Incertidumbre laboral para sindicalizados, trabajadores de confianza y de nuevo ingreso de Pemex: UNTyPP

Despidos masivos en los próximos años

El pasado 11 de agosto se promulgaron 21 leyes secundarias de la Reforma Energética impulsada por Enrique Peña Nieto y los firmantes del Pacto por México.

En entrevista con Saberes y Ciencias, Silvia Ramos Luna*, integrante de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP), sindicato con registro y toma de nota ante la STyPS, y Mario José Silverio Galicia Yépez**, trabajador petrolero con amplia experiencia en el sector, proyectan los impactos que tendrán las modificaciones a las normas que regulan la actividad energética en los derechos de los trabajadores de la industria petrolera.

¿Qué cambios en la legislación observa que puedan impactar en los derechos de los trabajadores de Petróleos Mexicanos?

Es importante señalar, apunta Ramos Luna, que la Reforma Energética es un atentado en contra la soberanía nacional, el patrimonio de los mexicanos y el futuro de las generaciones venideras.

Los trabajadores de Pemex somos doblemente agraviados con estas modificaciones, primero como ciudadanos y segundo como trabajadores.

La Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria en su artículo tercero transitorio contiene tres claros agravantes para los derechos de los trabajadores de Pemex. Este artículo dice: El gobierno federal podrá asumir —nunca dice asumirá— una proporción, —no estipula qué porcentaje— de la obligación de pago de las pensiones y jubilaciones en curso de pago, así como las que corresponden a los trabajadores en activo, siempre que dentro del año siguiente a la entrada en vigor del presente decreto, osea el 1 de agosto del próximo año, Petróleos Mexicanos alcance un acuerdo para modificar el contrato colectivo de trabajo.

 

¿En qué pretenden modificar el Contrato Colectivo de Trabajo?

Primero, continua Ramos Luna, la ley dice textualmente, las modificaciones al CCT deberán contemplar al menos: “que las pensiones o jubilaciones de los trabajadores de nuevo ingreso sean financiados bajo esquemas de cuentas individuales que permitan portabilidad de derechos con el sistema de ahorro para el retiro”.

Esto significa que a los jóvenes se les está negando su derecho a una pensión digna, que Pemex tendrá dos tipos de trabajadores, los de mayor antigüedad que pueden tener posibilidades de una pensión cuando salgan de trabajar y los jóvenes que no la van a tener; esto es una violación al artículo 123 constitucional que establece que a trabajos iguales, salarios iguales, y también una violación a la declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento, que estabablece la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.

Segundo, esta ley también indica: “que se contemple un ajuste gradual a los parámetros para determinar las pensiones de los trabajadores activos incluyendo la edad del retiro para reflejar el cambio en la esperanza de vida, con el objeto de ajustarla a los parámetros actualmente establecidos en los demás sistemas de pensiones y jubilaciones de las institiciones del gobierno federal”

Esto es un aumento en los años de servicio del trabajador petrolero, esto tendría sentido si estás en un esritorio con aire acondicionado y puedes tener 65 años y trabajar allí, sin embargo no contempla que los obreros petroleros entran muy jóvenes a trabajar en la industría, no sé si a los 65 años se tiene la fuerza para meterse en un reactor, bajar por una escalera marina —de esas que no están fijas y que necesitas una gran fuerza en brazos y piernas para poder subir y bajar—, o si un soldador a los 65 años que se lastiman tanto de los ojos, va poder ver como para soldar, o un trabajador de esa edad se va a meter a un calentador a 45 grados centígrados con mascarilla de enchufe rápido.

Diariamente, los trabajadores están expuestos a condiciones ambientales y a riesgos de trabajo muy altos, en una refinaería o en una plataforma estás oliendo el sulfidrico, por dar un ejemplo, y esto provoca enfermedades profesionales.

