No habrá cuarta transformación del país sin cambio en la política monetaria: Arturo Huerta

La cuarta transformación del país propuesta por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador no será posible sin un cambio en la política monetaria del país y, a decir de las declaraciones del futuro titular del Poder Ejecutivo, la política económica no tendrá el viraje necesario para enfrentar las problemáticas económicas y sociales que aquejan a México.

Así lo señaló el doctor en Economía por la UNAM Arturo Huerta González, quien precisó, en entrevista con este suplemento, que los planteamientos del nuevo gobierno de respetar la autonomía del Banco de México, estar a favor de la austeridad fiscal y del libre comercio, son la base de un gobierno neoliberal.

Mientras se mantenga la autonomía del banco central la política monetaria no sufrirá cambio alguno y el crecimiento de la economía del país no será posible en el gobierno de López Obrador.

El nuevo gobierno ha dicho que se acaban tres décadas de gobierno neoliberal, sin embargo, señala Huerta González, es la autonomía del banco central la madre de todas las reformas neoliberales; el gobierno que pierde el control de la moneda no tiene política económica alguna.

 

¿En qué consiste la política monetaria que se ha
implementado en el país en las últimas décadas?

 

“La política monetaria es regida por el banco central, su objetivo es asegurar el poder de compra de la moneda, es decir, frenar la inflación. El instrumento que tiene para ello es la tasa de interés; lo que ha determinado el banco de México es tener una tasa de interés alta, por arriba de la de Estados Unidos con el propósito de atraer capitales.

Desde que se le dio autonomía al banco central –en 1994– se coloca como único objetivo de la política monetaria bajar la inflación y lo ha venido haciendo de este modo y, cuando la economía no tiene suficiente entrada de capitales, hay presiones en el tipo de cambio como lo estamos viendo y eso tiende a generar presiones inflacionarias”.

Actualmente la tasa de interés de referencia en Estado Unidos es 2 por ciento y está creciendo a 4.1  por ciento, es decir, ellos insisten en que la tasa de interés no puede estar por arriba del crecimiento del ingreso nacional.

En cambio, en México el crecimiento es de 2.1 por ciento si bien nos va y la tasa de interés de referencia es de 7.75 por ciento; no hay planteamiento alguno por parte del nuevo gobierno de cambiar la política monetaria en el sentido que la tasa de interés no puede estar por arriba del crecimiento del ingreso nacional como es el caso de Estados Unidos.

Este diferencial entre la tasa de interés entre Estados Unidos y México actúa a favor de la entrada de capitales al país, lo que abarata el precio del dólar y al abaratarse el precio del dólar se abarata el precio de los productos importados y en consecuencia, ello contribuye a bajar la inflación a través de abaratar el precio de los productos que vienen del exterior.

Bajar la inflación bajo esta lógica restringe el consumo, restringe la demanda y disminuye las presiones de demanda sobre precios. De este modo Banxico logra bajar la inflación a través de la atracción de capitales y de frenar el crecimiento de la economía para así frenar la demanda sobre precios.

Frenar el crecimiento de la actividad económica aumenta el desempleo y el aumento del desempleo baja los salarios y la baja en salarios sirve para bajar costos de producción y contribuye a reducir la inflación.

Es muy alto el costo de bajar la inflación a través de aumentar la tasa de interés porque se promueve entrada de capitales que tienes que pagar, es decir, la tasa de interés de referencia.

Por la baja productividad, por los rezagos productivos que repercuten en mayor medida en el comercio exterior que va a ser financiado, esto termina en devaluación, devaluación que termina generando inflación.

También la misma escasez de productos internos por el bajo crecimiento de la inversión en la producción, genera condiciones inflacionarias, es decir, disminuye del poder adquisitivo de la moneda.

Para Huerta González, la inflación en el país no debe frenarse a partir de la tasa de interés que frena la actividad económica, sino que la inflación debe ser moderada con el incremento la productividad y para ello hay que incrementar la inversión, y al incrementar la inversión hay que trabajar con bajas tasas de interés, contrario a lo que hace el banco central.

Esta política monetaria, sostiene el economista,  coloca al país en una situación de vulnerabilidad frente al comportamiento de los mercados financieros internacionales, ya que la economía mexicana no genera el excedente necesario para pagar esas altas de interés que frenan la actividad económica y el ingreso nacional.

 

¿De qué otra manera es posible frenar la inflación?

 

En el caso de Estados Unidos, la meta de la reserva federal no solamente es bajar la inflación sino también bajar el desempleo y en nuestro país la única meta del banco central es bajar la inflación a costa de frenar la actividad económica, aumentar el desempleo. Es funcional porque el desempleo te baja salarios y por lo tanto te baja costos y te contribuye a bajar la inflación.

A decir del especialista en temas económicos, la política monetaria en México debería perseguir los mismo objetivos que el país vecino, es decir, compatibilizar baja inflación con condiciones de bajo desempleo.

 

¿Es posible implementar el proyecto alternativo de nación manteniendo esta política monetaria? o en su caso, ¿qué tipo de política monetaria debería aplicar el nuevo gobierno?

 

La autonomía del banco central está establecida por el mandato constitucional desde 1994, esto le da potestad para seguir actuando como lo ha hecho, y así lo hará, sostuvo el también colaborador de esta casa editorial.

“La reserva federal de Estados Unidos va a aumentar la tasa de interés y eso hará que el banco central de México siga aumentando su tasa de interés también para que el capital no se vaya y en consecuencia esa mayor tasa de interés en el país va a frenar la actividad económica y va aumentar los negativos sobre las finanzas públicas. El gobierno está endeudado y también el sector privado, entonces tanto el sector privado como el público van a tener que adquirir deuda por la alta tasa de interés, entonces lo objetivos planteados por el nuevo gobierno no se van a cumplir”.

 

Entonces, ¿el nuevo gobierno no tiene mayor margen de acción?

 

Pues no, por más que dice (AMLO) que se termina el neoliberalismo, ellos (el nuevo gobierno) están a favor de la autonomía del banco central, están a favor de la austeridad fiscal, a favor del libre comercio y eso es gobierno neoliberal.

Por lo tanto, adiós cuarta transformación que nos ha prometido Obrador, pues bajo esta lógica seguirá el mismo modelo neoliberal que nos ha llevado a bajo crecimiento, desempleo, a bajo salarios y a desigualdades de ingreso, a seguir con más de los mismo.

 

¿Podemos tener certeza de que la política monetaria que lleva el banco central seguirá siendo la misma?

 

Sí, así se establece en la Constitución, hay que bajar la inflación y el único el único instrumento que tienen para bajarla es aumentar la tasa de interés y así se continuará haciendo.

El gobierno de Estados Unidos está en contra de su banco central por el aumento en la tasa de interés, lo que está frenando sus objetivos de crecimiento económico y de competitividad porque al aumentar la tasa de interés aumenta los flujos de capital de estados unidos, se aprecia el dólar, pierden competitividad y sigue aumentando el comercio exterior que ellos quieren disminuir.

Aquí no hay cuestionamiento alguno a la política monetaria de este país, siendo que la principal potencia del mundo está cuestionando el aumento de la tasa de interés y aquí no se dice nada, finalizó.

 

deniselucero@gmail.com