El morenovallismo extinto coloca a AN lejos de la posibilidad de contender realmente por la gubernatura

Tras disturbio generado entre Morena y PAN, así quedaron las instalaciones del Hotel MM. Foto: esimagen / Ramón Sienra

Tras disturbio generado entre Morena y PAN, así quedaron las instalaciones del Hotel MM. Foto: esimagen / Ramón Sienra

El proceso extraordinario que llevará a los poblanos a las urnas nuevamente en apenas un año para elegir gobernador, fue resultado del último intento de Rafael Moreno Valle Rosas por perpetuarse en el poder en Puebla, más allá de su sexenio

En efecto, el año ocho meses que duró la gestión de José Antonio Gali Fayad como mandatario estatal fue siempre considerado una extensión de la gestión morenovallista iniciada en 2010 y que culminaría con la imposición de Martha Érika Alonso Hidalgo como gobernadora para el periodo 2018-2024.

El accidente aéreo en el que pereció el matrimonio Moreno Valle-Alonso Hidalgo la tarde del 24 de diciembre de 2018 acabó en los hechos con el morenovallismo, pues sin sus principales, o mejor dicho, sus únicos líderes, el grupo que gobernó Puebla durante ocho años se desintegró.

Puebla es la tercera entidad en el país con el mayor número de denuncias presentadas ante la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Electorales (Fepade) por ilícitos cometidos durante el pasado proceso comicial, informó el titular de la dependencia, Héctor Díaz Santana, quien precisó que fueron 543 querellas especialmente relacionadas, como compra y coacción del sufragio, robo de paquetería electoral, así como violencia desatada en la jornada de emisión del voto.

La Fepade informó que el pasado 19 de septiembre, especialistas en materia penal electoral participaron en el Foro “Hacia un Nuevo Modelo de Justicia Penal Electoral”, que busca recopilar e integrar las visiones de diversos actores para plantear hacia dónde habría que transitar para perfeccionar el marco jurídico. Expertos en el tema penal electoral coincidieron en la necesidad de transitar hacia un nuevo modelo de justicia en la materia capaz de fortalecer el modelo democrático del país, para lo que se requiere reformar la Ley en Materia de Delitos Electorales.

Los panelistas formularon propuestas de reforma a la normativa actual con el fin de incluir tipos penales que protejan los derechos políticos de las y los ciudadanos, así como reformular las penas y mejorar los tiempos en la procuración de justicia electoral.

El 24 de enero pasado, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, anunció que con respeto a la independencia de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), solicitará se vigile el proceso electoral extraordinario para elegir gobernador en Puebla.

De visita en Huauchinango, para dar a conocer los programas integrales de desarrollo de su gobierno, López Obrador inició su discurso reiterando que su ausencia en Puebla desde que ganó la titularidad del Poder Ejecutivo se debió al conflicto poselectoral que padeció la entidad y luego a la tragedia por el accidente aéreo en el que perecieron la gobernadora panista Martha Érika Alonso Hidalgo, el coordinador de los senadores del PAN, Rafael Moreno Valle Rosas y otras tres personas.

El primer mandatario conminó a los poblanos a comprometerse para que los comicios que se avecinan sean legales y democráticos, y se destierren prácticas como la compra de votos, la coacción y el uso de recursos públicos de los tres niveles de gobierno para beneficiar a algún partido o candidato.

López Obrador prometió, de ahora en adelante, no solo regresar a Huauchinango, sino a otras localidades de Puebla.

El titular del Poder Ejecutivo manifestó su respaldoal gobernador interino, Guillermo Pacheco Pulido, quien estuvo presente en el acto.

Aunque hubo abucheos y manifestaciones de repudio contra el priista de 85 años, el presidente de la República externó que vio con beneplácito cómo casi de manera unánime el Congreso de Puebla designó a Pacheco Pulido como mandatario estatal provisional, con 40 votos a favor y una abstención, lo cual, resaltó, demuestra la confianza que tienen todas las fuerzas políticas en que el gobernador garantizará la unidad y legalidad que se necesita para Puebla en estos momentos.

Sin duda alguna ha sido más que evidente la crisis severa que sufre el Partido Acción Nacional (PAN) desde diciembre del año pasado, cuando sus dos principales líderes locales, la gobernadora Martha Érika Alonso Hidalgo, y el coordinador de los senadores albiazules, Rafael Moreno Valle Rosas, perecieron en un accidente aéreo.

A pocos días de que se inicien las campañas, el instituto político derechista, otro robusto contendiente en cualquier competencia electoral, luce actualmente carente de consistencia, por decir o menos y ni siquiera puede acertar a promover quiénes aspiran a la candidatura a gobernador de Puebla.

Esta dramática debacle es resultado del ejercicio autoritario del poder que ejerció Moreno Valle, quien dejó al PAN sin institucionalidad, con las estructuras mermadas para la designación de postulantes, con la identidad corroída y con una militancia exiliada o tránsfuga.

El PRI tiene una situación peor aún que la del PAN; sus posibilidades de triunfo son nulas.

En este periodo las encuestas marcan como favorito al Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), con una diferencia de tres a uno sobre su más cercano contendiente, el PAN.

 

* jhernandezalcantara@yahoo.com.mx