Comunidades de aprendizaje y de práctica en las redes sociales

Ejemplo de Patchwork. Técnica: aplicación con bordado.A veces me pregunto: ¿Sirven de algo los grupos de facebook?, ¿se puede aprender algo en youtube? Te comento algunas de las respuestas que he logrado visualizar.

Cuando un grupo de personas se reúnen por algún interés u objetivo específico se generan las comunidades. Estos objetivos pueden ser muy variados. Históricamente han habido comunidades que compartían intereses como la filatelia, la astronomía, el ajedrez o inclusive se tuvieron comunidades de costura o de hackers.

Las comunidades fueron aprovechando los medios de comunicación de acuerdo a como se iban desarrollando, así que podemos decir que las comunidades existen independientemente si sus espacios son presenciales o virtuales, sincronizados o asincrónicos y que han superado las limitaciones del espacio y el tiempo.

Dos de los tipos de comunidades que me interesan son las comunidades de práctica y las de aprendizaje. Es claro que las comunidades de aprendizaje tienen un interés centrado en que sus miembros aprendan algo, pero no forzosamente son comunidades representadas por las escuelas. Un ejemplo claro de una comunidad de aprendizaje es un club de ajedrez o la que se forma en un taller de danza.

Por otro lado, las comunidades de práctica establecen relaciones entre personas que comparten un interés o la pasión por algo que hacen y aprenden, y además proponen cómo hacerlo mejor.

Un ejemplo de este tipo de comunidad empezó desde la época de los egipcios. La gente, generalmente mujeres, se reunía a coser los retazos de telas que tenían para ir formando algunas prendas. Esta costumbre pasó de Europa a América con los inmigrantes ingleses y se llamó Patchwork. La comunidad, hasta el siglo XX, se formaba por pequeños núcleos de familiares y vecinos que cosían y platicaban alrededor de una taza de té. A mediados del siglo aparecieron revistas impresas (todavía las hay) que difundían los patrones, colores y formas recomendadas para hacer colchas, bolsas o caminos de mesa. Al aparecer el internet, esas revistas hacían uso de newsletters para enviar correos masivos con noticias del tema. Ya en el inicio de este siglo las personas usaban blogs para distribuir y vender sus patrones a las principiantes, o comentar los trabajos de las compañeras. Actualmente esos blogs se han sustituido por el uso de grupos de Facebook, lo que ha permitido tener a miles de personas participando en el tema.

He elegido esta comunidad en especial porque es un grupo de práctica que no forzosamente está relacionada con un interés laboral, aunque he de decir que en algunos casos los trabajos realizados han pasado ser una manualidad a algo más que una artesanía, un objeto de arte, por lo que se cotizan a precios que permiten a la persona que los realiza ganar para algunos lujos.

Pero nota que, si cambiamos el objeto de interés por las matemáticas, la música o el hackeo, la historia sería muy parecida.

Y a diferencia de las comunidades de aprendizaje, los miembros no solo aprenden, sino que son muy activos en la práctica del objeto de interés. Cosen y cosen las personas del patchwork, demuestran teoremas los matemáticos y hacen programas los programadores. Y es muy importante compartir con la comunidad esta actividad para recibir comentarios de mejora o mostrar métodos novedosos de hacer las cosas.

 

Viendo un grupo de facebook que sí sea una comunidad de práctica podemos reconocer que:

  • Es un grupo relacionado con un aprendizaje para la vida, que para algunos se ha vuelto inclusive una profesión.
  • Están claramente definidos por un dominio.
  • Se comparten sugerencias, trucos, elementos metodológicos e información actualizada del tema.
  • Generan conocimiento por medio de actividades y tutoriales.
  • Comparten información de actividades relacionadas con el tema: ventas de telas, hilos o máquinas de coser, muestras, exhibiciones y viajes de los miembros, así como clases presenciales para el caso del patchwork.

En un grupo que funciona como comunidad de aprendizaje encontramos que:

  • Mantienen un lenguaje común y especializado que permite entenderse y comprender las metas comunes.
  • Aceptan y se comprometen voluntariamente a generar actividades de aprendizaje.
  • Dan respuesta rápida a dudas o comentarios para precisar los términos del lenguaje común.
  • El compromiso para realizar alguno de los proyectos propuestos (actividad o tutorial) es realmente fuerte, y generalmente es mal visto que empiecen, pero no terminen un proyecto.
  • Esto último muestra valores intrínsecos de la comunidad. No sólo el compromiso, sino el compañerismo, la amabilidad, el respeto, la puntualidad de entregas, la claridad y la respuesta inmediata.

 

Las herramientas que utilizan en estos grupos generalmente son:

  • Fotos. Muestran principalmente los proyectos parcial o totalmente acabados, las visitas a los distintos eventos o imágenes de los miembros en actividades diversas con el fin de socializar.
  • Archivos. Generalmente PDFs, donde se entregan tutoriales o detalles de los proyectos tipo.
  • Videos. Sobre todo, motivaciones para mantener el interés o promover una actividad, así como para mostrar una técnica de manera dinámica.
  • Hipervínculos a páginas, blogs y otros servicios en línea como tiendas o lugares que visitar.
  • Encuestas. Para definir un tema a tratar o un nuevo rumbo en las actividades.
  • Comentarios. No hay publicación que se quede sin comentar.

 

Una comunidad que pasó de ser sólo de espectadores a una comunidad de aprendizaje, y pronto a una de práctica, es la de los seguidores del canal de Alberto y Raquel, de YouTube, en donde Alberto Chimal y Raquel Castro platican de literatura en general, y de ahí todos somos espectadores, pero en las emisiones en vivo (vía Periscope) reciben y dan respuesta a los comentarios de los que están en ese momento viendo lo que desarrollan.

Han tenido temas de literatura fantástica, ciencia ficción, novela y cuento. A partir de este año se empieza a convertir en comunidad de aprendizaje pues han propuesto que los seguidores escriban algo, por lo que una vez al mes realizan un video de consejos para escribir, actividad que mencionan en todas sus redes con el hashtag #escritura2017.

Y en algún momento tendremos que terminar el texto que nos han propuesto realizar este año.

Un ejemplo de una comunidad mezcla de comunidad de práctica y aprendizaje está descrita por ellos en el video llamado “Leer entre todos: círculos de lectura” (https://youtu.be/uxSeq3Q2zgg)

Finalmente quisiera comentar que existen redes sociales especializadas, como Research Gate, la red para investigadores, que generan comunidades de práctica. Desde luego que los investigadores van a mostrar sus trabajos y algunos hasta podrían valorarlo de algún modo. Esta red permite preguntar o hasta proponerles alguna colaboración y te ayuda a estar al tanto de las actividades del dominio en el que estás interesado.

Tan solo para que se den una idea les recomiendo que revisen el perfil de Oriol Borras (https://www.researchgate.net/profile/Oriol_Borras-Gene), especialista en redes sociales, del cual he aprendido lo que es la identidad digital, la visibilidad y la reputación en las redes sociales. Pero eso se los platicaré en otro momento.

 

d.mocenca@gmail.com