Los determinantes de la pobreza y sus efectos en México, un problema de política pública

La política económica de corte neoliberal, instaurada en México a principios de la década de los ochenta del siglo anterior y en funcionamiento hasta el presente, ha promovido el retiro del estado de las actividades productivas, la contracción del gasto público, la privatización de las empresas públicas, la apertura comercial, una política impositiva de carácter regresivo y el quebranto de los derechos laborales.

La citada política económica ha generado, entre otros resultados, estancamiento económico en el ámbito nacional, merma del ingreso gubernamental asociado al proceso de producción, concentración de la riqueza, concentración del ingreso, abandono gubernamental de las actividades primarias de los pequeños productores, ha profundizado el deterioro de los términos del intercambio para el campo en favor de la industria y la ciudad y el exterior, la merma en las prestaciones de los trabajadores, el intenso descenso del salario real, el favorecimiento de la importación en menoscabo de la producción nacional, el deterioro en la prestación de los servicios públicos, la contracción del mercado interno, la renuncia a la autosuficiencia alimentaria, devaluación, el incremento de los precios de los energéticos, inflación. La política económica neoliberal ha promovido, por una parte, la concentración de la riqueza y el ingreso y, por otra parte, ha ampliado y profundizado la pobreza en el contexto nacional.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2007-20121 el gobierno de México reconoce tres clases de pobreza, la pobreza alimentaria, la pobreza de capacidades y la pobreza patrimonial. 1) Pobreza alimentaria, incluye a la población con un ingreso que no cubre una alimentación mínima aceptable. 2) Pobreza de capacidades, comprende a la población que cumple con sus requerimientos mínimos alimentarios, pero su ingreso no le permite acceder a educación y salud aceptable para cada integrante del hogar. 3) Pobreza patrimonial, engloba a la población que cubre sus exigencias mínimas de alimentación, educación y salud, empero, su ingreso no le permite arribar al mínimo indispensable en los aspectos de vivienda, vestido, calzado y transporte para cada miembro del hogar. En el mencionado plan, se comenta, además, que los pobres exhiben carencias en la disponibilidad de servicios públicos en sus viviendas, que su nivel educativo es inferior al de la media nacional, que el hogar presenta un mayor número de integrantes y de niños menores de 12 años con relación a los hogares no pobres.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-20182 se consigna que: la pobreza en México se extiende con amplios márgenes en términos sociales y territoriales; que en el año 2010, 46.2 por ciento de la población presenta condiciones de pobreza, es decir, que no cuenta con ingreso suficiente para satisfacer sus necesidades, y no ejerce por lo menos uno de los derechos sociales en términos de educación, salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda  o alimentación; que 10.4 por ciento de la población del país se encuentra en pobreza extrema, es decir, que no cuenta con el ingreso suficiente para adquirir una canasta alimentaria, y además no se encuentra en condiciones de ejercer tres o más derechos sociales.

El neoliberalismo ha dado lugar a empleos escasamente remunerados, desempleo economía informal, merma en los derechos de los trabajadores, migración, delincuencia común, y el concurso de los pobres en la delincuencia organizada.

En la economía formal se experimenta un drástico descenso del salario real. Determinado sector de la economía informal se encuentra vinculado a escasas remuneraciones, carente de prestaciones y seguridad social. La migración se encuentra asociada a separación familiar forzosa, accidentes, muertes, asaltos, robo de documentos, secuestros, extorsión, discriminación laboral y racial. El concurso en la delincuencia ha implicado, entre otras cosas, secuestro, tortura, cuerpos desmembrados, humanos desintegrados, hombres y mujeres encajuelados, varones y mujeres encobijados, asesinados, desaparecidos, fusilados, miles de huérfanos, miles de viudas, huérfanos y viudas en la indigencia, lisiados, traumados, pueblos abandonados, ciudadanos exiliados, bajas colaterales, etcétera.

