Criminalización contra la UPVA 28 de Octubre

 

“Todos los reaccionarios son tigres de papel. Parecen terribles,

pero en realidad no son tan poderosos. Visto en perspectiva,

no son los reaccionarios sino el pueblo quien es realmente poderoso”.

“Las masas son la única y verdadera muralla de acero”.

“En lo que concierne a nuestro deseo, no quisiéramos combatir

ni un solo día. Pero si las circunstancias nos obligan a luchar,

podemos hacerlo hasta el fin”.

Mao.

 

En una sociedad capitalista como la nuestra, es imprescindible la existencia de un ejército de reserva industrial, mismo que está concebido y alentado por la naturaleza misma del imperialismo-capitalismo, sistema que se basa en la competencia despiadada y la apropiación de la riqueza socialmente producida en unas muy pocas manos, en ese sentido las políticas económicas y sociales diseñadas e impulsadas desde la OCDE, FMI y Banco Mundial, se centran en garantizar una mayor súper producción que genere más y mayores superganancias que favorezcan a los imperialistas —principalmente estadounidenses— en su competencia con otros imperialistas rivales —Unión Europea, China, Rusia—, estos organismos internacionales ordenan a los estados que dominan la aplicación de tratados internacionales, acuerdos, leyes, reformas etcétera, mismas que garantizan el refuncionamiento del mismo sistema; por ejemplo, en México desde hace varios años se están implementando las reformas estructurales, las cuales tienen como consecuencia palpable mayor restricción y negación de derechos económicos, sociales, políticos, ambientales, etcétera, para casi todo el pueblo.

· Imagen tomada de http://limeddh.blogspot.mx/2015/09/accion-urgente-deterioro-de-la-salud-de.html

· Imagen tomada de http://limeddh.blogspot.mx/2015/09/accion-urgente-deterioro-de-la-salud-de.html

El ejército de reserva del que se habla al inicio de este texto, está integrado por varios sectores del pueblo, en este ejército hay campesinos expulsados y desplazados del campo a la ciudad; obreros despedidos injustificadamente; madres solteras; estudiantes; profesionistas rechazados por la iniciativa privada; viudas y pensionados, amas de casa que no les alcanza el salario mínimo que recibe su pareja, gente de la tercera edad, jóvenes en edad de trabajar que no son contratados porque no tienen experiencia o estudios, etcétera, todos ellos tienen que buscar opciones para sobrevivir ante las constantes crisis económicas ya que su situación los vuelve potencialmente vulnerables a perecer ante la falta de ingresos económicos, sus opciones son: 1) esperar a que haya un espacio laboral para ser explotados por empresas transnacionales o del gran capital mexicano —aunque sea temporalmente y ya sin derechos laborales; 2) ingresar a la llamada economía “informal” en cualquiera de sus variantes 3) ingresar de plano a cualquier tipo de delincuencia, por ejemplo cuando algún policía o militar es despedido, al tener conocimiento de uso de armas, táctica y estrategia de sometimiento, etcétera, éstos, por lo general terminan ingresando a las filas de la delincuencia común y organizada, como consecuencia de ya no ser contratados por empresa alguna con el pretexto de haber pertenecido a cuerpos de seguridad lo cual los vuelve personas “no confiables” a los ojos de la burguesía.

Este ejército de reserva es utilizado como un medio de control social por parte del Estado para garantizar la vitalidad del actual status quo.

En este contexto es como cobra importancia la economía “informal”, de la cual una de sus variantes más representativas y conocidas es el ambulantaje que en adelante, por la actual amplitud de variantes hoy día, denominaremos comercio popular, este sector juega un doble papel, por un lado es un medio de control social por parte del estado, y por otro, juega un papel altamente explosivo que contribuye a un cambio radical del país y del mundo, esto, por el origen de las personas que lo integra pues no tienen nada que perder y se aferran al ambulantaje como única (última) posibilidad de sobrevivencia. Además su influencia sobre los demás sectores sociales puede ser importante en virtud tanto de su origen como del contacto diario con el pueblo.

Foto: José Castañares

Foto: José Castañares

El comercio popular es una expresión concreta del ejército de reserva, pues tiene su origen en la carestía económica, el desempleo creciente del campo y la ciudad; en la inexistencia de infraestructuras eficientes y suficientes para la actividad comercial popular, igualmente es la expresión concreta de la inexistencia de sistemas adecuados de abasto, distribución y comercialización, pues en la actividad comercial “formal y/o legal” existe una gran anarquía que favorece a los grandes monopolios comerciales.

Los comerciantes populares son producto del sistema imperialista-capitalista y contra lo que pueda creerse, el ambulantaje no tiene solución real y definitiva, cuando menos no, en este sistema, pues el capitalismo necesita de la anarquía, la especulación y el desempleo (entre otras cosas) para vivir.

