Hey you

Con esto del 21 de diciembre pensé que ya no sería necesario escribir más sobre los mitos. Así que habiendo quedado establecido que los mayas hablaban de cosas distintas a las que se les imputaron, quiero aprovechar para agradecer a muchos de los colaboradores que nos apoyan en los proyectos de divulgación científica y que contribuyeron a que me distinguieran con dos premios de divulgación en 2012.

El Concytep me otorgó el Premio Estatal de Ciencia y Tecnología en la categoría de Divulgación científica y la Somedicyt el Premio Nacional de Divulgación en honor a Alejandra Jaidar.

Todavía no lo creo… era el título inicial de esta contribución, ya que nunca pensé ganar un premio, menos dos, y menos que me notificaran sobre los dos en el transcurso de una semana. Es una gran distinción y agradezco a ambas instituciones haberse descuidado y haberme otorgado su reconocimiento.

Debía dar un discurso y podría haber utilizado la excelente oportunidad para manifestar la falta de apoyo a la ciencia, y a la divulgación, o bien solicitarlo, sin embargo, todos los que estuvieron presentes están conscientes de esa falta de apoyo, estoy seguro que las autoridades saben la importancia y simplemente no dan el apoyo ya que se enfrascan en cuestiones de poder.

También todos los relacionados con ambos premios están conscientes de la importancia de la divulgación científica, saben que somos pocos los dedicados a la ciencia, y a su divulgación, y que es necesario para este país tener muchos más científicos. La divulgación puede ayudar en esto. Es importante convidar a hacer preguntas niños y jóvenes y responderlas a través de la divulgación de la ciencia. En mi opinión, si hay un objetivo principal en la divulgación, es el de generar vocaciones científicas.

No estoy seguro qué decidió a los comités a otorgarme estos reconocimientos. En Puebla quizá tenga que ver con el gran impacto del proyecto de rehabilitación que llevamos a cabo en el Planetario Germán Martínez Hidalgo, pero en el caso nacional, hay muchos otros divulgadores que escriben mucho mejor, hay revistas que están más que consolidadas, los materiales gráficos y audiovisuales que se producen son de excelente calidad. Así que días previos a la entrega traté de buscar, entre nuestras actividades, alguna que nos distinguiera.

Algo que, yo creo, hemos hecho bien desde el INAOE es generar redes de trabajo con casi todo tipo de instituciones: universidades, públicas y privadas, asociaciones civiles, bibliotecas, museos, institutos de cultura, municipios, consejos estatales de ciencia, etcétera. Esto que en proyectos de investigación parece normal, en divulgación científica es muchas veces muy difícil. Varios de los colaboradores participan a título personal y a veces a pesar de su institución. Afortunadamente en el INAOE se le está dando el peso que tiene este trabajo, no sé si algún día se logre algo como la DGDC-UNAM, pero al menos en Astrofísica, la coordinadora está organizándonos.

Hay una gran cantidad de personas en estas redes que participan en la mayoría de proyectos que tenemos. Es difícil listar a tantas, así que recurro a la clásica disculpa para los que se me pasen.

Entre las instituciones trabajamos con diversas facultades e institutos de la BUAP, UDLAP y UPAEP. En particular con el Taller de Óptica, Hipercubo, Ciencias Químicas y el IFUAP, de la BUAP, así como Ciencias Químico-Biológicas y el Depto. de Física de la UDLAP y Divulgación de la UPAEP. Con asociaciones civiles como el Consejo Puebla de Lectura, la Alianza Francesa, e Inteliciencia. En los medios con los jóvenes de “Al Aire” y con La Jornada de Oriente, para producir este excelente suplemento. En gobierno tenemos colaboraciones buenas y regulares, con el Concytep, el IMACP, el CECAP y diversos municipios, como San Andrés y Cd. Serdán. También museos como Imagina o el MNFM. Tenemos pocos patrocinadores, pero uno que se debe resaltar es Victorinox, distribuidor de telescopios Celestron y quienes son más nuestros socios.

Una de las fortalezas de nuestra red son los jóvenes. Tenemos colaboraciones con muchas escuelas secundarias y preparatorias, donde participan estudiantes y profesores. Son muchas, pero las más fuertes y siempre presentes son el Instituto Esqueda y el IUPAC. Finalmente, en esta parte, debo mencionar a los cientos de astrónomos aficionados que nos apoyan en veladas, ferias, Reto México y Noche de Estrellas.

En 2009 nos asignaron becarios para el Año Internacional de la Astronomía, entonces junto con Eugenio Ledezma, llegaron Agustín Márquez, Teté y Krish, para iniciar un equipo de divulgación de astrofísica. Además de los astrónomos y Ópticos, el INAOE participa con casi todos sus departamentos: Difusión (Lupita Rivera y su equipo), Logística (Choco y sus chavos), Imagen (Gaby López y colaboradores) y en GTM durante un buen tiempo trabajamos con Janina Nava para promover el telescopio en las comunidades aledañas al sitio, y en muchos otros más lejanos.

Hay mucha gente que trabaja “tras bambalinas” y que nunca aparece, nombres como el Rufo, el Pelón, el Patas, el Inge, el Demonio, el “Maistro”, técnicos como Nacho Pani, Carlos Escamilla o Saula, entre otros, son cruciales en todos los proyectos y no deben ser olvidados.

Los oaxaqueños, pueblo muy adelantado, inventaron el término tequio para designar este tipo de asociaciones, donde cada participante contribuye con algo al grupo, y cuando el participante lo requiere, el grupo se une para apoyarlo. Así funcionamos, como un tequio científico, y queremos seguir funcionando en este año que inicia, donde esperamos que programas como Del Aula al Universo, se replique en Oaxaca, con quienes ya tenemos avance. Que las unidades móviles (tráiler de la ciencia) aprovechen nuestra experiencia para reproducirse en Tlaxcala y otros estados, ya trabajamos con gente de Torreón. Que la experiencia del Planetario de Puebla se aplique a otros planetarios en nuestro país que están abandonados como lo estaba el de nuestro estado.

El objetivo es multiplicar esfuerzos. El mejor ejemplo es una profesora, Gely, de Querétaro, quien después de pasar por los talleres para profes del INAOE ha organizado más de 2 mil eventos de divulgación entre los Colegios de Bachilleres de su estado.

El segundo aspecto que puede ser original en nuestro trabajo de divulgación es la relación entre ciencia y literatura, sin embargo, lo dejaré para otro espacio. Ahora quisiera agradecer a todos los colaboradores por seguirme la corriente, por proseguir, como alguno de ellos me dijo, con los esfuerzos que hemos hecho a favor de la comunidad, especialmente la niñez y juventud. Sigamos mostrándoles las maravillas de la vida con la mirada de la ciencia. Y sigamos la recomendación de Pink Floyd en la canción Hey You: Together we stand, divided we fall.

Nota. Se preguntarán cuál es el mito. El mito es que en este país no podemos trabajar en equipo. Aquí la muestra de lo contrario.

*rmujica@inaoep.mx · INAOE