en el número de asistentes (esperábamos, en la primera edición, un máximo de cuatro mil y llegaron casi 15 mil), sino en las redes que comenzamos a tejer desde 2007 y que ahora se han convertido en un gran tejido y han hecho que FILEC esté viva y se haya convertido en una tradición anual de encuentro con la ciencia y la literatura.

Estamos contentos de que, aún con las limitaciones de cada año, hemos contribuido con ideas innovadoras que han tratado de ser incorporadas en otras ferias que ya tienen mayor tradición, y fondos. Los telescopios, ya varias veces mencionados y ahora incluyendo los del IA-UNAM, abiertos día y noche, pero en particular la Noche Astronómica, es una marca del FILEC. Durante algunas ediciones se diseñaron los Pasaportes de Lectura, un tipo de preventa, impulsada principalmente en escuelas por los organizadores de la FILEC, para apoyar el éxito comercial de los expositores, pero principalmente para enfocar la adquisición de libros por parte de los niños. Se promovía la donación de estos pasaportes para niñas, niños y adultos de escasos recursos o discapacitados. Esta práctica debimos dejarla debido a que se requiere un gran esfuerzo.

Entre todas, creemos que la más innovadora es la inclusión de la Ciencia en una feria de lectura. Algo que hasta recientemente han incorporado las grandes ferias de libro en México.

Todo esto se ha logrado con la participación de decenas de instituciones que se han ido involucrando en la organización. Mencionar a todas es imposible, pero se pueden consultar los carteles donde la pleca de logos aumenta con año. En 2017 tenemos casi 40. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar a las que se han vuelto convocantes y fundamentales, como la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En 2017 alcanzaremos 10 ediciones de la Feria Internacional de Lectura. Cientos de experiencias en la promoción de la ciencia y la lectura se han presentado, y se seguirán presentando en esta feria de lectura muy particular: es la única que se organiza en un observatorio astronómico.

Los colaboradores, muchos de ellos asiduos participantes, siguen siendo amigos y promotores de la FILEC, nos presentarán sus experiencias en su labor como promotores de ciencia o de lectura. Muchos promotores de lectura han incorporado la ciencia en su labor, muchos divulgadores han incorporado la lectura en sus actividades. De esta manera, seguiremos mostrando que la interacción entre la ciencia y la lectura, que se explora y explota poco, es una relación natural.

La entrada a la FILEC es libre. Les esperamos del 16 al 19 de febrero en Tonantzintla, donde las estrellas son los libros.

 

rmujica@inaoep.mx