El estado usa al comercio popular como medio de control social a través de sus instituciones oficiales y no oficiales, en este caso, por ejemplo, las “organizaciones gobiernistas” que son creadas y fomentadas por las autoridades, tienen como tarea principal someter a los ambulantes por medio de sus “relaciones” con distintos gobiernos; partidos políticos; padrinos en el poder, distintos métodos de corrupción, y un sinfín de variantes, por lo general los agremiados a estas “organizaciones” lo son mediante la fuerza, sometimiento y amenazas de diversa índole, mismos que provienen directamente de las autoridades o de los líderes “charros o gobiernistas”, quienes se apoyan en las policías y funcionarios estatales y municipales en primer término y en la mayoría de los casos por grupos de choque que golpean, amenazan, extorsionan, roban y despojan de sus mercancías y ganancias a los vendedores que se atrevan a cuestionar o estar en desacuerdo en algún designio emitido por el líder gobiernista o autoridad, esto lo hacen con un doble fin, el primero para que los vendedores no se organicen y luchen por defender su derecho al trabajo, y en el fragor de la lucha misma adquieran consciencia y conocimientos necesarios que les permitan ver que el origen de sus males se encuentra en el sistema mismo, y en segundo término, a menudo y muy regularmente son usados como carne de cañón de donde el gobierno y sus líderes afines sacan recursos económicos extorsionándolos y exigiéndoles cooperaciones “voluntarias” para dejarlos vender en la vía pública , tianguis, mercados populares, etcétera, a fin de que no sean despojados de sus puestos de trabajo, no les decomisen sus mercancías o simplemente porque pronto será el cumpleaños del líder.

También usan los recursos económicos que obtienen de los ambulantes para financiar y apoyar a los candidatos de los partidos políticos en temporada electoral, los obligan a votar por tal o cual candidato, los usan de grupo de choque para atacar a sus enemigos o si no les piden nuevamente una cooperación económica para contratar grupos de choque. En concreto las organizaciones gobiernistas son la mayoría y su característica es que sus miembros no luchan por sus demandas sino que esperan la gestión de su líder y son base social para campañas políticas electorales o para actos políticos gubernamentales de los candidatos de los distintos partidos políticos —principalmente para el que ya se encuentra en el poder— y de los gobiernos municipales, estatales y federales (incluyendo al Poder Legislativo), en estas organizaciones los vendedores son víctimas del autoritarismo, la extorsión, el chantaje, el despojo y la represión por parte de sus líderes.

En sentido opuesto, existen organizaciones del comercio popular con un carácter independiente, clasista, democrático y de lucha, lamentablemente son la minoría, y se caracterizan porque luchan por sus demandas y las del pueblo en general; tienen una línea política y programática definida orientada al beneficio de sus agremiados y del pueblo, son sumamente solidarias con las luchas democráticas, justas y legítimas de los demás sectores del pueblo, es más las asumen como propias y se reconocen como parte de la clase explotada y oprimida. Son independientes porque no obedecen órdenes ni trabajan para el Estado, partido político o interés particular alguno, además de no recibir apoyos económicos de los antes mencionados ya que principalmente se apoyan en el pueblo y sus propias fuerzas; son clasistas porque reconocen que éste es un sistema divido en clases y más aun reconocen y atizan la lucha de clases que en algunas veces es velada y silenciosa y otras es franca y abierta; son democráticas porque las decisiones las toman en colectivo partiendo de las necesidades e intereses de las masas y son de lucha porque tienen claro que sólo por medio de la lucha es como pueden conquistar la victoria y dar solución a sus demandas, no priorizan la gestión o la negociación porque en la mayoría de los casos tienen claro que, lo que no se conquista en el campo de batalla (la calle) jamás se conquistará en la mesa de negociaciones. En concreto su lucha tiene dos aspectos: uno económico y otro político. El económico se compone por la lucha por el respeto al derecho al trabajo (por lugares para vender), por la defensa de los lugares de trabajo, por mejores ventas y mejores condiciones de trabajo (mercados, etcétera). El aspecto político está compuesto por la lucha por la libertad de asociación y organización, por el derecho a la manifestación principalmente.

Foto: José Castañares

Foto: José Castañares

En resumen, el gobierno persigue a los comerciantes populares para no dejarlos vender; les despoja sus mercancías; les cobra derecho de piso, licencias, multas, etcétera, los deja vender a condición de que se afilien a organizaciones gobiernistas; simplemente los golpea y hasta los encarcela para no dejarlos vender.

