México, segundo país más diverso en reptiles, solo superado por Australia

La actividad humana y sus efectos secundarios la mayor amenaza para estas especies

 

La escuela de Biología de la BUAP tiene como parte de un acervo viviente el laboratorio de Herpetología CoatlCalli, donde es posible encontrar más de 30 especies de anfibios y reptiles.

La herpetología es una disciplina de la biología que estudia tanto a anfibios como reptiles; el estudio de estas especies ofrece grandes beneficios; en el caso de los anfibios, por sus características, son indicadores naturales para conocer el estado del ambiente por su sensibilidad a los cambios ambientales. La investigación de estos organismos contribuye al conocimiento científico y tiene muchas aplicaciones benéficas en diversas disciplinas como la medicina y la elaboración de medicamentos.

p-11El laboratorio CoatlCalli fue fundado hace más de una década como respuesta a la inquietud de los estudiantes por tener especies que les auxiliaran en algunas asignaturas. Hoy, además de cumplir con funciones básicas para la docencia, también realiza trabajo de difusión y educación ambiental, ofrece visitas guiadas para grupos escolares y para el público en general.

Este espacio universitario funciona por la labor de estudiantes voluntarios y servidores sociales que dan cuidado y mantenimiento a la colección de  animales que se resguardan en este laboratorio; estos ejemplares han sido donados o se mantienen a resguardo de la Profepa; ninguno de ellos ha sido extraído de su medio por parte de la escuela.

La maestra en Ciencias, Guadalupe Gutiérrez Mayén, responsable del Herpetario, nos comparte información sobre los reptiles, organismos que tienen un valor ecológico, cultural e histórico incalculable para los mexicanos.

 

A nivel mundial México ocupa el segundo lugar en diversidad de reptiles, sólo superado por Australia que es 4.5 veces mayor que México en extensión territorial.

Los datos más recientes, afirma la especialista Guadalupe Gutiérrez, indican que en el país existen 864 especies de reptiles; de éstas, 165 especies habitan en el estado de Puebla y cinco son endémicas de la entidad.

Todos hemos visto y hasta tocado una lagartija; todos alguna vez hemos observado serpientes, tortugas y cocodrilos en revistas, documentales, películas y zoológicos, pero, ¿qué los hace distintos del resto de los animales, dónde viven, cómo se reproducen y de qué se alimentan, por qué es importante conservarlas y protegerlas?

Los reptiles, nos cuenta la maestra Guadalupe, son organismos que carecen de glándulas en la piel y eso les confiere una textura seca, gruesa y cubierta de escamas.

En el mundo existen varios grupos de reptiles, los más primitivos y ancestrales son las tortugas, que las podemos encontrar marinas, semiacuáticas de agua dulce y las netamente terrestres, como son las tortugas de desierto o galápagos.

Otro orden de reptiles es el de las lagartijas, con cuatro extremidades y cola; las podemos encontrar de formas enterradoras, terrestres, arborícolas e incluso acuáticas; algunas son herbívoras, como las iguanas, pero la mayoría son insectívoras y  también las hay de hábitos diurnos y nocturnos.

Y en este mismo grupo tenemos a las serpientes, un grupo altamente diverso con una forma corporal diferente; su cuerpo es alargado, carecen de extremidades, algunas tienen vestigios de éstas, es decir que alguna vez tuvieron extremidades y las fueron perdiendo; tienen un medio de locomoción diferente, reptan, es decir se arrastran; podemos encontrarlas terrestres, semiacuáticas y marinas. Este grupo es totalmente carnívoro; la mayoría son inofensivas, es decir carecen de veneno, algunas son semivenenosas, lo que significa que, debido a la baja toxicidad de su veneno, éste solo les sirve para matar a sus presas (ranas, lagartijas, pequeños ratones), y solo pocas especies presentan veneno de alta toxicidad; estas son las consideradas realmente venenosas. Al igual que las lagartijas, podemos encontrarlas de hábitos diurnos y nocturnos.

p-11bEl otro grupo de reptiles es el menos diverso en todo el mundo y en éste encontramos a los cocodrilos. A decir de la investigadora Gutiérrez Mayén, los cocodrilos se consideran el grupo más evolucionado dentro de los reptiles, pues tienen características que los distinguen del resto; son organismos muy grandes, cubiertos por escamas muy duras, verdaderas placas; es un grupo netamente carnívoro, depredador y de hábitos acuáticos.

Por mucho tiempo se pensó que los reptiles solamente se reproducen por huevo y no; en aspectos de reproducción los reptiles son un grupo muy diverso; podemos encontrar formas totalmente ovíparas, es decir que se reproducen por huevo, como tortugas y cocodrilos, y tenemos un gran número de lagartijas y serpientes vivíparas al igual que un mamífero, es decir que las crías nacen vivas ya de la madre, estas especies tienen estructuras muy desarrolladas, casi a semejanza de los mamíferos, lo que les permite esto.

Existen especies de reptiles herbívoras, carnívoras y omnívoras; algunas son más especializadas en su dieta y solo se alimentan de huevos de aves; otras básicamente de algas marinas. Estos organismos se caracterizan por tener órganos de los sentidos muy desarrollados, sobre todo en visión y olfato.

En cuanto a diversidad, los reptiles son un grupo bien representado en todo el mundo, con la mayor diversidad en zonas cálidas, tropicales y áridas. La limitante para estas especies en gran medida es la temperatura; no existen reptiles más allá del círculo polar porque la temperatura es muy baja y estos organismos tienen una característica muy particular: son ectotermos, al igual que los anfibios; esto significa que no generan su propio calor, como nosotros los mamíferos, sino que ellos dependen de una fuente externa para obtener su temperatura y a través de mecanismos más bien conductuales la regulan, es decir pueden aumentarla o disminuirla, pero prácticamente no generan calor metabólico; eso hace que los reptiles no puedan habitar en un lugares muy fríos y ello limita su distribución.

Todos sabemos que durante el triásico, jurásico y cretácico, los reptiles fueron quienes dominaron la tierra, con una enorme diversidad de dinosaurios; de toda esa enorme diversidad solamente sobrevivieron los grupos actuales (tortugas, lagartijas, serpientes, cocodrilos) y existe un quinto grupo que habita únicamente en Nueva Zelanda y que es muy similar a las lagartijas, pero de mayor tamaño, conocido como Tuátara o Esfenodontes, es un grupo primitivo de la era mesozoica.

Los reptiles son de gran valor ecológico, pues forman parte de un ecosistema y de una cadena trófica; son excelentes controladores de plagas, tanto como de vertebrados, ratas, ratones como de invertebrados, insectos; además, representan para los mexicanos un valor histórico y cultural incalculable por su importante presencia en las culturas mesoamericanas, y presentes en nuestra identidad. Sin duda estas especies también tienen un valor comercial importante pues generan una gran cantidad de recursos en el mercado negro o tráfico ilegal, en algunos casos se han establecido de manera lícita criaderos de forma exitosa para comercializar la piel y algunas otras partes de estos organismos.

La mayor amenaza para estos animales son las consecuencias de la actividad humana, el cambio climático, la contaminación, destrucción o desplazamiento de sus hábitats, la comercialización ilegal, su uso como mascotas, no recomendable porque son animales silvestres, y su eliminación por la falsa creencia de que todos los reptiles son venenosos y peligrosos para el hombre.

 

*deniselucero@gmail.com