Profesionales del deporte, atención a problemas de salud pública y readaptación: Cultura física

El objeto de la cultura física es la enseñanza-aprendizaje de la motricidad humana, considerando el conjunto de valores materiales y espirituales para el pleno desarrollo de las facultades corporales.

Desde áreas como la educación física, el deporte, la recreación y, la terapéutica y profiláctica, la cultura física se despliega con distintos propósitos. En la Facultad de Cultura Física de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), estas cuatro esferas del conocimiento se perfilan como especialidades desde donde los egresados pueden desarrollarse profesionalmente ante un mercado laboral competitivo.

Luis Enrique López de la Rosa, Benjamín Flores Chico y Andrea Flores, secretario académico y docentes de la Facultad de Cultura Física de la BUAP, respectivamente, compartieron en entrevista con este suplemento las particularidades de las licenciaturas en Cultura física y Readaptación y activación física, esta última de recién creación.

El estudio de la motricidad humana y la activación física en un país con padecimientos crónicos degenerativos que son ya problemas de salud pública, resulta pertinente en la búsqueda de opciones de prevención y tratamiento de dichos padecimientos, y ante una creciente demanda de actividades físicas y recreativas, señaló la maestra Andrea Flores, docente de esta unidad académica.

“Inicialmente costó mucho trabajo, hubo que picar piedra porque solo se entendía como profesor en educación física. La cultura física no era conocida, y colocar el perfil llevó tiempo porque se desconocía qué estudiaba quién se dedicaba al deporte y la única escuela conocida era la Nacional de entrenadores deportivos en la ciudad de México”. Los estudiantes de esta facultad aprenden de las generalidades de la actividad motriz, reflejada desde las cuatro esferas de la cultura física: educación física, entrenamiento deportivo, recreación y terapéutica y profiláctica.

La formación que reciben los estudiantes inicia con las bases del movimiento del ser humano, que se abordan desde asignaturas que van desde las ciencias básicas como biología, anatomía, bioquímica, matemáticas, física, y de ciencias sociales y humanidades como estadística, sociología y psicología.

Posteriormente, en una etapa formativa más especializada, los alumnos se enfocan a una de las cuatro líneas antes mencionadas, educación física, deporte, recreación y terapéutica y profiláctica.

A decir de Flores, una de las áreas que más auge ha tenido es la educación física que refiere al área docente para desempeñarse en escuelas públicas y privadas para el nivel básico y hasta medio superior, y que ha permeado el superior en licenciaturas donde llevan materias donde deben ejercer la educación física. Su formación incluye conocimientos de psicopedagogía, pedagogía, didáctica, planeación y evaluación, formación docente, psicología aplicada y educación física en personas con discapacidad.

Otra de las oportunidades de desarrollo profesional que ha ido en incremento es el área recreativa, sobre todo en el ámbito turístico, particularmente en cruceros y hoteles, indicó Flores Flores, también egresada de esta facultad.

En el ámbito del deporte, esta escuela ya ha cultivado logros como premios estatales del deporte, específicamente en gimnasia; y el impacto social en deporte adaptado –deporte con personas con alguna discapacidad–, además de la pertinencia en espacios como la asociación de deporte adaptado en Puebla.

También la iniciativa de sus egresados está posicionando deportes poco difundidos como el hockey sobre pasto.

Los egresados con este perfil tienen una formación en didáctica de deportes como el baloncesto, futbol, natación, beisbol, atletismo, volibol, balonmano y deporte adaptado, además de teoría, metodología y planeación del entrenamiento.

Por otro lado, la cultura física terapéutica y profiláctica tiene un corte biológico médico, se orienta a ejercicio terapéutico y a la prevención y tratamiento de lesiones y accidentes, sobre todo de tipo músculo esqueléticos. Los profesionales de esta área tienen conocimientos en morfología, bioquímica, fisiología, nutrición, técnicas de recuperación y, prevención y recuperación de lesiones deportivas.