Cuando los vendedores ya han ganado un espacio, después de algún tiempo el gobierno los desaloja con mil pretextos (reordenamiento comercial, remodelación y embellecimiento del espacio público, etcétera) para reubicarlos a zonas menos comerciales o a mercados o tianguis vacíos y no comerciales, para así dar paso a los procesos de gentrificación, mismo que incluye además de la privatización del espacio público, la proliferación de más centros comerciales pertenecientes al gran capital internacional y mexicano y olvida y destierra al comercio popular.

La política gubernamental hacia los vendedores ambulantes es de persecución, despojo, explotación, desalojo; es decir, opresión y represión. Por su origen y composición social, los vendedores ambulantes son parte de la clase explotada y oprimida de este país, por tanto sus enemigos irreconciliables de clase son la burguesía, el gobierno, los líderes charros  y todos los gobiernistas abiertos o encubiertos. Como la burguesía y el gobierno son conscientemente dependientes del imperialismo, el imperialismo también es su enemigo. De aquí se desprende que para la lucha por la defensa de sus intereses y la solución de sus demandas no sólo tienen que luchar contra sus gobiernos locales —municipales o estatales— sino contra todo el Estado.

En ese contexto, la Unión Popular de Vendedores y Ambulantes 28 de Octubre, desde su fundación a la actualidad ha sido y es objeto de la embestida gubernamental como parte de la lucha de clases y nacional. La nueva ofensiva contra la UPVA 28 de Octubre, es parte de la guerra y represión contra el pueblo mexicano que el Estado está llevando a cabo, para impedir que éste se organice y luche, para someter y controlar a las organizaciones de lucha existentes y para destruir a las organizaciones de lucha —a fin de dar un ejemplo a las demás sobre lo que les pasará si no se conforman con luchar dentro de los límites fijados por el sistema— contra la mayor entrega y dominación imperialista de nuestro país; ejemplos de esta guerra lo son los actos despiadados perpetrados por el Estado en Iguala, Guerrero, Tlatlaya, estado de México; Oaxaca; Chiapas; Puebla; Tabasco y otras partes del país.

La represión actual que sufre la UPVA 28 de Octubre consiste en que desde 2014 y 2015 en momentos distintos fueron apresados de manera arbitraria e ilegal Rubén Sarabia Sánchez Simitrio (asesor general), Atl Tonatihu Rubén y Xihuel, ambos de apellido Sarabia Reyna (hijos de Simitrio) y Luis Fernando Alonso Rodríguez (miembro de la comisión negociadora), todos ellos son presos políticos privados de su libertad partiendo de denuncias anónimas ratificadas por policías ministeriales en activo.

A la par de las detenciones arbitrarias por motivos políticos de algunos principales dirigentes de la UPVA 28 de Octubre, la saña represiva de Moreno Valle se ha ceñido sobre la familia de su Asesor General Rubén Sarabia Sánchez Simitrio, debido a que al día de hoy se encuentran en calidad de perseguidas políticas su esposa Rita Amador López (dirigente principal de la UPVA 28 de Octubre); su nuera María de la Luz Gálvez Javier (esposa de Xihuel Sarabia), Sergio León López y Silverio Montes Silva (ambos miembros de la comisión negociadora) todos ellos sujetos a proceso penal por haber encabezado una marcha en exigencia de libertad para los presos políticos en el año 2015; sumado a esto sobre Rita Amador López pesan dos amenazas de muerte; sobre Ma. de la Luz Gálvez y sus dos hijos de cinco y siete años de edad pesa una amenaza de muerte; Meztli Omixochitl Sarabia Reyna (hija de Simitrio) fue levantada por más de media hora por supuestos policías ministeriales quienes con golpes de pistola la amenazaron y recientemente han amenazado de muerte al compañero Abel Marcial Rojas.

10-bLa represión no ha sido sólo selectiva contra los dirigentes y activistas de la UPVA 28 de Octubre, si no también contra las masas que integran a esta heroica organización: durante el año 2015, más de 300 de sus integrantes, fueron desalojados de 10 zonas de trabajo donde ejercían el comercio popular. Los desalojaron las policías municipales y estatales de Puebla apoyadas por grupos de pandilleros financiados por el gobierno poblano. Además, el 13 de mayo de 2015, la policía estatal y su grupo táctico de operaciones especiales realizó disparos de arma de fuego en el Mercado Ignacio Zaragoza so pretexto de un operativo “antipiratería”, mientras los pandilleros agredían a las bases, a sus clientes y a los transeúntes,  al día siguiente —14 de mayo de 2015—, un grupo paramilitar equipado con armas de fuego y respaldado por la policía municipal de Puebla y su director, intentaron tomar a balazos el Mercado Hidalgo —el más grande e importante— de la UPVA 28 de Octubre.

 

ehecatlsarabia15@gmail.com