En el periodo neoliberal se ha incrementado la violencia, el delito, la inseguridad, México cuenta con algunas de las ciudades más peligrosas en el mundo: Acapulco, Guerrero; Torreón, Coahuila; Nuevo Laredo, Tamaulipas; Culiacán, Sinaloa; Cuernavaca, Morelos; Ciudad Juárez, Chihuahua; Chihuahua, Chihuahua; Ciudad Victoria, Tamaulipas; Monterrey, Nuevo León.

La desnutrición tiene como determinante inmediato una alimentación crónicamente insuficiente por no tener el ingreso necesario para adquirir los alimentos. La desnutrición produce carencias de energía, hierro, proteínas, vitaminas y minerales. Puede incidir en cualquiera, pero repercute en mayor medida en niños, mujeres embarazadas y lactantes que tienen necesidades más elevadas en materia de nutrientes. Otro grupo vulnerable se encuentra representado por ancianos, púberes y algunos discapacitados.

Se complica el cuadro, con las púberes embarazadas y con las mujeres gestantes en ausencia de planeación reproductiva, en el primer caso, sus requerimientos nutritivos se amplían por el embarazo y su propio crecimiento, en el segundo caso, al embarazarse y simultáneamente lactar, el organismo se deteriora porque no ha alcanzado a reponerse.

La desnutrición es un elemento inseparable de la pobreza y, en general, la población con desnutrición no tiene un vínculo habitual con el sistema de salud. La desnutrición se encuentra presente en ámbito urbano y rural de México, y es una determinante muy influyente en el retraso del crecimiento. Genera complicaciones en las relaciones de peso para la edad, estatura para la edad, peso para la estatura3.

La pobreza se encuentra vinculada a una alimentación inapropiada, que, por insuficiencias o excesos, puede generar problemas de salud, desnutrición, anemia nutricional, obesidad, hipertensión arterial, diabetes, aterosclerosis, hiperlipidemias. Se encuentra asociada también a muertes prematuras. Limita las posibilidades de higiene, educación, información, cultura, desarrollo material, ciñe con dureza las condiciones de vida en general.

En tanto perduren las condiciones económicas actuales, millones de mexicanos padecerán, según ilustra el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, y el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, en términos de alimentación, educación, salud, vivienda, vestido, calzado, transporte, disponibilidad de servicios públicos en sus viviendas, de pobreza y pobreza extrema. En tanto permanezca la política económica neoliberal agregamos nosotros, millones de personas en el país seguirán experimentando la contracción del salario real, desempleo, hambre, desnutrición, la sobrevivencia en la economía informal, el olvido estatal, el deterioro de sus términos de intercambio, migración, muerte, violencia, delincuencia e inseguridad social. Mientras no se modifiquen los determinantes clave de la pobreza, los depauperados seguirán presente en el norte, en el sur, en el centro, en el este y en el oeste de la República Mexicana.

La mengua de la pobreza y sus efectos demanda: la reactivación de las actividades productivas; la redistribución del ingreso; el fortalecimiento del mercado interno; la puesta en marcha de una política impositiva de carácter progresivo; la participación del estado en las actividades económicas; el fomento del estado a las actividades productivas nacionales; la generación de empleo; el fortalecimiento de los derechos laborales; el fortalecimiento de las organizaciones sindicales, el incremento del salario real; mejorar los términos del intercambio entre el campo, la industria y la ciudad y el exterior; mejorar los servicios públicos; promover la autosuficiencia alimentaria, entre otras cosas.

 

Referencias

 

1 Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012. http://pnd.calderon.presidencia.gob.mx/pdf/PND_2007-2012.pdf

2 Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. http://www.dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5299465

3 Bourges, Héctor (s/f). La alimentación y la nutrición en México. Disponible en:

<revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/31/6/RCE.pdf> [19 de enero de 2018].)

 

 

rosvalr@hotmail.com y bramirez@colpos.mx