En otros países, puntualizó el responsable del área, se le conoce como kinestesia, rehabilitación física o fisioterapia. En E.E.U.U. y Canadá tienen diferentes connotaciones como human performance o profesional que conoce el desempeño humano y que atiende a personas que padecen obesidad, hipertensión y cáncer, por señalar algunos; y tienen especialidades como el clínico, fisiológico y el del entrenador físico especializado.

A partir de esta área y viendo la importancia que un profesional atienda de manera puntual y muy objetiva padecimientos de hipertensión, diabetes, obesidad y otras consecuencias de un estilo de vida sedentario, se ofreció recientemente la licenciatura en Readaptación y activación física, acotó Benjamín Flores Chico, responsable del área de cultura física terapéutica y profiláctica.

En la BUAP, en consenso con docentes de la Facultad de Medicina, se decidió generar el programa curricular de Readaptación y actividad física, que se relaciona al tratamiento fisioterapeutico, es decir, una vez que dan de alta a un paciente con una lesión física deportiva, entra el profesional en readaptación física para poder incorporarlo a su actividad ofreciendo una atención física de entrenamiento específico, para que se incorpore de manera segura y consciente del rendimiento que se tiene.

La otra orientación es el de readaptación de la activación física en personas con una vida sedentaria, con alguna patología cardio-respiratorio, circulatorio, ya sea niños, adolescentes o personas de la tercera edad con el propósito de crear un programa de atención seguro, para adecuar cada ejercicio al nivel de esfuerzo pertinente.

Los estudiantes de esta facultad cuentan con una formación multidisciplinaria, ya que las asignaturas son impartidas por médicos, psicólogos, nutriólogos, y especialistas en el ámbito de la educación física y fisioterapeutas.

A 23 años de su fundación, el posicionamiento de los profesionales de la cultura física en el mercado laboral dista mucho en algunos sentidos de las dificultades a las que se enfrentaron las primeras generaciones egresadas de esta licenciatura.

“Llegó sangre cubana a la Benemérita y con ellos el impulso de crear entrenadores propios. Se crea un programa para formarlos y hoy nos posicionamos en el sector público y privado, en este último en fitness, en clubes deportivos como Nelson Vargas, Sport World, Sport City y los clubes Alpha.

“En el ámbito educativo costó mucho a la facultad repuntar porque solo se reconocía al egresado en educación física y no el de cultura física, aunque también llevamos esa área de educación.  Ya hay bastantes chicos trabajando en el sistema educativo como profesores y supervisores, aunque hay que seguir picando, porque aún se reconoce y favorece más a los egresados del Bine que a los que no son SEP directamente. Sin embargo, nos regocijamos porque en los últimos tres años hemos ocupado los primeros tres lugares de las dos convocatorias, con buenos promedios en el concurso por oposición, aunque lamentablemente no les han dado sus plazas”.

“En el ámbito de la salud y terapéutico ya hay clínicas, consultorios y centros, además de un alto índice de entrenadores físicos, todos con una buena aceptación”.

La facultad ofrece la Maestría en educación física y deporte escolar, que también se ofrece en colaboración con la Escuela Normal Superior de Michoacán.

La demanda por esta licenciatura ha crecido paulatinamente, tan solo en la última convocatoria participaron alrededor de 700 interesados para 220 lugares ofertados, puntualizó Luis Enrique López, secretario académico y también egresado de esta facultad.

“Algunos de los requisitos para ingresar a esta unidad académica son: tener un nivel de salud aceptable, por las diferentes actividades que se realizan, que si bien no son extenuantes sí son demandantes. A los jóvenes se les realiza una evaluación de física funcional y de habilidades motrices.

En el caso de la licenciatura en Readaptación se requiere que los estudiantes estén convencidos que serán empáticos con las patologías, con las lesiones, por lo que se realiza una entrevista y una evaluación funcional a detalle, para que tengan conciencia de la importancia de su profesión”, finalizó.

Para mayor información se puede consultar la página web:  http://www.facufi.buap.mx/

 

deniselucero@gmail.com