A esto, agrega Mario Galicia, hay que considerar que habrá reducciones en las prestaciones laborales y sabemos que esto perjudicará el servicio médico para los trabajadores y familiares, el derecho a hospitalización y medicamentos, que en la actualidad y desde hace algunos años presentan dificultades para surtirnos de medicinas. Hoy contamos con servicio médico particular que nos proporciona la industría petrolera, que está contemplado en el Contrato Colectivo de Trabajo y pretenden pasarnos al Seguro Social y posteriormente al Seguro Popular.

Y finalmente, continua Silvia Ramos, el tercer párrafo de dicho artículo dice que el Ejecutivo Federal por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público tomando en consideración la estabilidad  de las finanzas públicas, establecerá los términos, condiciones y montos para cubrir la proporción del pasivo laboral. O sea, en un país en donde nunca ha habido estabilidad en las finanzas publicas, los trabajadores de Pemex no podemos estar muy tranquilos sabiendo que dentro de dos años te jubilas y el gobierno dice: qué creen como Pemex ya no va a proporcionar dinero pues ya no tenemos dinero para pensiones y jubilaciones de los petroleros.

Nos oponemos rotundamente a esto porque tenemos el ejemplo de los ferrocarrileros y de los trabajadores de Mexicana de Aviación, los primeros se quedaron sin pensión hace tres años porque se acabó el fideicomiso para sus pensiones y los de Mexicana ni siquiera alcanzaron pensión.

Esta situación, considera Galicia, es para librar a Pemex de las responsabilidades que tiene con sus trabajadores y para eliminar los beneficios que tiene actualmente el trabajador. Seguramente también va a disminur el fondo de ahorros, las utilidades que se le dan al trabajador, el derecho que tiene de registrar a sus familiares dentro del servicio médico, la reducción de las jubilaciones y pensiones, esto va a disminuir la vida que tenía un trabajador petrolero.

Lo que el gobierno está haciendo es convencer a los inversionistas que los derechos de los trabajadores no serán problema para ellos.

Se prevén despidos masivos y fuertes, asegura Ramos Luna, aunque no en 2014.

Silvia Ramos apunta, ya nos llegaron dos oficios donde se dice que toda plaza que se jubile se cancela, esto ocasiona un grave problema en los centros de trabajo porque no tenemos quién cubra esos puestos, tenemos gente preparada que está yendo a trabajar sin contrato, con la esperanza de que llegue a salir un movimiento, asumiendo sus labores cotidianas como si estuvieran cobrando, y hablamos de muchos casos como este.

No sabemos qué va a pasar con nosotros, hay una gran inestabilidad, con la reforma lo que nos queda claro es que nuestros empleos van para afuera. Creemos que nos vamos a quedar sin seguridad social, con bajas o nulas prestaciones como aguinaldo y prima vacacional; vamos a estar como los 85 mil trabajadores que actualmente están contratados bajo el régimen de outsorcing en las 400 empresas privadas transnacionales y contratistas que prestan servicios a Pemex, sentenció.

 

* Ingeniera Química egresada de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, trabajó en la Siderúrgica Lázaro Cárdenas “Las Truchas” (1978-1979), en el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (1980-1985)  en el Centro Nuclear de Salazar. Ingresó a Petróleos Mexicanos en septiembre de 1985 en la Refinería “Miguel Hidalgo”, de Tula de Allende, Hgo. Es Secretaria de Relaciones y Difusión de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP) (2008). Es integrante del Parlamento de Derechos Humanos que sesiona en el Palacio Legislativo, desde el año 2005, y del Tribunal Permanente de los Pueblos desde su formación.

 

** Ingeniero Arquitecto, egresado del Instituto Politécnico Nacional, 46 años al servicio en Petróleos Mexicanos, Coordinador Colegiado del Comité Nacional de Estudios de la Energía y Representante Nacional de asuntos laborales de Profesionistas Petroleros.

 

*deniselucero@gmail.com